Mi?rcoles, 05 de mayo de 2010

ZENIT nos ofrece el discurso pronunciado hoy por el Papa a los miembros de la Papal Foundation, a quienes recibió en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, con motivo de su peregrinación a Roma.

Queridos amigos,

Me complace saludar a los miembros de la Fundación Papal con ocasión de su peregrinación anual a Roma. Nuestro encuentro está impregnado de la alegría de este tiempo de Pascua, cuando la Iglesia celebra la gloriosa victoria del Señor sobre la muerte y su don de la vida nueva en el Espíritu Santo.

Hace un año tuve la gracia de visitar la Tierra Santa y orar ante la tumba vacía del Señor. Allí, haciéndome eco del testimonio del apóstol Pedro, proclamé que Cristo, resucitando a una nueva vida, nos ha enseñado "que el mal nunca tiene la última palabra, que el amor es más fuerte que la muerte, y que nuestro futuro y el futuro de toda la humanidad, está en las manos fieles y providentes de Dios" (Discurso en la Iglesia del Santo Sepulcro, 15 de mayo de 2009). En todo tiempo y lugar, la Iglesia está llamada a proclamar este mensaje de esperanza, y a confirmar la verdad del mismo por su testimonio práctico de santidad y caridad. La Fundación Papal ha llevado adelante esta misión de una manera particular, mediante el apoyo a un amplio espectro de organizaciones de caridad, cerca del corazón del Sucesor de Pedro. Muchas gracias por vuestros generosos esfuerzos para ofrecer ayuda a nuestros hermanos y hermanas en los países en desarrollo, para proveer a la educación de los futuros líderes de la Iglesia, y para avanzar en los esfuerzos misioneros de tantas diócesis y congregaciones religiosas de todo el mundo.

En estos días os pido que oréis por las necesidades de la Iglesia universal, y para implorar una nueva efusión de los dones del Espíritu de la santidad, la unidad y el impulso misionero a todo el Pueblo de Dios. Con gran afecto os encomiendo a vosotros y a vuestras familias a la intercesión amorosa de María, Madre de la Iglesia, y os imparto de corazón mi Bendición Apostólica, como prenda de alegría y paz en Jesús, nuestro Señor Resucitado.

[Traducción del original inglés por Inma Álvarez
©Libreria Editrice Vaticana]


Publicado por verdenaranja @ 23:01  | Habla el Papa
 | Enviar