Viernes, 04 de junio de 2010

Subsidio litúrgico para la Misa de Clausura del Año Sacerdotal en el día del Sagrado Corazón de Jesús o domingo siguiente, ofrecido por el Servicio de Liturgia y Delegación de Vocaciones de la Diócesis de Tenerife. 

MISA DE CLAUSURA DEL AÑO SACERDOTAL
(Para el día del Sagrado Corazón o domingo siguiente) 

MONICIÓN DE ENTRADA 

Hermanos y hermanas: Reunidos en torno a la Eucaristía, en comunión con la Iglesia Universal y a miles de sacerdotes que con sus obispos, convocado por el papa Benedicto XVI en Roma, clausuran, en este día del Sagrado Corazón de Jesús, el Año Sacerdotal (o en este domingo siguiente a la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús).

Hoy queremos dar gracias a Dios por este Año Jubilar, por el don del ministerio ordenado, por el don del sacerdocio que prolonga en el tiempo al Buen Pastor Jesucristo, que sigue guiando, alimentando y cuidando a su Iglesia. El siervo de Dios, Juan Pablo II, ha instituido la Jornada Mundial de Oración por la Santificación de los Sacerdotes precisamente en la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

Que el Señor siga sosteniendo la entrega de nuestros sacerdotes como fue la entrega en santidad del Santo Cura de Ars, San Juan María Vianney, modelo para todos los sacerdotes del mundo, y de tantos sacerdotes anónimos que vivieron y viven su entrega generosa cada día. Que la Virgen María, Madre de los sacerdotes guarde a nuestros pastores junto al Corazón de Cristo.

Con gozo y gratitud, iniciemos nuestra celebración. 

Oración universal 

Por el Papa Benedicto, nuestro Obispo Bernardo y todos los sacerdotes que forman nuestro Presbiterio Diocesano. Para que en este Año Sacerdotal hayan sido fortalecidos por nuestras oraciones, animados por nuestra generosa disponibilidad y renovados en la gracia del ministerio recibido. Roguemos al Señor.

Por los sacerdotes enfermos, por los que se encuentran en dificultades o desanimados. Para que el testimonio de San Juan María Vianney y otros santos sacerdotes les avive la esperanza y la confianza en Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Roguemos al Señor.

Por los sacerdotes que desde nuestra Diócesis han sido enviados a otras iglesias de misiones. Para que en esas porciones del Pueblo de Dios sean anunciadores y testigos fieles de la Buena Noticia que Jesús ha traído para todas las naciones. Roguemos al Señor.

Por nuestro Seminario y por el aumento de las vocaciones al sacerdocio. Para que en este Año Sacerdotal, los jóvenes de nuestras comunidades hayan escuchado, con más intensidad, la llamada de Dios al servicio de su pueblo. Roguemos al Señor.

Por los religiosos, consagrados y seglares que colaboran en las tareas pastorales y evangelizadoras de nuestra Iglesia. Para que teniendo en la Eucaristía la fuente de la comunión fraterna, vivan sus acciones y carismas testimoniando la unidad querida por el Señor. Roguemos al Señor.

Por los más pobres, por los que se están en paro o se encuentran en situaciones difíciles ante la crisis actual. Para que nos les falte el cuidado del Buen Pastor y la solicitud pastoral de los presbíteros haga cercano su amor. Roguemos al Señor.

Oremos por los sacerdotes que han desempeñado su ministerio pastoral entre nosotros. Que el Señor premie sus esfuerzos, desvelos y entrega por el bien de esta porción del Pueblo de Dios. Roguemos al Señor

Oremos, también, por los sacerdotes fallecidos. Que por la misericordia de Dios sean llamados a participar del banquete eterno como servidores fieles al ministerio  recibido. Roguemos al Señor.

 


Publicado por verdenaranja @ 11:41  | Liturgia
 | Enviar