Viernes, 18 de junio de 2010

ZENIT??publica el comentario al Evangelio del pr?ximo domingo, XII del tiempo ordinario, 20 de junio (Lucas 9,18-24), redactado por monse?or Jes?s Sanz Montes, ofm, arzobispo de Oviedo, administrador apost?lico de Huesca y de Jaca.??

Evangelio del domingo: Pruebas de junio?

Estamos casi acabando junio, mes de ex?menes en tantos centros escolares. El Evangelio de este domingo, es precisamente un sorprendente escrutinio por el que Jes?s pone a prueba a sus disc?pulos. El Se?or, tras las ?ltimas correr?as apost?licas con los suyos, se retira como tantas veces a un lugar apartado para orar con ellos. Verdadero ejemplo para todo disc?pulo, sea cual sea nuestra vocaci?n cristiana: acci?n y contemplaci?n, hablar a los hombres sobre Dios y a Dios sobre los hombres. Jes?s Se encuentra con los suyos y entonces les hace una especie de encuesta: "?qui?n dice la gente que soy yo?".

Suponemos el asombro escurridizo o acaso la pasi?n en responder entre aquellos hombres que conviv?an con el Maestro. Entonces sali? el abanico acostumbrado: un profeta, un personaje extra?o, una especie de o.v.n.i. religioso, el Bautista, El?as... Ya, ya. Y vosotros, ?qui?n dec?s que soy yo? T?, concretamente t?, ?qui?n dices que soy yo?

Esta es la gran pregunta que alguna vez en la vida, un verdadero cristiano debe saber contestar o debe empezar a saber contestar. Porque el riesgo consiste en tener ideas sobre Cristo, en conocer de ?l lo que dicen los manuales de historia de la religiones, o lo que dicen las encuestas, o los medios de comunicaci?n, o cualquier poder dominante. Y entonces, nos hacemos repetidores de una idea sobre Jes?s completamente prestada, del todo ajena a esos centros de nuestra vida: el amor amable, el dolor sorpresivo, el recuerdo inmenso, el camino cotidiano, la muerte hermana, la espera cierta. Porque decir con mi vida y desde mi vida qui?n es Jes?s para m?, supone decirlo desde todas estas realidades, con todas estas situaciones que son las que construyen y edifican mi existencia.

La mejor respuesta a la pregunta de Jes?s, es la que se dice y se narra sigui?ndole cada d?a, perdiendo la vida por ?l y por los hermanos, que es la mejor manera de ganar esa vida... m?s a?n es la ?nica manera: quien quiera ganar su propia vida (es decir, quien se apropie de sus pocas cosas y sus pocos d?as), la perder?, mientras que quien pierda su vida por ?l (es decir, quien se entregue a Jes?s con todo el coraz?n y con todas las fuerzas) la salvar?. Esto lo sabe, quien alguna vez lo ha hecho, dcreyeno del todo la Palabra del Se?or.


Publicado por verdenaranja @ 12:19  | Espiritualidad
 | Enviar