Viernes, 18 de junio de 2010

Homil?a de monse?or H?ctor S. Cardelli, obispo de San Nicol?s, en la misa central? del 25 de mayo en el Santuario de Mar?a del Rosario de San Nicol?s, en el a?o de la Coronaci?n de la Virgen y en el comienzo de los festejos por el Bicentenario (25 de mayo de 2010). (AICA)

BICENTENARIO DE LA PATRIA?????

?Mc. 10.28-31

????????? ??Nosotros lo hemos dejado todo para seguirte?. Sabemos que tu reino no es de aqu?! Nos habla de un mundo venidero en el que se nos dar? una Vida Eterna!

????????? La fe en Cristo nos habla de un mundo futuro que para alcanzarlo debemos dejar casa, hermanos, hermanas, madre, hijos o campos por amor a ?l y a la Buena Nueva y no quedaremos sin recompensa.

????????? Es una noticia por dem?s de novedosa y que hasta nos parece ut?pica, irreal, pero que s?lo la fe nos posibilitar? alcanzar lo que promete.

????????? ?Cu?l ser? la sabidur?a que debemos alcanzar para poder gozar de esa Patria Celeste que nos invita a no esclavizarnos en la patria terrestre, sin vivir ajenos al compromiso que debemos asumir como pertenecientes a esta vida, que ?l mismo asumi? con su Encarnaci?n?

????????? No somos distintos a los dem?s ni por el lugar en que vivimos ni por el lenguaje ni por las costumbres. Los cristianos que creemos en esta promesa del Se?or no tenemos ciudades propias, ni utilizamos un hablar ins?lito, ni llevamos un g?nero de vida distinto. Esta doctrina y esta ense?anza que nos anima no es producto del talento de hombres estudiosos ni est? basada en autoridad de hombres. Es por eso que a?n viviendo como los dem?s, damos muestra de un tenor de vida admirable y a juicio de muchos, incre?ble.

????????? Porque el cristiano vive en su propia patria, pero como forastero; toma parte en todo como ciudadano, pero lo soporta todo como extranjero; toda tierra extra?a es patria para ellos, pero estamos en toda patria como en tierra extra?a. Al igual que todos, los cristianos engendran hijos, pero no se deshacen de los que conciben, porque viven en la carne, pero no seg?n la carne, porque viven en la tierra, pero su ciudadan?a est? en el cielo. Deben obedecer las leyes, pero superarlas con su modo de vida; deben amar a todos, aunque los persigan; su confianza en la providencia de Dios los hace pobres para enriquecer a muchos; carentes de todo, para abundar en todo.

????????? La sabidur?a est? en las ant?podas, la vida no est? aqu?, sino all?; la felicidad no es esta, sino la otra; la patria no la poseemos aqu?, sino que la adelantamos.

????????? Cuando queremos poseer a la Patria la aprisionamos en nuestro ego?smo y perdemos la visi?n de la futura, cuando no le damos proyecci?n a nuestra vida la reducimos a los pocos minutos de este tiempo; cuando nos encontramos en el dolor, el sufrimiento y la muerte, la detestamos como algo inservible y que no sacia nuestras expectativas. Si seguimos enumerando nuestras contingencias, concluimos en una defraudaci?n tan radical que no nos permite valorarla.

????????? Nos pasa todo lo contrario cuando esta realidad transitoria es iluminada por la promesa de Jes?s: No te arraigues aqu?, que hay algo mejor! Comienza a vivir aqu? lo que est?s llamado a gozar plenamente en la otra patria, habr?s comenzado a descubrir que la luz de la patria definitiva te har? ver el sentido que tiene la presente y orientar?s con esta sabidur?a el rumbo que como ciudadano debes dar a tu pa?s.

????????? Es aqu? donde comienza el proceso de transformaci?n de la historia; es en tu coraz?n donde germina la Patria futura que deben hacer presente en esta tierra para lo cual te fue dada.

????????? As? lo entendieron los creyentes del pueblo de Dios preanunciando el Nuevo Pueblo, figura de la Iglesia, anticipo de la Patria Celestial.

????????? As? lo promete Jes?s al hablarnos de la otra Vida, que no nos evade de la presente, sino m?s bien nos compromete a orientarla para que tenga pleno sentido!

????????? Si queremos, los cristianos, ser verdaderos y buenos ciudadanos, no podemos elegir otro camino que este: cerciorarnos que el reino de Cristo no es de este mundo, sino del otro, que transforma el presente.

????????? Cuando todos elijamos este camino, la Patria ser? la alegr?a y el gozo de los ciudadanos que viven la justicia, el Bien Com?n, el respeto por los dem?s y la alegr?a de la comuni?n, fruto del amor de los unos por los otros.

????????? Este segundo centenario es una nueva oportunidad para renovarnos en este compromiso; la Patria hoy necesita de esta dimensi?n que s?lo los creyentes podemos darles; no es el dinero, no es el poder, no es la mayor?a, sin el aporte de cada uno que tiene en su coraz?n la chispa de la fe que instaura el orden querido por Dios y nos hace conocer esta verdad para encausar nuestra conducta ciudadana!

????????? Mar?a eligi? muchas veces a la Argentina para que la sintamos Madre: acompa?? las grandes y sanas intenciones de nuestros pr?ceres, la fe de este pueblo, desde Salta, Itat?, Catamarca, Luj?n, San Nicol?s, para que no olvidemos que debemos vivir en santidad y justicia, libres de temor y arrancados de la mano de nuestro enemigo, guiando nuestros pasos por el camino de la paz.

????????? Madre Coronada, Reina de nuestro suelo elegido por vos para que no olvidemos de construir nuestra Patria Celeste, desde este lugar donde hoy somos nosotros los protagonistas!?

Mons. H?ctor S. Cardelli,obispo de San Nicol?s

?


Publicado por verdenaranja @ 23:13  | Homil?as
 | Enviar