Viernes, 18 de junio de 2010

Homil?a de monse?or Juan Rub?n Mart?nez, obispo de Posadas para el domingo de la Ascensi?n del Se?or (23 de mayo de 2010). (AICA)

EL ESP?RITU SANTO Y LA IGLESIA??????????

?????????? En este domingo estamos celebrando la gran Solemnidad de Pentecost?s. El Evangelio de San Juan (20,19-23), nos muestra a Jesucristo Resucitado, enviando a sus Ap?stoles, a aquellos que fueron elegidos entre los disc?pulos: ?Como el Padre me envi? a m?, yo tambi?n los env?o a ustedes? (Jn. 20,21). Y les otorga el poder para ejercer el ministerio de perdonar y retener los pecados, que los sacerdotes ejercen en el Sacramento de la confesi?n: ?Al decirles esto sopl? sobre ellos y a?adi?: reciban el Esp?ritu Santo. Los pecados ser?n perdonados a los que ustedes se los perdonen y ser?n retenidos a los que ustedes se los retengan? (Jn. 20,22-23).

Es bueno recordar que estos hombres eran como nosotros. Los relatos que nos narran los textos b?blicos no los muestran como un grupo de perfectos. Pedro cuando es elegido se reconoce como pecador y en el contexto de la Pasi?n de Jes?s lo niega tres veces. Juan y Santiago pretend?an los mejores lugares, provocando los celos de los otros disc?pulos. Estos hombres y algunos otros disc?pulos, ?junto a Mar?a?, estaban orando en el ?cen?culo?, en la ma?ana de Pentecost?s, cuando el Par?clito prometido, el Esp?ritu Santo descendi? sobre ellos (Hechos 2). En esa ma?ana, de hace casi 2000 a?os naci? la Iglesia. El Esp?ritu Santo prometido va acompa??ndola y lo har? hasta el final de los tiempos.

En esta reflexi?n de Pentecost?s quiero especialmente tener presente a la Iglesia. Los cristianos por el bautismo somos parte de la Iglesia. Nuestra fe en Jesucristo, el Se?or, por un lado tiene una dimensi?n de compromiso personal y por otro necesariamente tiene una dimensi?n comunitaria, ?eclesial?.

???????? Es importante decir esto porque en nuestro tiempo el individualismo es muy fuerte. No faltan aquellos que se manifiestan ?cat?licos? y sus criterios, opciones y modo de vida no son compatibles, ni est?n en comuni?n con la Iglesia. Sin la referencia comunitaria-eclesial, terminamos acomodando la Palabra de Dios, a nuestra medida, gustos o propias ideolog?as. El documento de los Obispos argentinos ?Navega mar adentro?, subraya este tema de la fe vivida en la comuni?n de la Iglesia. Nos dice: ?Todos los cristianos estamos llamados a vivir nuestra fe en comunidad, en la Iglesia. Porque Dios no nos llama a una santidad individualista, aislados de los dem?s. La Trinidad nos invita a una santidad comunitaria y a una misi?n compartida?. Es en la comunidad de la Iglesia donde formamos nuestra fe, nos animamos entre los cristianos en las dificultades, recibimos el perd?n de los pecados y sobre todo nos alimentamos con la Eucarist?a, el Cuerpo y la Sangre del Se?or. La fe sencilla y profunda de nuestra gente llama a este momento ?la comuni?n?. Sin esta dimensi?n comunitaria de la fe, dif?cilmente podremos asumir una espiritualidad y compromiso cristiano en nuestras maneras de pensar, criterios de juicio y normas de acci?n.

???????? El Ap?stol San Pablo nos ense?a que debemos amar a la Iglesia: ?El poder de Dios lo constituy? a Cristo, por encima de todo, cabeza de la Iglesia (Ef. 1,22). A ella que es el cuerpo, le comunic? abundantemente los dones del Esp?ritu Santo (1 Cor. 12,4-11) y a ella le toca llevar a su plenitud la obra salvadora del Se?or, haciendo cada vez m?s efectiva la reconciliaci?n de los hombres con Dios y entre s?. El mismo Ap?stol, al referirse al matrimonio manifiesta la necesidad que los esposos se amen como ?Cristo am? a la Iglesia y se entreg? por ella, para santificarla? (Ef. 5,25).

???????? Hace casi 2000 a?os desde aquel Pentecost?s que la Iglesia sigue anunciando a Jesucristo por la fuerza del Esp?ritu Santo que la anima. Nosotros estamos llamados a ser los testigos en este inicio de milenio. Sabemos que esto no es f?cil por la complejidad de nuestro tiempo, pero no es poco contar con la certeza que el Esp?ritu nos acompa?a y seguir? acompa??ndonos hasta el final de los tiempos.

???????? Hasta el pr?ximo domingo y ?Feliz Pentecost?s!?

Mons. Juan Rub?n Mart?nez, obispo de Posadas

?


Publicado por verdenaranja @ 23:20  | Hablan los obispos
 | Enviar