Domingo, 20 de junio de 2010

Homil?a de monse?or Carmelo Juan Giaquinta, arzobispo em?rito de Resistencia, para la homil?a de la Sant?sima Trinidad. (AICA)

UNIDAD, DISTINCI?N, COMUNI?N, FELICIDAD?????????

Jn 16,12-15

I. NECESIDAD DEL ESP?RITU PARA COMPRENDER EL EVANGELIO

????????? 1. Escuchamos reci?n a Jes?s que dice a los disc?pulos: ?Todav?a tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. Cuando venga el Esp?ritu de la Verdad, ?l los introducir? en toda la verdad?, y les anunciar? lo que ir? sucediendo? (Jn 16,12-13).

????????? No se trata de que Jes?s, el Maestro, no hubiese tenido tiempo para explicar el ?ltimo tema de un programa previsto para desarrollar en clase. O que los disc?pulos no estuviesen preparados para rendir examen de lo ense?ado por ?l. Se trata de la comprensi?n siempre nueva del Evangelio que los disc?pulos de Jes?s necesitamos adquirir a trav?s de la historia, hasta que ?l vuelva, para responder al momento presente que nos toca vivir y dar testimonio de ?l. Pues, si bien el hombre es fundamentalmente el mismo, no son las mismas las circunstancias que viv?a en la Galilea de Jes?s, o en Corinto cuando evangelizaba el ap?stol Pablo, o en la ?poca del renacimiento, o las que vivimos en el siglo XXI. Hoy necesitamos de un conocimiento profundizado del Evangelio, y no s?lo con la mente, sino con el coraz?n. Cosa que s?lo podemos adquirir por el Esp?ritu de Jes?s, que ?l nos env?a desde el Padre. Por ello, agrega:??l recibir? de lo m?o y se lo anunciar? a ustedes. Todo lo que es del Padre es m?o. Por eso les digo: recibir? de lo m?o y se lo mostrar? a ustedes? (v.14).?

II. JES?S REVELA QUE EN DIOS, EL ?NICO,
HAY DISTINCI?N DE PERSONAS Y COMUNI?N ENTRE ELLAS

????????? 2. Jes?s, al se?alarse junto con el Esp?ritu y con el Padre, nos introduce en el misterio de un Dios desconocido hasta entonces, apenas vislumbrado en el Antiguo Testamento.

????????? El descubrimiento del Dios ?nico, que el pueblo jud?o hizo en los inicios de su liberaci?n de la esclavitud de Egipto, abri? una perspectiva totalmente nueva en las relaciones del hombre con la divinidad. El Dios de Israel no es como los otros dioses que tienen nombre como las dem?s cosas. Su nombre es ?nico: ?Yo soy? (Ex 3,14). Los otros dioses son s?lo una ficci?n: ?Tienen boca, pero no hablan, tienen ojos, pero no ven? (Sal 115,5). Dios es uno solo, pero no como lo es un art?culo ?nico que queda en el negocio para la venta: ?Tengo uno solo?. Ni es ?nico como puede serlo una piedra preciosa, que se halla en el tesoro de alg?n reino. Dios es uno solo, porque todo Dios est? en ?l. Y fuera de ?l no existe nada, salvo que ?l lo cree para su gloria y felicidad de la criatura.

????????? 3. A partir de este descubrimiento, Jes?s da un paso m?s: revela que Dios, el ?nico, no est? s?lo. ?l es vida y comuni?n de pensamiento y de amor. Y, por tanto, en ?l hay distinci?n de personas, que se comunican entra?ablemente. Dios es el origen de todo: el Padre. ?l se piensa a s? mismo: el L?gos, la Palabra o Verbo, totalmente semejante a ?l, por lo cual con raz?n se lo llama el Hijo Unig?nito. ?l tambi?n ama a su Hijo ?nico con amor infinito: el Esp?ritu de amor. Y con ?l ama a todas las cosas hechas por ?ste, y las anima para alcanzar su plenitud.?

III. LA CREACI?N, UNA Y M?LTIPLE, HABLA DE DIOS UNO Y TRINO

????????? 4. En la revelaci?n de Jesucristo: la unicidad de Dios no se opone a la distinci?n de las personas divinas y a la comuni?n de las mismas. De all? que, la mente humana, iluminada por la fe, descubre un vestigio del Dios uno y trino en el cosmos, no importa las infinitas galaxias que lo compongan, ni cu?n diferentes sean las creaturas que lo habiten. La distinci?n y multiplicidad de los seres, en vez de contraponerlos unos a otros, reafirman la armon?a de la creaci?n, hecha simult?neamente de unidad y de diversidad. Ninguna criatura se siente discriminada por no ser como las otras. Al contrario, es feliz de ser lo que es, y se une a ellas, y con ellas entona un solo canto de alabanza al Creador: ?Todas las obras del Se?or, bendigan al Se?or, al?benlo y ens?lcenlo por los siglos?? (Daniel 3,37).

????????? 5. Donde la unidad, la diversidad y la comuni?n de las creaturas visibles alcanzan su m?xima expresi?n es en el var?n y en la mujer, que provocan el mutuo ?xtasis y la mutua uni?n. El autor del G?nesis lo expres? con lenguaje po?tico inigualable: ?Luego con la costilla que hab?a sacado del hombre, el Se?or Dios form? una mujer y se la present? al hombre. El hombre exclam?: ?Esta s? que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!?. Y el autor comenta:?Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne? (Gen 2,22-24).?

IV. EL CUCO DE LA PALABRA ?DISCRIMINACI?N?

????????? 6. En el curso de pocos a?os, en la Argentina se ha formado un cuco con la palabra ?discriminaci?n?. Y se la blande como una espada en defensa de supuestos derechos. Los medios, que act?an muchas veces emotivamente sin capacidad de cr?tica, fomentan tal cuco. Y la gente se asusta. Usar mal la palabra ?discriminaci?n? es un acto irracional. Y esto, de parte de los que la emplean mal, de quienes fomentan su uso equivocado o se dejan amedrentar por ella.

????????? 7. ?Discriminaci?n? viene del lat?n ?discernere?, que significa: separar, discernir, distinguir. De all?, el pasivo: ?discretum?, ?lo discernido?, como tambi?n ?decretum?, ?lo decretado?. Indica un acto de la inteligencia. De all? viene ?discrimen?, ?discriminare?. En su traslado al espa?ol y en su evoluci?n posterior, la palabra, adem?s de los significados antedichos, vino a significar tambi?n ?dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, pol?ticos, etc?. De all? que se puede hablar de ?discriminar el trigo de la paja? Y esa ser?a una discriminaci?n conforme al sentido com?n. Y se puede discriminar mal a las personas por no atender debidamente a su condici?n. Un m?dico, que lo sea en serio, prodiga un trato igual y a la vez diferenciado a la mujer y al var?n. Igual, pues reconoce en ellos la com?n dignidad humana. Trato diferenciado, pues reconoce su diversidad psicol?gica y som?tica. A la mujer la trata como mujer, y al var?n como var?n. Esta no es ninguna discriminaci?n negativa. En cambio, s? lo ser?a, y el m?dico cometer?a un grave atropello, si teniendo en cuenta s?lo la com?n dignidad, no tuviese en cuenta tambi?n la diversidad de ambos. Una dama es siempre una dama. Un caballero es siempre un caballero. Del reconocimiento de la com?n dignidad y de la peculiar diversidad, surge el trato distinguido, respetuoso, que cada paciente merece.?

V. LA DISCRIMINACI?N DE LA FAMILIA: ?A PUNTO DE SER LEY?

????????? 8. Pero hoy, con frecuencia, se confunde aserr?n con pan rayado. Por reaccionar, quiz? con raz?n, contra un tipo de discriminaci?n, se comete otra no menos grave. Reaccionando contra la discriminaci?n que los gays han sufrido en nuestra sociedad, en vez de defender la dignidad que tienen como seres humanos, y asegurar los derechos que les correspondan, se pretende discriminar a todas las familias formadas desde los or?genes de la humanidad por un var?n y una mujer, y arrebatarles el derecho que es propio y exclusivo de ellos de unirse en familia.

????????? 9. Es llamativo que gente inteligente, en especial de los medios y de la pol?tica, e incluso algunos cl?rigos, sea tan poco reflexiva. Se deje impresionar por el cuco de la discriminaci?n. Y no adviertan el grave da?o que infligir?an a la Naci?n si despojasen a la familia de un derecho que le es propio y exclusivo. ?Ser? el despojo de ?ste derecho a la familia argentina, el homenaje que los legisladores argentinos dar?n a la Naci?n en el Bicentenario??

VI. EL NUEVO CUCO DEL ?DETERMINISMO BIOL?GICO?

????????? 10. Durante la reciente discusi?n en el Congreso de la Naci?n ha asomado un nuevo cuco. Se ha escuchado a Diputados reaccionar contra ?el determinismo biol?gico?, y aplaudir fervorosamente un proyecto de ley que suprima el derecho propio y exclusivo del matrimonio formado por el var?n y la mujer. No cabe duda que arengar contra el ?determinismo biol?gico? suena bien, y es capaz de arrancar aplausos. Pero no por ello deja de ser insensato, as? los que aplauden sea gente culta. ?Acaso es una fatalidad ser mujer? ?O ser var?n? ?No es acaso un don maravilloso de la naturaleza para que podamos entrar en profunda comuni?n, formar familia, y as? dar consistencia a la sociedad humana?

????????? ?Por qu? no arengar tambi?n contra el determinismo matem?tico? ?Ser?a tan horroroso que dos m?s dos sean siempre cuatro? ?O acaso pronto votaremos contra el determinismo geom?trico, por ejemplo en favor de la cuadratura del c?rculo? ?Ser?a tan horroroso que el c?rculo fuese siempre un c?rculo y el cuadrado un cuadrado??

VII. A LOS LEGISLADORES ARGENTINOS

????????? 11. ?Legisladores argentinos! Pongan un poco de inteligencia en las discusiones que hacen. En especial cuando tratan de un bien fundamental?simo como es el matrimonio formado por una mujer y un var?n. El pueblo los vot? a Ustedes y financia sus dietas en la esperanza de que lo respetar?n y procurar?n de veras el bien com?n.?

VIII. A LOS FIELES LAICOS CAT?LICOS

????????? 12. He recibido una clarificaci?n, con ocasi?n de mi mensaje del domingo 6? de Pascua, donde hablaba del mutismo del laicado cat?lico. Y la acepto gustoso, en la medida en que algunas entidades de prestigio se han pronunciado con claridad. No obstante, insisto, ?las entidades laicales de base no tienen nada que decir sobre este asunto? Me refiero especialmente a las uniones de padres de colegios cat?licos, a los consejos provinciales de educaci?n cat?lica, a las universidades cat?licas que no se hubiesen pronunciado todav?a.

????????? 13. Y como yo me encuentro con Ustedes, queridos feligreses de la parroquia San Juan Mar?a Vianney, me gustar?a conocer c?mo se han pronunciado en cuanto laicos y ciudadanos de la Argentina. El silencio puede ser un pronunciamiento. El comentario a tal silencio lo hace Jes?s: ?Lo que yo les digo en la oscuridad, rep?tanlo en pleno d?a? Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, yo lo reconocer? ante mi Padre que est? en el cielo. Pero yo renegar? ante mi Padre que est? en el cielo de aquel que reniegue de m? ante los hombres? (Mt 10,27.32-33).?

Mons. Carmelo Juan Giaquinta,obispo em?rito de Resistencia?


Publicado por verdenaranja @ 20:09  | Homil?as
 | Enviar