Viernes, 02 de julio de 2010

(ZENIT.org) Reflexi?n del obispo de Tehuac?n, M?xico, monse?or Rodrigo Aguilar Mart?nez quien subraya que "a lo largo de este A?o Sacerdotal, Dios nos ha ofrecido la purificaci?n, la conversi?n del coraz?n especialmente a los sacerdotes. Ha sido un a?o de reconciliaci?n, de renovaci?n del don y misterio que Dios nos ha concedido".

Clausura del A?o Sacerdotal?

En junio de 2009 nos convocaba el Papa Benedicto XVI a un A?o Sacerdotal, con ocasi?n de celebrar el 150 aniversario de la partida al cielo del Santo Cura de Ars, san Juan Mar?a Vianney, patrono de todos los sacerdotes, y con la finalidad -dec?a el Papa- de "contribuir a promover el compromiso de renovaci?n interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evang?lico en el mundo de hoy sea m?s intenso e incisivo". Por esta raz?n unos quince mil sacerdotes llegados de todos los continentes, se han reunido estos d?as con el Papa en Roma para celebrar la clausura del A?o Sacerdotal.

Como el mismo Papa dec?a, "hay situaciones, nunca bastante deploradas, en las que la Iglesia misma sufre por la infidelidad de algunos de sus ministros". Lo hemos reconocido repetidas veces, el antitestimonio de sacerdotes que ha provocado esc?ndalo y falta de credibilidad en la Iglesia; se ha cuestionado y criticado al mismo Papa por encubrimiento de personas y situaciones, sin que esto sea verdad, pues el Papa ha sido en?rgico en "tolerancia cero" respecto a los sacerdotes que, por ejemplo, han abusado sexualmente de menores de edad, al tiempo que ha ofrecido cercan?a y ayuda de sanaci?n a las v?ctimas y sus familiares. Nuevamente pido a usted perd?n por el mal ejemplo que ha recibido de sacerdotes, a su vez le animo a que se acerque a la autoridad correspondiente, eclesi?stica o civil, para la denuncia correspondiente.

A lo largo de este A?o Sacerdotal, Dios nos ha ofrecido la purificaci?n, la conversi?n del coraz?n especialmente a los sacerdotes. Ha sido un a?o de reconciliaci?n, de renovaci?n del don y misterio que Dios nos ha concedido.

Bendito sea Dios, son muchos m?s los sacerdotes que han dado testimonio de fidelidad a Cristo y de servicio generoso y constante a sus feligreses. Invito a usted a dar gracias a Dios por los muchos momentos de ayuda que ha recibido de sacerdotes concretos: con una palabra de consuelo, por la administraci?n de alg?n sacramento, por acercar a Dios a usted y su familia; si es posible, si tiene cerca a algunos de ellos, comun?quelo, que mucho les ayudar?, pues los fortalecer? para seguir haciendo el bien con alegr?a y perseverancia. Y no olvide seguir encomend?ndolos en sus oraciones, para que la fidelidad de Jesucristo les sostenga en su propia fidelidad sacerdotal.


Publicado por verdenaranja @ 22:26  | Hablan los obispos
 | Enviar