S?bado, 03 de julio de 2010

Homil?a de monse?or Carmelo Juan Giaquinta, arzobispo em?rito de Resistencia, para la homil?a del domingo 13 junio 2010. (AICA)

PECADO, ARREPENTIMIENTO, PERD?N

?Lc 7,36-8,3?

I. DAVID EL REY PECADOR Y LA MUJER PECADORA?

????????? 1. La primera lectura de este domingo, tomada del segundo libro de Samuel, trae la escena en que el rey David es denunciado por el profeta Nat?n por la canallada de robarle la mujer a su mejor capit?n y de exponerlo a la muerte para ocultar su adulterio (2 Sam 12,7-10.13). La lectura del Evangelio trae la escena de la mujer pecadora que llora a los pies de Jes?s (Lc 7,36-50).

????????? Entre ambas escenas hay diferencias notables. En la primera, se trata del rey. En la segunda, de una mujer an?nima, tal vez la prostituta del pueblo. Pero la liturgia las asocia por las coincidencias. En las dos, los protagonistas tienen conciencia del pecado, ambos se arrepienten y son perdonados.

Pecado, arrepentimiento, perd?n: tres palabras que se han vuelto malas palabras. Ni pronunciarlas, ni admitir la realidad que significan.?

II. LA CONCIENCIA DEL PECADO?

????????? 2. La palabra ?pecado? est? hoy socialmente prohibida. Y ello, por el subjetivismo moral reinante, impulsado por una escuela amoral, por los medios que someten el bien y el mal al vaiv?n de la opini?n p?blica, y por el capricho de los poderosos que lo deciden a su gusto y ganas.

????????? Sin embargo, hay algo en el ser humano que le dice cuando obra bien o mal. Si miente, si roba, si hace violencia: autom?ticamente una sombra desciende al esp?ritu del que as? obra y lo entristece. En cambio, si es justo, si dice la verdad, si es solidario: una luz ilumina su interior y le hace sentir alegr?a. Lo observamos en los ni?os, que trasuntan alegr?a o tristeza por el bien o el mal hecho. El ap?stol Pablo lo reconoce en su experiencia con pueblos paganos: ?Cuando los paganos que no tienen la Ley (de Mois?s), guiados por la naturaleza, cumplen las prescripciones de la Ley, aunque no tengan la Ley, ellos son ley para s? mismos, y demuestran que lo que ordena la Ley est? inscrito en sus corazones. As? lo prueba el testimonio de su propia conciencia, que unas veces los acusa y otras los disculpa? (Rom 2,14-15).?

????????? 3. La capacidad innata de sentir el bien o mal puede pervertirse a fuerza de persistir en el mal. Ya lo denunciaba el salmo: ??Por qu? te jactas de tu malicia, hombre prepotente y sin piedad? Est?s todo el d?a tramando maldades, tu lengua es como navaja afilada, y no haces m?s que enga?ar. Prefieres el mal al bien, la mentira a la verdad? (Sal 52,3-5). La p?rdida del sentido del pecado es el derrumbe m?s grande sufrido por la cultura de Occidente.??

III. EL ARREPENTIMIENTO?

????????? 4. ?Arrepentimiento? es otra palabra prohibida. Ya en mi adolescencia se escuchaba el prejuicio machista ?no es de hombres arrepentirse?. Fue imposible arrancarle a Jap?n si se arrepent?a de haber atacado a Pearl Harbor. E igualmente a Estados Unidos si se arrepent?a de haber arrojado dos bombas at?micas sobre Jap?n. La palabra ?arrepentimiento? sobrevive todav?a en la persecuci?n que algunos medios hacen de alguna persona que se ha vuelto blanco del odio p?blico: ??Se arrepiente???

En la Argentina, salvo los militares y la Iglesia, nadie se ha arrepentido de nada. El 2 de junio se han cumplido cuarenta a?os del asesinato del General Aramburu. De las atrocidades cometidas en la Argentina, que recrudecieron a partir de entonces y nos llevaron al infierno del 24 de marzo de 1976, ?qui?n se ha arrepentido???

????????? 5. Aunque se diga que ?arrepentirse no es de hombres?, es lo m?s viril que se pueda imaginar. ?Arrepentirse? es aceptar que se ha obrado mal y volver a pensar rectamente y obrar en consecuencia. Para esto hay que ser valiente. Es lo que hizo el rey David cuando el profeta lo enfrent? con su crimen. Por su adulterio hoy podr?a ser considerado un macho de tantos. Pero es considerado todo un var?n por su arrepentimiento: ??Ten piedad de m?, Se?or, por tu bondad, por tu gran compasi?n borra mis faltas!? (Sal 50,3).?

III. EL PERD?N?

????????? 6. Una tercera palabra, que se ha vuelto mala palabra, es ?perd?n?. ?Ni olvido, ni perd?n?: se escucha decir desde ni?os. Rima bien, y, repetida a coro, te hace sentir defensor de la dignidad humana. Pero ?cuidado con el odio! Yo mismo he estado en alguna marcha de protesta justa. Y de pronto, todos a coro: ?Ni olvido, ni perd?n?. Y tener que callarme ostensiblemente. Pues si pronunciase esas palabras, apostatar?a de mi fe cristiana. ?Pobre de mi si Dios no se olvidase de mis culpas! ?Si ?l no me perdonase!

????????? Uno entiende la bronca por ciertos cr?menes. Y que se busque la verdad de lo ocurrido y la justicia. Pero nunca se sabr? la verdad, ni se har? justicia, con los ?nimos caldeados por la furia.??

????????? 7. El perd?n es un don de Dios tanto o m?s grande que la creaci?n. Por ?sta ?l nos saca de la nada. Por el perd?n ?l nos saca de nuestra maldad y nos devuelve a su amistad.

Del mismo modo, s?lo por el perd?n rec?proco los argentinos podremos salir de nuestra ruina moral y lograr la amistad social, base indispensable para un verdadero progreso.??

Mons. Carmelo Juan Giaquinta, arzobispo em?rito de Resistencia?


Publicado por verdenaranja @ 22:59  | Homil?as
 | Enviar