Martes, 20 de julio de 2010

Declaraci?n de monse?or Jos? Luis Mollaghan, arzobispo de Rosario (27 de mayo de 2010). (AICA)

EL FUNDAMENTO NATURAL DEL MATRIMONIO

El matrimonio es una realidad natural

????????? Cuando decimos ?que el matrimonio es una realidad natural, estamos proponiendo una verdad evidenciada por la raz?n para el bien de los esposos y de la sociedad. Saber que esta verdad es confirmada por la Revelaci?n cristiana, no le quita su fundamento natural; sino que la ilumina ?posteriormente por la ??ntima conexi?n que existe entre la uni?n matrimonial con el "principio" (cf. Mt 19, 4-8) del que habla el libro del G?nesis: "Los cre? var?n y mujer" (Gn 1, 27), y "los dos ser?n una sola carne" (Gn 2, 24).?

????????? Por esto, el hecho de que el dato natural sea confirmado y elevado de forma autorizada a Sacramento por Jesucristo, ?no justifica en absoluto la tendencia, hoy muy difundida, a menospreciar o relativizar la noci?n del matrimonio - naturaleza, propiedades esenciales y fines -, reivindicando una concepci?n diversa y v?lida de parte de un creyente o de un no creyente, de un cat?lico o de un no cat?lico, como si no se tratara de un dato natural, evidenciado por la raz?n (cfr. Juan Pablo II, 1.II.2001).?

????????? El matrimonio en si mismo, es una instituci?n que tiene un fin natural y no es susceptible de configurarse de cualquier modo seg?n una pluralidad de modelos culturales. El hombre y la mujer encuentran en s? mismos la inclinaci?n natural a unirse conyugalmente; y por ello es una realidad a la que inclina la naturaleza, y se realiza mediante la libertad de los esposos.?

????????? La consideraci?n natural del matrimonio nos permite constatar que los esposos se unen precisamente en cuanto personas entre las que existe la diversidad sexual, con toda la riqueza, tambi?n espiritual, que posee esta diversidad a nivel humano. Los esposos se unen en cuanto persona-hombre y en cuanto persona-mujer. ?El v?nculo personal del matrimonio se establece precisamente en el nivel natural de la modalidad masculina o femenina del ser persona humana. Por ello, la referencia a la dimensi?n natural de su masculinidad y femineidad es decisiva para comprender la esencia del matrimonio (cfr. ib).?

La instituci?n del matrimonio de un hombre y una mujer

????????? En este sentido, no ?se puede decir ?que la instituci?n del matrimonio de un hombre y una mujer, naturalmente hablando, sea en lo esencial fruto de la construcci?n cultural o del libre ?arbitrio humano; ni tampoco que se pueda reducir a ?lo impuesto por las diversas ?culturas o intereses de grupos particulares. Por ello, ?no tenemos la facultad de cambiar esencialmente lo que lo constituye como tal.?

????????? El matrimonio, ?visto naturalmente, es la forma de vida en la que se realiza la comuni?n de los esposos, con caracter?sticas propias e irrenunciables. Tanto la ?complementariedad mutua ?de los esposos y la reciprocidad de los sexos, y la riqueza admirable de su fecundidad le corresponden a la naturaleza misma del matrimonio. Por ello el matrimonio es la base de la familia y de la sociedad.?

????????? De esta manera, siguiendo la reciente publicaci?n del Episcopado argentino, podemos decir que el matrimonio no es una uni?n cualquiera entre personas, ni existe otra realidad an?loga que se la pueda equiparar. ?Esto fue reconocido en las grandes culturas del mundo. As? lo reconocen tambi?n los tratados internacionales asumidos en nuestra Constituci?n Nacional (cf. art. 75, inc. 22). As? lo han entendido siempre nuestras familias y nuestro pueblo (cfr. CEA, 20.IV.2010).?

????????? El v?nculo matrimonial responde a un dato fundamental y a un principio antropol?gico de la realidad humana, que es ?la ?condici?n sexual de los ?contrayentes. En efecto, el matrimonio se funda en el v?nculo, libre, permanente y exclusivo entre un var?n y una mujer, en orden a la ayuda mutua y a la procreaci?n y educaci?n de los hijos; y de este modo, conforma ?un aut?ntico bien para la sociedad.??

????????? Por esto, ?tenemos fundamentos para decir que la uni?n de personas del mismo sexo carece de los elementos biol?gicos y antropol?gicos propios de la instituci?n matrimonial y de la familia fundada en el matrimonio; ya que de este modo est? ausente la dimensi?n conyugal y la apertura a la transmisi?n de la vida (cfr. ibidem).??????

En el plano jur?dico

????????? En el plano del Derecho, es claro que el matrimonio es una instituci?n social definida y tutelada con principios ?jur?dicos claros y delimitados. De suyo, cumple con ?funciones sociales vitales y constitutivas, por lo que merece la protecci?n del mismo Estado. De all? que el llamado matrimonio entre personas del mismo sexo cambia radicalmente ?la instituci?n matrimonial, fundada en la uni?n de var?n y mujer. Tales uniones no prestan la misma funci?n social ni pueden ser equiparadas al matrimonio.?

????????? Redefinir al matrimonio quitando el requisito de la heterosexualidad altera la naturaleza misma de la instituci?n, amparada por la Constituci?n Nacional, e introduce en esta instituci?n una modificaci?n esencial; y mucho m?s a?n si el horizonte de este cambio afecta a ?"todo el ordenamiento jur?dico" que le corresponde.?

????????? Por ello, ?cuando le pedimos a los legisladores que ?consideren como deber prioritario el reconocimiento de la verdadera naturaleza del matrimonio y de la familia, lo hacemos como una verdadera contribuci?n humana y social; a fin de que protejan y fortalezcan la perdurabilidad de la instituci?n, y lo tutelen a trav?s de los medios espec?ficos, como son sus ?leyes ?propias; as? como las relativas a la seguridad social, familiar, econ?mica, a los derechos del ni?o, etc.?

El ni?o y la familia

????????? Los ni?os tienen derecho a crecer en este medio adecuado y propio, e integrar ?una familia fundada en la uni?n estable entre un var?n y una mujer, y a ser educados seg?n las convicciones de sus padres.?

????????? En los casos en que el ni?o se encuentre sin padres, o en situaci?n de desamparo, la adopci?n es una instituci?n que puede ofrecer y garantizar al ni?o el derecho que tiene ?a crecer en ?una familia formada por un padre y una madre.??

????????? Ante las situaciones de particular vulnerabilidad de la ni?ez y la familia, es necesario el apoyo de la sociedad y de la autoridad pol?tica, a fin de garantizar la dignidad y los derechos fundamentales de cada ser humano.

?????????? Por esto no hay contradicci?n ni discriminaci?n, ni ?se quita ning?n derecho alguno cuando al considerar ?estos argumentos, ?se valora la instituci?n del matrimonio, fundados en la ley natural, tal como la recibimos; ni tampoco ?se deja de respetar a las personas con una opci?n sexual determinada. Porque al decir que el matrimonio es la uni?n entre un var?n ?una mujer; lo que hacemos es ?no prescindir de ?la condici?n natural de var?n y de mujer, que exige el matrimonio en orden al amor y a sus fines propios; ni del padre y la madre en relaci?n a la filiaci?n; inclusive en la adopci?n, aunque pueda faltar en ciertos casos uno de ellos.?

????????? La ordenaci?n a los fines naturales del matrimonio - el bien de los esposos y la generaci?n y educaci?n de los hijos - est? intr?nsecamente presente en la masculinidad y en la femineidad. Esta ?ndole propia de su finalidad ?es decisiva para comprender la dimensi?n natural de la uni?n. En este sentido, la ?ndole natural del matrimonio se comprende mejor cuando no se la separa de la familia, ?en la que el var?n y la mujer est?n ?abiertos ?constitutivamente a recibir el don de los hijos (cfr. ibidem).??

????????? En ?esta importante misi?n de mantener ?el ?inalterable bien del matrimonio y la familia?, tengo presente, como dijimos recientemente los Obispos, que la claridad del di?logo exige un discernimiento en orden a reconocer la verdad, sobre la cual no podemos callar. Esto no significa, en tal sentido, menosprecio ni discriminaci?n alguna (cfr. 20.IV.2010).???????????

Mons. Jos? Luis Mollaghan, arzobispo de Rosario

Rosario,?27 de mayo de 2010?


Publicado por verdenaranja @ 23:01  | Hablan los obispos
 | Enviar