Jueves, 22 de julio de 2010

Declaraci?n de los obispos de la Regi?n Patagonia-Comahue (Junio de 2010). (AICA)

?INVITANDO A LA B?SQUEDA DEL BIEN COM?N?????????

INTRODUCCI?N

????????? El debate instalado a nivel nacional acerca de la reforma del C?digo Civil para permitir el acceso al matrimonio de personas del mismo sexo nos convoca a la participaci?n y al di?logo con todas las instituciones, organizaciones y personas de nuestra sociedad que se sienten involucradas en la b?squeda del Bien Com?n.?

????????? Somos concientes de integrar una sociedad pluralista en la que se tiende a posicionar la riqueza de la diversidad y la expresi?n de posturas divergentes. Nos une a todos, sin embargo, el mismo suelo y sentimiento de Patria en la que queremos construir una Naci?n libre, justa, solidaria, con futuro, sin exclusiones ni discriminaciones, donde todo ser humano tenga acceso a las condiciones que le posibiliten una vida digna y feliz. De hecho nadie podr? sentirse plenamente realizado mientras haya otros semejantes estigmatizados por los prejuicios de cualquier signo, o discriminados por su condici?n sexual, ?tnica, social, cultural, pol?tica o religiosa.?

????????? En un Estado democr?tico y pluralista, como el que se va afirmando en nuestro pa?s, muchas divergencias y posiciones hoy encontradas deben hallar su justo marco de convivencia a trav?s de un di?logo maduro, sincero y constructivo, que permita la expresi?n de todos, la escucha del otro, el discernimiento de lo que hace al Bien Com?n, y la correspondiente toma de decisiones en la instancia adecuada, con la legislaci?n que establezca los derechos y deberes de todos los ciudadanos.?

????????? Dentro de esta perspectiva queremos escuchar y ser escuchados, abiertos a entender las razones de los dem?s y prontos a dar las razones que explican o motivan nuestras posturas p?blicas, nuestros principios y nuestras opciones profundas de conciencia.?

1. MATRIMONIOS DE PERSONAS DEL MISMO SEXO

????????? A) Creemos que, en este marco, el tratamiento del Proyecto de Ley de? Matrimonio de personas del mismo sexo ha sido impuesto a la poblaci?n sin la adecuada atenci?n a su substrato m?s genuino y profundo, su patrimonio cultural y su escala de valores. Se pretende dar una respuesta a una aspiraci?n de un sector de la poblaci?n que necesita salir de una cierta marginaci?n social y que busca lograr algunos derechos y deberes que, dice, le corresponden como ciudadanos y como miembros de la familia humana. Se desconoci?, sin embargo, una metodolog?a y estrategia m?s integradoras y respetuosas de todos. Un tema de esta envergadura deb?a estar en la carta de presentaci?n pre-electoral, y deb?a debatirse con una participaci?n real del pueblo argentino, donde se pudieran expresar no solo sentimientos, sino tambi?n las razones y principios que sustentan los fundamentos de nuestra sociedad, el respeto aut?ntico de las personas, el c?digo de convivencia y la garant?a del Bien Com?n, por encima de los intereses individuales o particulares, por encima de presiones de cualquier tipo, evitando todo aquello que se dice para descalificar? posturas y razones distintas. Esta manipulaci?n es grave, y desmerece la calidad de un Estado democr?tico y pluralista.?

????????? B) Como Pastores de la Iglesia, que considera al Matrimonio y a la Familia como un bien fundante de una sociedad sana y arm?nica, y que le reconoce adem?s un car?cter sagrado, podr?amos hablar de lo que? es propio y particular de la visi?n cat?lica de dicha realidad. Se trata de un don que gozan quienes, creyendo en Jesucristo, abrazan el camino de la Iglesia Cat?lica, que tiene su origen en Cristo y en los Ap?stoles,? iluminados por la Palabra de Dios en la lectura fiel que hace el Magisterio de la Iglesia. Bajo esta luz, el Matrimonio es un bien p?blico, no imponible; por eso lo testimoniamos, lo anunciamos y lo ofrecemos a la libertad humana, con humildad y convicci?n, al margen de este debate.?

????????? Aqu? preferimos no? hacer hincapi? en el patrimonio religioso eclesial, sino remitirnos a aquellos principios universales que nos unen a todos y son anteriores al origen de la Iglesia y del Estado. Son principios instalados en el camino mismo de la humanidad, en todos los tiempos y culturas, con algunos elementos permanentes a pesar de muy diversas formas de realizaci?n. Sobre esos ejes firmes se ha inspirado y debe seguir inspir?ndose la ley para garantizar el bien com?n del matrimonio y de la familia, sin desigualdades ni uniformidades jur?dica y pr?cticamente discriminatorias.?

????????? Con mayor raz?n hay tambi?n que excluir de este debate los intereses coyunturales y partidarios, pues se alejan de la noble causa que pregonan de querer tutelar tanto los derechos b?sicos de las personas como el Bien Com?n.

?????????? C) Las consideraciones que podamos hacer sobre la Ley de Matrimonio incluye y supera, adem?s, la perspectiva de la sexualidad humana. No ser?a justo reducir el matrimonio, que es un bien p?blico, a la sola categor?a de comunidad afectiva y de vida compartida en pareja sin ninguna otra proyecci?n social. Es m?s. Es la c?lula en la que el var?n y la mujer se encuentran en comuni?n de cuerpo, alma y proyectos, para ser felices y crecer como personas, en una donaci?n rec?proca y complementaria, proyectada en la transmisi?n de la vida, aportando a la sociedad el don de nuevos hermanos y ciudadanos.?

????????? Se trata de una vinculaci?n en pareja que exige determinadas condiciones biol?gicas, psicol?gicas y espirituales para poder ser, por lo menos intencionalmente, una realidad plenamente integrada e integradora de la persona, entendida esta como sujeto individual y social, implicado en el proyecto de engendrar hijos a la Patria.?

????????? Ninguna otra conformaci?n de pareja, que no incluya la diversidad y la complementariedad de sexo masculino y femenino, puede ofrecer descendencia a la raza humana, y con ello los dem?s bienes de una sociedad que crece, se renueva y proyecta en el futuro. Toda continuidad biol?gica, al margen de esta perspectiva,? estar? sujeta a la concepci?n de la vida fuera de la esfera matrimonial, dejando al desamparo y a la indefensi?n (total o parcial) el ser humano engendrado.??

????????? A partir de esto, juzgamos que equiparar jur?dicamente, bajo la noci?n de matrimonio, la situaci?n de parejas del mismo sexo, es uniformar dos realidades diversas en desmedro de lo que es realmente el matrimonio. Es establecer, jur?dica y pr?cticamente, una nueva forma de discriminaci?n. En este caso se le niega al Matrimonio su diversidad, tal como nos fue dado en la naturaleza, y tal como se lo concibe y llama en la totalidad de las naciones y de las culturas. Se le niega lo espec?fico y esencial. Se le niega su caracter?stica m?s significativa y calificadora que hacen del mismo un bien social, que trasciende la esfera de lo privado.?

????????? Ninguna legislaci?n internacional (ni recomendaciones, ni fallos) ordena incluir bajo el concepto de matrimonio las uniones de personas del mismo sexo, sino que, respetuosa de la diferencia, recomienda solo? la no discriminaci?n de las personas por su orientaci?n sexual.?

????????? Plantear el acceso de las uniones de personas del mismo sexo al matrimonio como superaci?n de una discriminaci?n es falso y agraviante. Discriminar significa tratar en forma desigual a dos realidades que son iguales. Ahora bien, la uni?n de? personas del mismo sexo no es igual a la alianza matrimonial de un var?n con una mujer. Los problemas reales de discriminaci?n entre personas no pasan por ah?, y deben ser resueltos en la verdad y la justicia de manera que no se a?ada una nueva rasgadura en el tejido social de la Naci?n Argentina.?

????????? D) El matrimonio es un bien de la humanidad, altamente valorado, y lo es tambi?n de nuestro acerbo cultural y nacional. Lo es de hecho y constitucionalmente. Como tal es algo esencial al Bien Com?n de los argentinos. No podr?amos negarlo sin erosionar los cimientos mismos de nuestra unidad e identidad nacional.?

????????? Por lo tanto, toda legislaci?n a favor de personas o sectores particulares, cuya opci?n de vida sea distinta, deber? encuadrarse de tal manera que no afecte directa o indirectamente un bien que es esencial para todos.

?2. TAREA DE LOS LEGISLADORES

????????? Cualquier legislaci?n sobre las uniones de personas del mismo sexo, a nuestro entender, deber?a:? ?* ?respetar la especificidad del matrimonio como tal, por la tanto no se las puede ?equiparar sin crear una nueva y dolorosa discriminaci?n;

??????? *? tener en cuenta que el Bien Com?n est? por sobre el bien particular de personas y grupos que hicieron una opci?n de vida distinta. Este principio vale tambi?n para otras expresiones sociales, culturales, pol?ticas y religiosas que son particulares.?

????????? A los legisladores compete el deber de despojarse de sentimientos, intereses y presiones particulares, para legislar en armon?a con? el todo. Les compete tambi?n ser creativos para buscar respuestas nuevas y adecuadas ante planteos y sensibilidades, viejos o nuevos, que reclaman una justa superaci?n de formas hist?ricas discriminantes, evitando la confusi?n conceptual y la homogenizaci?n formal de lo que debe ser respetado en su diversidad.??

????????? Los legisladores est?n al servicio de un proyecto global de Naci?n, para que sea una realidad el bien, la dignidad y la felicidad del conjunto del pueblo argentino y de cada persona que lo integra, sin someter a nadie, ni sacrificar la riqueza de su leg?tima diversidad.??

????????? Solo un acierto real en este ?mbito afianzar? una convivencia respetuosa de los argentinos, que supere toda clase de prejuicios hoy existentes, para construir un futuro m?s justo y solidario. La confrontaci?n hoy existente no lo soluciona la sola ley, si la misma no va aparejada? a una visi?n antropol?gica adecuada en el claro respeto de las diversidades.

3) ADOPCI?N

????????? De no menor importancia es tambi?n el tema de la pretensi?n de Adopci?n de Ni?os por parejas del mismo sexo. Creemos que nadie tiene derecho a adoptar. Todo lo contrario: es el ni?o quien tiene derecho a una familia, tal como se lo reconoce la Convenci?n Internacional sobre los Derechos de la Infancia, pre?mbulo, par?grafo 5?. No puede anteponerse un pretendido derecho de los adultos al derecho real prioritario de los ni?os, que deben ser los ?nicos privilegiados.?

????????? El ?mbito natural que les corresponde para crecer, desarrollarse, autoafirmarse, formarse y proyectarse felizmente es el ?mbito donde tuvieron origen: la familia natural y, en su defecto, un ?mbito similar donde tenga pap? y mam?. La existencia de situaciones que no contemplen esta exigencia b?sica, por la muerte o por la ausencia de uno o ambos progenitores, son siempre respuestas precarias; est?n lejos de ser una soluci?n adecuada.?

????????? La Declaraci?n de los Derechos del Ni?o (art. 8?, punto 1) dicen que ?los estados se comprometen a respetar el derecho del ni?o a preservar su identidad. Incluyendo en ella la nacionalidad, el nombre y sus relaciones familiares?.? La psicolog?a destaca que la identidad es la construcci?n din?mica de la conciencia de uno mismo a trav?s de relaciones inter-subjetivas.? El ni?o para poder ir definiendo su identidad necesita, desde la primera infancia, interactuar con progenitores, tutores o padres adoptivos de diferente sexo. Necesita tener ?modelos? contrastables, no equiparables. Cuando le falta un progenitor (por viudez, separaci?n u otro motivo) el ni?o padece dicha carencia, que a veces es fuente de desajustes personales. Esta situaci?n se agravar?a? si se le a?ade la confusi?n de afrontar dos figuras equiparadas. El respeto por las diferencias no autoriza a proponer este modelo a infantes que deben construir su identidad.?

????????? Aunque existiesen casos de parejas del mismo sexo que adoptaron chicos y la experiencia ha sido positiva, no se puede legislar a partir de casos de excepci?n.

El Estado tiene el deber de tutelar los derechos primordiales del ni?o, y revisar y destrabar la burocracia que impide que tengamos en Argentina una Ley de Adopci?n m?s ?gil y eficaz en orden al bien de ni?os que carecen de hogar.?????????

4. CONCLUSI?N

????????? Por todo lo arriba expresado, rechazamos el Proyecto de Ley que pretende legalizar las uniones de personas del mismo sexo equipar?ndolas al matrimonio y confiri?ndoles el derecho de adopci?n de ni?os. Por otra parte, los reclamos de este sector, sobre asuntos de inter?s rec?proco, pueden ser bien atendidos en el ?mbito del derecho privado, como suele ser para cualquier grupo, asociaci?n o instituci?n particular.?

????????? Al concluir esta presentaci?n, no quisi?ramos que este tema hoy agotara la fuerza y la amplitud de horizontes y de compromisos? de la sociedad argentina, especialmente de su clase pol?tica y de sus legisladores. Creemos que en la agenda del debate nacional merecer?an tener prioridad muchos otros temas que tienen que ver con el compromiso a favor de la vida plena para todos, la defensa de la dignidad de la persona, la construcci?n de una sociedad m?s feliz, justa y reconciliada, los caminos de pacificaci?n, la educaci?n, donde se garantice la igualdad de oportunidades de desarrollo para todos, y el cuidado del medio ambiente y de toda la creaci?n.?

????????? Hemos querido reflexionar en voz alta como simple ciudadanos, pero tambi?n como pastores que quieren achicar las distancias entre las posturas particulares, acentuando el Bien Com?n, reconociendo la riqueza de la pluralidad, sin ocultar la propia identidad, con gran respeto por los que tienen razones fundadas para aportar algo distinto, con mayor respeto a?n por los sectores de hermanos y hermanas con distinta orientaci?n y opci?n de vida afectiva y sexual.? Prima sobre todo el respeto y amor por su persona que para nosotros es sagrada, tanto m?s que a muchos de ellos y de ellas los reconocemos como hijos de la Iglesia y miembros del Cuerpo de Cristo. A ellos/as ofrecemos desde nuestro ministerio, toda aquella apertura y atenci?n personal que le permita un siempre mayor acercamiento a Jesucristo, concientes de la com?n igualdad en dignidad humana y en el destino trascendente de nuestra vida.?

Junio del 2010??

Mons. Virginio D. Bressanelli, scj, obispo Coadjutor de Neuqu?n
Mons. Marcelo A. Cuenca, Obispo del Alto Valle del R?o Negro
Esteban M. Laxague, sdb, obispo de Viedma
Mons. Fernando C. Maletti, obispo de San Carlos de Bariloche
Mons. Marcelo A. Melani, sdb, obispo de Neuqu?n
Mons. Juan C. Roman?n, sdb, obispo de R?o Gallegos
Mons. Jos? Slaby, c.ss.r, obispo de la Prelatura de Esquel
Mons. Joaqu?n G. Lahoz, administrador Diocesano de Comodoro Rivadavia
Mons. N?stor H. Navarro y Jos? P. Pozzi, obispos em?ritos del Alto Valle del R?o Negro


Publicado por verdenaranja @ 22:27  | Hablan los obispos
 | Enviar