Viernes, 23 de julio de 2010

Homil?a de monse?or Francisco Polti, obispo de Santiago del Estero (Catedral-Bas?lica ?Nuestra Se?ora del Carmen?, 29 de junio de 2010). (AICA)

SOLEMNIDAD DE LOS AP?STOLES SAN PEDRO Y SAN PABLO ????????

Queridos hijos todos en Cristo:

????????? En esta solemnidad de San Pedro y San Pablo recordamos con gratitud a estos dos Ap?stoles, cuya sangre, junto con la de tantos otros testigos del Evangelio, ha fecundado la Iglesia universal. Queremos hacer de esta celebraci?n, de la fiesta de estos Ap?stoles, una oraci?n; una oraci?n principalmente por la Iglesia de Roma, por la persona e intenciones del Santo Padre, Benedicto XVI, sucesor de San Pedro, y que en este ?ltimo tiempo viene sufriendo diversos ataques a su ministerio petrino, por toda la Iglesia cat?lica, por los hermanos separados, con los que se desea alcanzar un d?a la plena comuni?n, y tambi?n por toda la humanidad a la que est? destinada el Evangelio.?

????????? La tradici?n cristiana ha considerado a san Pedro y san Pablo inseparables uno del otro, aunque cada uno tuvo una misi?n diversa que cumplir: san Pedro fue el primero en confesar la fe en Cristo; san Pablo obtuvo el don de poder profundizar su riqueza, nos recuerda el prefacio de la misa. San Pedro fund? la primera comunidad de cristianos provenientes del pueblo elegido; san Pablo se convirti? en el ap?stol de los gentiles. Con carismas diversos trabajaron por una ?nica causa: la construcci?n de la Iglesia de Cristo.?

????????? En el Oficio divino, la liturgia ofrece a nuestra meditaci?n este conocido texto de san Agust?n: "En un solo d?a se celebra la fiesta de dos ap?stoles. Pero tambi?n ellos eran uno. Aunque fueron martirizados en d?as diversos, eran uno. San Pedro fue el primero; lo sigui? san Pablo. (...) Por eso, celebramos este d?a de fiesta, consagrado para nosotros por la sangre de los Ap?stoles". (1)

Como en a?os anteriores esta fecha es ocasi?n muy propicia no s?lo para orar por el Sucesor de Pedro, como lo hacemos diariamente, sino, sobre todo, para renovar y acrecentar nuestra inquebrantable adhesi?n a su Persona y Ministerio. Asimismo otra forma de expresarle nuestra comuni?n y reconocimiento es poner en sus manos nuestras ofrendas, con la colecta del pr?ximo domingo d?a 4 de julio, en todos las parroquias de nuestra Iglesia diocesana. El Papa necesita de nuestra colaboraci?n econ?mica, tambi?n, pues ha de responder a las necesidades materiales que conlleva su misi?n y ministerio, en solicitud por todas las Iglesias, y a favor de numerosas personas e instituciones que acuden a ?l, de todo el mundo, en demanda de ayuda.?

????????? Celebramos esta fiesta de San Pedro y San Pablo, la memoria de su martirio, signo de supremo amor y de supremo testimonio de Cristo Jes?s, el Se?or de la vida y de la historia. ?Qu? le podremos pedir a ?stos queridos Ap?stoles??

Fidelidad a Cristo en la Iglesia

????????? ? Cada uno de nosotros, como disc?pulos-misioneros de Jesucristo, le podr?amos pedir aquello que es propio del carisma apost?lico particular: la firmeza, la solidez, la perennidad, la capacidad de resistir al desgaste del tiempo y a la presi?n de los acontecimientos, la fuerza de ser -en la diversidad de las situaciones- siempre iguales a nosotros mismos, de vivir y de sobrevivir seguros de un Evangelio inicial, de una coherencia actual, de una meta escatol?gica. S?, debemos pedirle, a Pedro y a Pablo, el don de la fe. M?s que pensar y hablar, necesitamos la experiencia de la fe, de la relaci?n vital con Jesucristo. La fe no debe quedarse en teor?a: debe convertirse en vida(2).?

????????? Pero a su vez, los Ap?stoles nos piden a nosotros la fidelidad. Es decir, no podr?amos llamarnos disc?pulos, si nuestra adhesi?n al mensaje salv?fico de la revelaci?n cristiana no tuviera aquella firmeza interior, aquella coherencia exterior que hace de ella un verdadero principio de vida reductible a la pr?ctica.??

????????? Hoy, en la Mesa del Altar, al presentar las ofrendas, mientras la prometemos en el coraz?n, pedimos esta fidelidad a San Pedro y San Pablo, quienes como hombres experimentaron la dificultad y la contradicci?n, pero que recibieron de Jesucristo el incomparable favor de la resistencia en la fe.?

Fidelidad del amor a Cristo

????????? Pediremos tambi?n, en esta Eucarist?a, otra fidelidad: la fidelidad del amor a Cristo que se difunde en un concreto y generoso servicio. Hay que servir por amor. Esta fiesta es una oportunidad para renovar el prop?sito de ?estrenar? todos los d?as el amor a Dios sobre todas las cosas y a nuestros hermanos a trav?s de un servicio desinteresado, especialmente a los m?s necesitados. El Se?or a cada uno de nosotros nos vuelve a dirigir, como lo hizo con Pedro, esa pregunta: ?me amas m?s que ?stos? Pedro, le amaba m?s y ten?a el primado del amor a Cristo.?

????????? En el servicio hacia los dem?s encontramos una clara manifestaci?n del amor y un elemento claro de una espiritualidad de comuni?n. El Papa Benedicto XVI, por quien hoy rezamos especialmente, en su primera Enc?clica ?Dios es amor? nos recordaba que en ?la ?ntima participaci?n personal en las necesidades y sufrimientos del otro se convierte as? en un darme a m? mismo: para que el don no humille al otro, no solamente debo darle algo m?o, sino a m? mismo; he de ser parte del don como persona. ?ste es un modo de servir que hace humilde al que sirve?(3).?

????????? Le pedimos a Santa Mar?a, Reina de los Ap?stoles, que nos consiga la gracia de ser fuertes en la fe y de amar cada d?a m?s. Que nuestra Iglesia que peregrina en Santiago del Estero, fortificada por estos dones y unida al Santo Padre y a la Iglesia de Roma, se distinga por ser una verdadera ?casa y escuela de comuni?n?. As? sea.?

Mons. Francisco Polti, obispo de Santiago del Estero

Notas:

(1) Cfr. Disc. 295, 7. 8

(2) PABLO VI, Homil?a en la fiesta de San Pedro, 29-VI-1969.

(3) BENEDICTO XVI, Dios es amor, 34-35.

?

?


Publicado por verdenaranja @ 22:45  | Homil?as
 | Enviar