Domingo, 25 de julio de 2010

Masan (Agencia Fides) ? ?S?, reconciliaci?n?: mientras Corea del Norte refuerza el arsenal nuclear o celebra los 60 a?os del inicio de la guerra de Corea, ?no nos cansemos de proclamar el anuncio prof?tico de la reconciliaci?n. Lo creemos firmemente, porque lo que parece imposible para el ser humano no es imposible para Dios?. Es lo que dice en una entrevista con la Agencia Fides S. Exc. Mons. Francis Xavier Ahn Myong-ok, Obispo de Masan y Presidente de Caritas Corea, esperando que ?se reconstruya la confianza reciproca?, necesaria para reanudar las relaciones bilaterales sobre bases nuevas. Caritas Corea en los ?ltimos d?as, lanz? un en?rgico llamamiento para la reanudaci?n de la ayuda humanitaria para el norte (ver Fides 23/6/2010).


Excelencia, la tensi?n pol?tica en la pen?nsula de Corea sigue siendo alta: ?sobre qu? podemos basar la esperanza de la reconciliaci?n?

Mirando la historia de la humanidad, nos damos cuenta de que est? marcada por continuas tensiones y conflictos. As? que con un poco de previsi?n, entendemos que esta situaci?n es s?lo un problema temporal: podemos y debemos cultivar la esperanza de la reconciliaci?n. Muchos coreanos, y nosotros estamos entre ellos, a?n creen firmemente, y la esperanza no es menor ahora que en el pasado. Como Iglesia Cat?lica estamos rezando para que la situaci?n mejore pronto. Nuestra esperanza de reconciliaci?n se basa en la certeza de que lo que parece imposible para el ser humano no es imposible para Dios.


?Cu?les son los pasos necesarios en un camino de reconciliaci?n?

Lo primero que se necesita es reconstruir la confianza mutua entre el Norte y el Sur. A trav?s de una renovada confianza, tenemos que hacer crecer la voluntad de una simbiosis mutua y de una coexistencia pac?fica. En este contexto, la ayuda humanitaria deber?a tener la prioridad, como una demostraci?n de amor hacia nuestros vecinos. No es s?lo un acto de caridad de los ricos con los pobres: se trata m?s bien del resultado de un esp?ritu de benevolencia sincera, que nace del reconocimiento de la dignidad com?n. Este es uno de los objetivos de Caritas Corea. Como siguiente paso, creo que el Norte y el Sur pueden trabajar juntos por la paz en la pen?nsula coreana y por el desarrollo de la econom?a y de la sociedad norcoreana. Para ello hacen falta una constante comunicaci?n y el entendimiento mutuo. Todos sabemos que para construir una convivencia pac?fica, es necesario eliminar gradualmente las diferencias a todos los niveles, entre el Norte y el Sur.
Por ?ltimo, se podr?a considerar, conjuntamente, la tarea de la reunificaci?n, que debe basarse en la paz y no ser una reunificaci?n unilateral. Sin embargo, ser?a el resultado de un plan a largo plazo, que prev? la participaci?n activa de todo el pueblo coreano, por lo tanto basado en una preparaci?n sistem?tica y concreta.


?C?mo responde usted a los que, en Corea del Sur, se niegan a ?dialogar con el agresor??

Personas que piensan de esta manera existir?n siempre. Pero nosotros creemos en el Se?or, que ha dado su vida para salvarnos. Creer en ?l significa tambi?n buscar inspiraci?n en la vida de Cristo. Jes?s nos dice que amemos a nuestros enemigos y que les bendigamos, porque ?l mismo los ama. Abandonemos, pues, todo acto de hostilidad y violencia, y tratemos de practicar el amor, tambi?n a trav?s de la ayuda humanitaria, m?s all? de todas las razones pol?ticas. (PA) (Agencia Fides 1/7/2010)


Publicado por verdenaranja @ 20:51  | Entrevistas
 | Enviar