Domingo, 25 de julio de 2010

Lectio divina para el domingo quince del tiempo ordinario - c, ofrecida por la Delegaci?n de Liturgia de la Di?cesis de Tenerife.

Lectio 15? Domingo

?

LECTURA:??????????? ?Lucas 10, 25‑37?

En aquel tiempo, se present? un maestro de la Ley y le pregunt? a Jes?s para ponerlo a prueba: ?Maestro, ?qu? tengo que hacer para heredar la vida eterna???

?l le dijo: ??Qu? est? escrito en la Ley? ?Qu? lees en ella??? ?1 contest?: ?Amar?s al Se?or, tu Dios, con todo tu coraz?n y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al pr?jimo como a ti mismo.??

?l le dijo: ?Bien dicho. Haz esto y tendr?s la vida.??

Pero el maestro de la Ley, queriendo justificarse, pregunt? a Jes?s: ??Y qui?n es mi pr?jimo???

Jes?s dijo: ?Un hombre bajaba de Jerusal?n a Jeric?, cayo en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dej?ndolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pas? de largo. Y lo mismo hizo un levita que lleg? a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pas? de largo.?

Pero un samaritano que iba de viaje, lleg? a donde estaba ?l y, al verlo, le dio l?stima, se le acerc?, le vend? las heridas, ech?ndoles aceite y vino, y, mont?ndolo en su propia cabalgadura, lo llev? a una posada y lo cuid?. Al d?a siguiente, sac? dos denarios y, d?ndoselos al posadero, le dijo: "Cuida de ?l, y lo que gastes de m?s yo te lo pagar? a la vuelta." ?Cu?l de estos tres te parece que se port? como pr?jimo del que cay? en manos de los bandidos???

?l contest?: ?El que practic? la misericordia con ?l.? Jes?s le dijo Jes?s: ?Anda, haz t? lo mismo.??

MEDITACI?N:???????????? ?La misericordia?

??????????? S?, yo creo que todos, con m?s o menos lucidez, sabemos qu? tenemos que hacer para ganar la vida, es decir, para hacer que nuestra vida concluya en vida, para que nuestra vida sea creadora y portadora de vida. Podemos buscar disculpas, aportar ?razones?, algunas hasta con l?gica, pero nunca podremos ocultar las actitudes que son generadoras de vida, que ponen de manifiesto que queremos que los dem?s, que todos, podamos vivir con paz, con dignidad.

??????????? Pero lo cierto es que caminamos como an?nimos, a veces con desconfianza, hablamos de libertad, pero la verdad es que tenemos que esconder lo que pensamos, tenemos que disimular, a veces hasta tenemos que mentir. Y as? vamos distanci?ndonos y tratando de pasar de largo los unos de los otros, ?por si acaso!

T? nos pides, me pides, algo m?s, mucho m?s. Me hablas de amor. De ser fuerza volcada hacia fuera de m?, porque s?, como t?, porque es la forma aut?ntica de crear, de generar algo nuevo. Un amor que se vuelque con todas nuestras capacidades en ti y que desde ah? se desborde, como un torrente, hacia los dem?s, hacia todos. Sentir a todos como parte de m?, mirarlos como otro yo, cuyas alegr?as o tristezas me afectan y me importan.

??????????? T? me invitas, Se?or, mejor, me llamas e interpelas, para que descubra la verdad de mis intenciones, de mis razones, de mis actitudes. Me invitas a mirar arriba, dentro, y a mi alrededor, y a intentar responder como t?, con amor, por amor, desde el amor. T? me aseguras que es posible cuando se es capaz de mirar con los ojos de un coraz?n sencillo, fraterno y misericordioso como el tuyo.

ORACI?N:???????????? ?Constructor de humanidad?

Se?or, gracias porque t? te has hecho mi pr?jimo. Porque has salido y sales continuamente al paso de mi vida, para curar mis heridas, para ofrecerme tu cuidado de padre y de madre, para ofrecerme tu caricia de amor.

??????????? Ay?dame a sentirme pr?jimo. Despierta y desarrolla mis entra?as humanas, intenta convertirlas en entra?as de misericordia, como las tuyas. Hazme sentir la necesidad de ser un constructor de humanidad.

CONTEMPLACI?N:??????????? ?Eres mi pr?jimo?

Has pasado y sigues pasando
al lado de mi vida herida,
zarandeada por los mil avatares,
que peque?os o grandes,
me han derribado
de mi caminar seguro,
y de creerme due?o y se?or
de mis falsas seguridades.

Y siempre te has parado
para ofrecerme tu palabra c?lida,
y alzarme con la calidez
de tu esperanza;
y robustecer la debilidad
de? mi caminar cansino.

Con la fuerza de tu presencia.
has sido y eres,
continuamente,
mi pr?jimo.

Por eso s? que eres
mi Dios;
que eres el sentido
de mi horizonte abierto,
al que s?lo puedo dirigirme
asido a las manos
y a los corazones,
de todos.


Publicado por verdenaranja @ 20:57  | Liturgia
 | Enviar