Lunes, 26 de julio de 2010

Homil?a de Carmelo Juan Giaquinta, arzobispo em?rito de Resistencia, para la homil?a del domingo 13? durante el a?o (27 junio de 2010). (AICA)

SER CRISTIANO ES DECIDIRSE A SEGUIR A JES?S???????????????

Lc 9,51-62?

????????? 1. En la lectura del Evangelio de hoy distinguimos tres pasos: a) Jes?s emprende resueltamente el camino que lo lleva a la muerte en cruz; b) la oposici?n que sufre de los samaritanos y la reacci?n de dos disc?pulos; c) tres casos llamados al discipulado de Jes?s.

Hoy nos detendremos en el primero y tercer paso.?

I. ?JES?S SE ENCAMIN? DECIDIDAMENTE HACIA JERUSAL?N???

????????? 2. Como vimos el domingo pasado, Jes?s, despu?s de iniciar suficientemente a los disc?pulos, los ayuda a dar un paso m?s en el descubrimiento del Mes?as de Dios. ?l es el Mes?as, pero no el que ellos imaginan, un triunfador terreno, sino el anunciado por los profetas, que ?debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser condenado a muerte y resucitar al tercer d?a? (Lc 9,22). A partir de entonces, el evangelio de Lucas trae una seguidilla de anuncios de la pasi?n y muerte del Mes?as, y de su resurrecci?n. Por ejemplo: Lc 9,31.44; 12,50; 18,31-33.?

????????? 3. En el pasaje de hoy, Lucas muestra a Jes?s que emprende resueltamente el camino a Jerusal?n, donde le espera la cruz: ?Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevaci?n al cielo, Jes?s se encamin? decididamente hacia Jerusal?n? (Lc 9,51). La muerte de Jes?s en cruz no es una fatalidad que le es impuesta por un destino ciego. Tampoco es una de las tantas opciones que le fuese ofrecida en un muestrario de posibles tormentos, y que ?l, como un gran fakir capaz de soportarlos todos, hubiese elegido el peor. Jes?s prev? prof?ticamente la pasi?n que urden en su contra, y la asume voluntariamente, y as? la despoja de la maldad humana y la transforma en camino de reconciliaci?n. Como Jes?s explica en la par?bola del Buen Pastor: ?Nadie me la quita (la vida), sino que la doy por m? mismo. Tengo el poder de darla y de recobrarla? (Jn 10,18). Por ello en la Santa Misa decimos: ??l mismo, cuando iba a ser entregado a su Pasi?n, voluntariamente aceptada??.?

II. JES?S ESPERA UNA ACTITUD RESUELTA DEL DISC?PULO?

????????? 4. Con la actitud resuelta de Jes?s de abrazar el camino de la cruz, se conecta la actitud resuelta que ?l espera del disc?pulo, de la que tambi?n nos habl? el domingo anterior: ?El que quiera venir detr?s de m?, que renuncie a s? mismo, que cargue con su cruz cada d?a y me siga? (Lc 9,23).?

????????? 5. El pasaje de hoy nos plantea tres casos donde es puesta en juego la resoluci?n de seguir a Jes?s. Primero, un hombre muy entusiasta: ??Te seguir? a donde vayas!? (Lc 9,57). Un segundo, quiere postergar la decisi?n de seguirlo despu?s de la muerte de su padre. Un tercero, quiere arreglar antes todos los asuntos pendientes con su familia. En los tres casos, la respuesta de Jes?s hace ver que ser su disc?pulo es una decisi?n seria. No se trata de ponerse una crucecita al pecho. Es jugarse la vida con Jes?s, asumir su suerte de cruz y de gloria.?

????????? 6. Con frecuencia, se interpreta este tipo de pasajes seg?n categor?as modernas, como relativos exclusivamente al llamado a la vida religiosa o sacerdotal. Lo cual empobrece el texto evang?lico y el mensaje de Jes?s. Lucas habla primero de ser disc?pulos. Y de entre ellos Jes?s escoge a los ap?stoles: ?Llam? a sus disc?pulos y eligi? a doce de ellos, a los que dio el nombre de Ap?stoles? (Lc 6,13). El hecho de que el ap?stol contraiga especiales responsabilidades, no quita nada al disc?pulo de tener que seguir a Jes?s con decisi?n.?

III. PASTORAL POPULAR Y DISCIPULADO?

????????? 7. A veces se ha querido combatir como superstici?n todo tipo de expresi?n religiosa que no cuadra plenamente con la liturgia oficial de la Iglesia. As? sucedi? hasta 1975, cuando Pablo VI enunci? los principios para discernir y cuidar la aut?ntica piedad popular. Otras veces, olvidando tales principios, se asumen las expresiones religiosas populares como si ellas fuesen siempre y en todo expresi?n genuina y madura de la fe. Otras veces se las fomenta artificialmente, como respuesta a una necesidad del ser humano, y tal vez no sin cierto inter?s econ?mico que huele a simon?a; por ejemplo, elegir un santo patrono ?porque es taquillero?. Y hay otras expresiones de dudoso esp?ritu evang?lico. Por ejemplo: ?las reuniones de sanaci?n, sea Misas o simples reuniones de oraci?n: tienen siempre las se?ales del Esp?ritu Santo, o a veces se mezcla en ellas cierto esp?ritu m?gico???

????????? 8. Un criterio evang?lico cierto para discernir el grado de autenticidad y madurez de tales expresiones religiosas es si en ellas se anuncia el misterio de Cristo muerto y resucitado, y se alienta a los fieles a seguir resueltamente a Jesucristo, asumiendo su misma suerte.??

????????? La expresi?n religiosa en la que el disc?pulo no pasase por la imitaci?n del Maestro muerto y resucitado no ser?a aut?ntica expresi?n de fe cristiana. Quiz? pueda ser un punto de partida, como Jes?s hizo con la fe grosera de los que quer?an coronarlo rey para comer gratis. Pero nunca un punto de llegada. De all? la necesidad de plantearnos si la catequesis y la predicaci?n que hacemos es siempre conforme al Evangelio de Jes?s.?

Mons. Carmelo Juan Giaquinta, arzobispo em?rito de Resistencia?


Publicado por verdenaranja @ 22:49  | Homil?as
 | Enviar