Domingo, 08 de agosto de 2010

Las Quince Promesas de la Virgen Mar?a a quienes recen el Rosario, reveladas?a Santo Domingo y al Beato Alano.

LAS QUINCE PROMESAS

1. Aquellos que recen con enorme?fe el Rosario recibir?n gracias especiales.

2. Prometo mi protecci?n y las gracias mas grandes a aquellos que recen el Rosario.

3. El Rosario es una arma poderosa para no ir al infierno: destruye los vicios, disminuye los pecados y nos defiende de las herej?as.

4. Se otorgar? la virtud y las buenas obras abundar?n, se otorgar? la piedad de Dios para las almas, rescatar? a los corazones de la gente de su amor terrenal y vanidades, y los elevar? en su dedeo por las cosas eternas. Las mismas almas se santificar?n por este medio.

5. El alma que se encomiende a mi en el Rosario no perecer?.

6. Quien rece el Rosario devotamente, y lleve los misterios como testimonio de vida no conocer? la desdicha. Dios no lo castigar? en su justicia, no tendr? una muerte violenta, y si es justo, permanecer? en la gracia de Dios, y tendr? la recompensa de la vida eterna.

7. Aquel que sea verdadero devoto del Rosario no perecer? sin los Sagrados Sacramentos.

8. Aquellos que recen con mucha fe el Santo Rosario en vida y en la hora de su muerte encontrar?n la luz de Dios y la plenitud de su gracia, en la hora de la muerte participar?n en el para?so por los m?ritos de los Santos.

9. Librar? del purgatorio a quienes recen el Rosario devotamente.

10. Los ni?os devotos al Rosario merecer?n un alto grado de Gloria en el cielo.

11. Obtendr?n todo lo que me pidan mediante el Rosario.

12. Aquellos que propaguen mi Rosario ser?n asistidos por m? en sus necesidades.

13. Mi hijo me ha concedido que todo aquel que se encomiende a mi al rezar el Rosario tendr? como intercesores a toda la corte celestial en vida y a la hora de la muerte.

14. Son mis ni?os aquellos que recitan el Rosario, y hermanos y hermanas de mi ?nico hijo, Jesus Cristo.

15. La devoci?n a mi Rosario es una gran se?al de profec?a.


Publicado por verdenaranja @ 21:24  | Espiritualidad
 | Enviar