Martes, 10 de agosto de 2010

ZENIT? publica las palabras que dirigi? el domingo 18 de Julio de 2010 a mediod?a Benedicto XVI al rezar la oraci?n mariana del ?ngelus junto a los peregrinos congregados en el patio de la residencia pontificia de Castel Gandolfo.

Queridos hermanos y hermanas:

Nos encontramos ya en el coraz?n del verano, al menos en el hemisferio boreal. En este tiempo, est?n cerradas las escuelas y se concentra el mayor per?odo de vacaciones. Tambi?n se reducen las actividades pastorales de las parroquias, y yo mismo he suspendido durante un per?odo las audiencias. Es, por tanto, un momento favorable para dar el primer lugar a lo que es efectivamente m?s importante en la vida, es decir, la escucha de la Palabra del Se?or. Nos lo recuerda tambi?n el Evangelio de este domingo, con el c?lebre episodio de la visita de Jes?s a la casa de Marta y Mar?a, narrado por san Lucas (10, 38-42).

Marta y Mar?a son dos hermanas; tienen tambi?n un hermano, L?zaro, que sin embargo en este caso no aparece. Jes?s pasa por su pueblo y, seg?n dice el texto, Mar?a le recibi? en su casa (Cf. 10, 38). Este detalle da a entender que, entre las dos, Marta es la m?s anciana, la que gobierna la casa. De hecho, despu?s de que Jes?s se hab?a instalado, Mar?a se sienta a sus pies y le escucha, mientras que Marta est? totalmente ocupada por los muchos servicios, debidos ciertamente al hu?sped de excepci?n. Parece que estamos viendo la escena: una hermana se mueve ajetreada, y la otra queda como arrobada por la presencia del Maestro y por sus palabras. Despu?s de un rato, Marta, evidentemente resentida, no aguanta m?s y protesta, sintiendo que adem?s tiene el derecho de criticar a Jes?s: "Se?or, ?no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude". ?Marta querr?a incluso dar lecciones al Maestro! Sin embargo, Jes?s, con gran calma, responde: "Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas, y sin embargo, pocas cosas, o m?s bien, una sola es necesaria, Mar?a eligi? la mejor parte, que no le ser? quitada" (10, 41-42). La palabra de Cristo es clar?sima: no desprecia la vida activa, y mucho menos la generosa hospitalidad; pero recuerda el hecho de que la ?nica cosa verdaderamente necesaria es otra: escuchar la Palabra del Se?or; ?y el Se?or en ese momento est? all?, presente en la Persona de Jes?s! Todo lo dem?s pasar? y se nos quitar?, pero la Palabra de Dios es eterna y da sentido a nuestra acci?n cotidiana.

Queridos amigos: como dec?a, esta p?gina de Evangelio es particularmente adecuada para el tiempo de vacaciones, pues recuerda el hecho de que la persona humana ciertamente tiene que trabajar, empe?arse en las ocupaciones dom?sticas y profesionales, pero tiene necesidad ante todo de Dios, que es luz interior de Amor y de Verdad. Sin amor, incluso las actividades m?s importantes pierden su valor, y no dan alegr?a. Sin un significado profundo, todo nuestro actuar se reduce a activismo est?ril y desordenado. Y, ?qui?n nos da el Amor y la Verdad, sino es Jesucristo? Aprendamos, por tanto, hermanos, a ayudarnos los unos a los otros, a colaborar, pero antes incluso a escoger juntos la mejor parte, que es y ser? siempre nuestro bien m?s grande.

[Tras rezar el ?ngelus, el Papa salud? a los peregrinos en varios idiomas. En espa?ol, dijo:]

Saludo a los peregrinos de lengua espa?ola, as? como a los que se unen a esta oraci?n del ?ngelus a trav?s de la radio y la televisi?n. Siguiendo el Evangelio de hoy, invito a todos a ser bien conscientes de que s?lo una cosa es necesaria, Dios mismo, as? como a escuchar y practicar la palabra del Se?or, para que se fortalezca nuestra esperanza y crezca nuestro amor. Que Mar?a nos acompa?e y nos ayude en este camino de fe. Feliz Domingo.

[Traducci?n de original italiano realizada por Jes?s Colina
?Libreria Editrice Vaticana]


Publicado por verdenaranja @ 22:42  | Habla el Papa
 | Enviar