Jueves, 12 de agosto de 2010

Art?culo de monse?or Rub?n Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s (peri?dico diocesano, 18 de julio de 2010). (AICA)

TRISTES NOTICIAS

En estos d?as, los senadores han aprobado el ?matrimonio homosexual? poni?ndolo como equivalente al matrimonio heterosexual. El clima, habi?ndose enrarecido por distintas razones, ha concluido con esta aberraci?n positivista. ?Qui?nes han ganado y qui?nes han perdido?

Pienso que, objetivamente, todos. La sociedad ha perdido. Habiendo ganado una ?batalla? se ha perdido en la verdad y en el juicio, precipit?ndose vertiginosamente en una nueva modalidad, sin precedentes, hacia una ?nueva sociedad?, hacia un camino, superficialmente se dice, de madurez democr?tica, civil, imponiendo el inter?s de una minor?a al de la mayor?a.

Ya veremos las consecuencias. No me gusta ser profeta ni agorero de calamidades, pero si fu?ramos sinceros, reconocer?amos que hemos perdido todos.

Se ha usado un lenguaje muy procaz, grosero y superficial. Se ha planteado el tema como una puja de poderes, como si eso fuera lo m?s importante. Los medios han contribuido parcialmente, con una intencionalidad muy abierta y disolvente.

Nadie se har? cargo de lo que estoy diciendo, pero la realidad lo va a mostrar.

Nadie excluye la opci?n particular de la orientaci?n sexual. Nadie juzga a ninguna persona por su opci?n. Los temas de la herencia y de los servicios sociales, pueden ser garantizados por otras v?as, nadie lo ha negado.

Se ha hipotecado el presente y el futuro de nuestras familias argentinas.

Se ha declarado y se ense?a a los j?venes a que cualquier orientaci?n sexual es lo mismo y se ha eliminado la diferenciaci?n sexual, reduciendo lo natural a la mera experiencia de lo positivo, de lo cultural, de lo relativo.

?Qu? se le va a ense?ar a los peque?os? ?C?mo se los va a educar? Se los ha llevado a una verdadera desprotecci?n. Se ha eliminado el derecho natural del ser hombre y del ser mujer. No quisiera estar en el pellejo de aquellos legisladores que se han dejado presionar y de los otros que se han retirado del recinto, vaya uno a saber las razones?

Se ignor? el derecho natural. Se asumi? como criterio el relativismo. Todo, pero todo, est? permitido democr?ticamente.

Habr? que permitir que un padre se case con su hija. Qu? un t?o se case con su sobrina o mejor a?n, que un t?o se case con su sobrino y que un padre se case con su hijo, para quitar de cuajo toda definici?n y todo impedimento, ya que estos ?discriminan?.

Pobre pa?s, hemos perdido todos.

Se ha endilgado a la Iglesia Cat?lica su responsabilidad de ser oscurantista e inquisidora. No es verdad. La verdad se vive y se ofrece, no se impone. Pero tampoco se la manipula.

Todos hemos perdido.

El buen Dios nos siga iluminando y nos haga vivir estos desaf?os, purific?ndonos y llev?ndonos a vivir de convicciones, de una formaci?n y de una educaci?n, que no deber? dar lugar a ning?n tipo de duda.

El Dios de la esperanza nos seguir? hablando a cada uno y a todos. Por m?s que haya papeles y permisos la verdad no se tapar? jam?s. Para unos, para otros y para todos. Y ning?n sector, incluido nosotros, tiene el monopolio de la verdad. Pero la verdad no es relativa y ella es lo que es. La objetividad es la garant?a del bien obrar.

El Santo Padre Benedicto XVI dice que la promoci?n de la verdad moral en la vida p?blica requiere un esfuerzo constante para fundamentar la ley positiva sobre los principios ?ticos de la ley natural. Referirse a ella fue considerado en el pasado algo evidente, pero la onda del positivismo en la doctrina jur?dica contempor?nea exige una reafirmaci?n de este axioma importante. Los individuos, las comunidades y los estados sin la gu?a de verdades morales objetivas, ser?an ego?stas y sin escr?pulos, y el mundo ser?a un lugar peligroso para vivir (a las autoridades civiles y diplom?ticas, Chipre, 5 de junio de 2010).

Finalizo diciendo con la alegr?a que nos da el Se?or: no tengan miedo, yo he vencido el mundo. Yo estoy con ustedes siempre. Que la Virgen nuestra Se?ora de la Asunci?n nos proteja y nos ayude a vivir como testigos convencidos y con entusiasmo nuestras pr?ximas fiestas patronales diocesanas.??

Mons. Rub?n O. Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s

Avellaneda, 18 de julio de 2010

?


Publicado por verdenaranja @ 22:37  | Hablan los obispos
 | Enviar