Lunes, 23 de agosto de 2010

Homil?a de monse?or Juan Rub?n Mart?nez, obispo de Posadas, para el domingo 19? durante el a?o (8 de agosto de 2010). (AICA)

?NUESTRO SEMINARIO? ?????

?El 4 de agosto pasado celebramos al Santo Cura de Ars. En esa oportunidad rezamos por las vocaciones, ya que nuestro Seminario lo tiene como patrono. Tambi?n rezamos por los p?rrocos y sacerdotes. Fue muy gozoso celebrar la Misa en la capilla del Seminario, con todos ellos. Por esa raz?n este mes de agosto acentuamos la oraci?n por las vocaciones consagradas y sacerdotales. En varias oportunidades me he referido espec?ficamente a las graves necesidades de contar con m?s sacerdotes, porque la misma gente experimenta que ?la cosecha es mucha y los operarios son pocos?.

En esta reflexi?n quiero que profundicemos especialmente sobre el tema de la vocaci?n sacerdotal y consagrada. El Concilio Vaticano II, que se realiz? hace varias d?cadas nos dej? mucho m?s clara las ideas sobre ?quien es quien? en la Iglesia Cat?lica. Que lugar ocupa el laico, los consagrados, los di?conos, el sacerdote en esa Iglesia a la que el Concilio le gusta comparar con el Pueblo de Dios en marcha hacia el Cielo, y los ?curas y monjas? son indispensables para esa marcha y la vida del pueblo de Dios? y nosotros en nuestra Di?cesis de Posadas, no los tenemos en una cantidad ni remotamente suficiente.

Con la creaci?n de la nueva Di?cesis de Ober?, nuestra Di?cesis cuenta con el 50% de la poblaci?n de Misiones, alrededor de 600.000 habitantes, y estos n?meros van en ascenso por el r?pido crecimiento demogr?fico. La Di?cesis cuenta con unos 70 sacerdotes, muchos de ellos de edad muy avanzada. Contando con unos 40 sacerdotes religiosos y 30 del clero diocesano que est?n incardinados. La atenci?n pastoral tiene una proporci?n pr?xima a los 10.000 habitantes por sacerdote. Esto revela la necesidad de acompa?amiento pastoral que experimenta nuestra gente. De hecho necesitar?amos armar nuevas Parroquias sobre todo en Posadas donde se multiplican r?pidamente nuevos barrios.

No dudamos en que Dios sigue llamando entre nuestros j?venes, a algunos de ellos a la vida sacerdotal o consagrada, pero tambi?n es cierto que a?n mucha gente desconoce que significa ser sacerdote o religiosos? Para colmo la televisi?n y otros medios escritos y orales con una especie de militancia anticat?lica o simplemente sensacionalista, no se agotan de distorsionar y confundir, con personajes inventados, o situaciones de incoherencias puntuales de alg?n cura o religiosa, acentuando la incomprensi?n sobre la vida y vocaci?n sacerdotal y consagrada.

Mons. Iriarte que fue el primer Obispo de Reconquista, en una carta pastoral explicaba sencillamente a la gene que era un sacerdote: ??Qu? es un sacerdote? Un hombre cualquiera, un chico, un muchacho, un adulto, a quien en un momento determinado de su vida Dios lo llam? para el sacerdocio. Es decir, para que siguiera la l?nea de Cristo y los Ap?stoles, realizando su tarea de mediador entre Dios y los hombres. Un hombre que se decide totalmente a hacer de puente entre esas dos puntas y para eso conduce al pueblo cristiano, les ense?a y les da los Sacramentos. A menudo o?mos decir que Pedro o Mar?a ?ayudan al cura?. Y no es tan as?. Es el cura quien debe ayudar a todos los pedros y mar?as, a todos los laicos, a vivir su cristianismo y a salvarse. Para eso jug? su vida a tal punto que renuncia a uno de los aspectos m?s ?ntimos y totalizantes del hombre que es el matrimonio y la familia?.

En nuestra Di?cesis damos gracias a Dios por nuestro Seminario ?Santo Cura de Ars? en donde se est?n formando 29 seminaristas, 10 de ellos en la teolog?a. Este a?o en el contexto del ?a?o sacerdotal?, hemos celebrado la ordenaci?n de tres sacerdotes, como los ?primeros exalumnos? de nuestro Seminario. Tambi?n damos gracias a Dios por el cari?o y cercan?a del Pueblo de Dios que quiere y reza por las vocaciones y por el Seminario. Debo confesar que como Obispo me llena de esperanza nuestro Seminario Santo Cura de Ars. Pero debemos seguir acompa?ando todos el tema de las vocaciones porque la cosecha, las capillas, escuelas, hospitales, movimientos, sectores, son muchos y los sacerdotes y consagrados pocos.

?Un saludo cercano y hasta el pr?ximo domingo!

Mons. Juan Rub?n Mart?nez, obispo de Posadas.?


Publicado por verdenaranja @ 22:30  | Homil?as
 | Enviar