Martes, 24 de agosto de 2010

Homil?a de monse?or Miguel Esteban Hesayne, obispo em?rito de Viedma, para el 19? domingo durante el a?o (8 de agosto de 2010). (AICA)

LA MISI?N DE LA IGLESIA??????????????

En Argentina de hoy, en qu? se ha de ocupar la Iglesia? Como en toda ?poca de la historia y en todo lugar de esta tierra, la tarea de la Iglesia por medio de sus m?ltiples y diversas comunidades es anunciar el Evangelio de Jes?s. ?Ella existe para evangelizar?, es su dicha, su vocaci?n, su identidad prosigue Paulo VI en E.N. 1

Fortalecer la democracia por razones de convivencia que es el objetivo de la Iglesia porque el Evangelio de la Paz no puede lograrse sin una sana convivencia. Jes?s muri? para reunir lo disperso, para lograr un tejido social roto por el pecado. (Juan 11,55)

Las Comunidades cristianas no pueden reunirse para honrar a Dios solamente, en el Templo, sin honrar al mismo tiempo, a sus conciudadanos, ofreci?ndoles el servicio de la VERDAD que los har? LIBRES. Para esto, han de tomar conciencia de su vocaci?n de comunidades disc?pulas convocadas para la misi?n de testigos de una convivencia en Paz. Con la Paz que el Se?or Jes?s trajo a la tierra y no con la que pretenden dar quienes buscan sus propios intereses individuales o de sector no respetando la Verdad, la Libertad, la Justicia, el Amor. Y esto en los hechos y no tan solo de palabra. Lamentablemente este doble discurso viene reinando desde hace d?cadas en nuestra sociedad argentina. Por eso, vamos pasando de la ?Argentina secreta? a la ?Argentina del todo vale? a causa del ?mismo nefasto principio de que el fin justifica los medios. Principio que corrompe la m?s elemental convivencia. Como agua de cascada que viene de lo alto y va arrastrando lo que encuentra sac?ndolo de su lugar y creando el caos por donde va la corriente. As? en la sociedad argentina ya no es la Verdad y la Justicia lo que rige el dictamen de las leyes, sino lo que impone el af?n de poder o la ?impunidad o el venderse al mejor postor. Y as? hemos llegado hasta el caos jur?dico social? de la falacia de la igualdad de lo que por naturaleza es diferente.

La Libertad ciudadana ha sido prostituida en una pseudo democracia al resurgir un nuevo caudillaje no de comit?, sino de punteros de una red de clientelismo. La extrema pobreza de millones de argentinos ha sido y es caldo de cultivo de una enmascarada tiran?a de los dirigentes poderosos y temibles, con la criminalidad y drogadicci?n del pobre como consecuencia social.

Cuando una sociedad llega a este punto de decadencia como hemos llegado en la Argentina de hoy, el Amor se transforma en odio tras r?pido proceso de broncas y rebeld?as ante situaciones inhumanas de hombres y mujeres, ancianos, adultos, j?venes y ni?os, sin pan y sin techo, sin educaci?n y salud.

Es posible que dirigentes gubernamentales me reprochen dici?ndome que no me meta en pol?tica y que me encierre en el templo a rezar? Este mismo reproche recibi? nuestro obispo m?rtir Angelelli y hace 34 a?os que fue martirizado por quienes se sintieron molestos por el reclamo de justicia social que les hiciera entonces, y hoy ?seguimos reclam?ndola. Los pobres en la pol?tica de entonces no eran tenidos en cuenta? hoy tan solo son recordados en promesas electorales? Parecer?a exagerado, pero vamos a los ?ltimos eventos populares: en los festejos del Bicentenario en los que los pobres fueron convidados de piedra? Para el Mundial hubo derroche de dinero y para los pobres jubilados no hay dinero. La justicia social para el pobre no se resuelve con medidas de ayuda sino con leyes creando genuinas ?fuentes de trabajo. Es el ?nico camino para erradicar el hambre, el crimen y la droga en cualquier parte del mundo. Se podr?a hacer un elenco de injusticia social en la Argentina; pero, mi intenci?n no es denunciar sino motivar a las comunidades cristianas para que asuman su misi?n de pueblo de Dios al servicio de los dem?s, en forma preferencial para con los m?s necesitados. Para este nuevo ciclo de Homil?as seguir? a S.Pablo en su Carta a los Romanos donde despu?s de exponer las situaciones aberrantes de Roma decadente, ense?a el comportamiento de la Iglesia en un mundo no cristiano ? pagano.-

Miguel Esteban Hesayne, Obispo em?rito de Viedma.?


Publicado por verdenaranja @ 22:40  | Homil?as
 | Enviar