Jueves, 26 de agosto de 2010

Viena (Agencia Fides) ? El 26 de agosto de 2010 se celebra el cent?simo cumplea?os de la Madre Teresa de Calcuta, fundadora de las Misioneras de la Caridad. Mons. Leo M. Maasburg, actual Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Austria (www.missio.at), por muchos a?os fue acompa?ante de viajes, consejero, confesor e int?rprete de la Madre Teresa. Los momentos vividos por ?l al lado de Madre Teresa han sido plasmados en el libro ?Mutter Teresa: Die wunderbaren Geschichten? (Patloch Verlag, M?nchen 2010), que en el a?o jubilar ser? publicado en 10 lenguas.

Mons. Maasburg ha hecho llegar a la Agencia Fides su contribuci?n sobre los aspectos misioneros de la obra de la Madre Teresa:

Madre Teresa de Calcuta es venerada por personas de todas las naciones y religiones como ejemplo a seguir, santa y s?mbolo luminoso del servicio gratuito al pr?jimo. Era una misionera de un amor sin confines: sin confines en su extensi?n geogr?fica, como los ap?stoles enviados por el Se?or; sin confines en su profundidad espiritual, seg?n el mandamiento ?nico y nuevo de Jes?s ?amaos los unos a los otros como yo os he amado?. Madre Teresa vivi? este mandamiento de Jes?s en un modo extraordinariamente aut?ntico y completo haciendo resplandecer la luz de Cristo dondequiera que se encontraba. A trav?s de su ser y su actuar demostr? al mundo qu? significa la misi?n hoy: no predicaba el amor con su palabra sino con su modo de vivir.


Cuando la Madre Teresa envi? a sus monjas a Etiop?a, el r?gimen dictatorial le propuso la delicada pregunta acerca de c?mo pensaba realizar su labor. Su respuesta fue: ?El tierno amor y el cuidado que dedicaremos a los m?s pobres entre los pobres de vuestro pa?s ser?n una prueba del amor de Dios mismo hacia ellos?. La Madre Teresa jam?s criticaba la fe de los dem?s, sino que a trav?s de su ejemplo los atra?a a la suya.
Cualquier cosa que Ella hac?a era ?obra de ?l?, no consideraba ninguna de sus obras un m?rito propio. Ella era ?el l?piz en la mano de Dios. En la mano de un Dios que estaba escribiendo una carta de amor al mundo?.

Su disponibilidad la condujo a una nueva, desconocida, profundidad m?stica y espiritual. En la revelaci?n de Su sed, de Su necesidad de amor (?tengo sed?, Jn 19,28) Jes?s le pide el consenso a Su designio.


El camino hacia la profundidad espiritual para Madre Teresa asumi? un giro inesperado y dram?tico. En una ?noche del alma? que duraba desde hac?a d?cadas, Jes?s le hizo participar en modo m?stico, pero al mismo tiempo muy real, a Su sufrimiento y al abandono de Dios en la cruz (?Dios m?o por qu? me has abandonado?, Mc 15,34). Mientras el orden nuevo fundado por ella se extend?a a todo el mundo, ella, a trav?s de una lejan?a de Dios vivida en modo muy angustioso, experimentaba el dolor de la sed de amor y de un amor que no sent?a correspondido.


Madre Teresa se confi? completamente a la gu?a divina con la fundaci?n en 1948 de las ?Misioneras de la Caridad?, cuyo objetivo era llevar la luz de Jes?s a los m?s pobres entre los pobres en los slums de Calcuta y seguidamente a todos aquellos que sufren por la pobreza material, social y espiritual en todo el mundo.


Se dio cuenta de que el lugar, donde la sed de amor de Jes?s puede ser placada, son los hambrientos, los sedientos, los desnudo y los desamparados ? en una palabra: ?Jes?s vestido como el m?s pobre entre los pobres?, en los slums del mundo y en los slums espirituales en el coraz?n de las personas. As? ella se hizo Misionera de la Caridad, con un compromiso social sin l?mites y con una profundidad espiritual inigualable. Anticipando la globalidad de la igualdad entre pobres y ricos, en esta mujer min?scula se demuestra la misi?n de toda la Iglesia y la vocaci?n de cada hombre, independientemente de la raza y de la religi?n, del color y de la ideolog?a: ?a ser hijos de Dios, creados para amar y para ser amados?. (MS/LM) (Agencia Fides, 24/08/2010)


Publicado por verdenaranja @ 16:23  | Misiones
 | Enviar