Viernes, 27 de agosto de 2010

ZENIT? publica el comentario al Evangelio del pr?ximo domingo, 29 de agosto, XXII del tiempo ordinario (Lucas?14, 1.7-14), redactado por monse?or Jes?s Sanz Montes, ofm, arzobispo de Oviedo, administrador apost?lico de Huesca y de Jaca.

Evangelio del domingo: Observador de apariencias?

??No s?lo se fijaba en los lirios del campo, en los p?jaros del cielo, sino que tambi?n Jes?s era un profundo observador de la conducta humana: los ni?os sencillos y sin doblez, las viudas que dan todo lo que tienen, los pecadores que en el fondo tienen un coraz?n abierto al perd?n y al arrepentimiento... y tambi?n se fijar? el Se?or en los aparentes, en los que van por la vida de reclamo y de etiqueta.

???????????Estaba invitado en casa de uno de los fariseos un s?bado. Tanto ?l como los dem?s, todos se observaban mutuamente en aqu?l convite. ?Qu? vio Jes?s? Que la gente se apuntaba a los primeros puestos, para salir en la foto de sociedad del lugar, para estar en la boca de los otros y sentirse en la pasarela del influjo y del renombre.

???????????Jes?s hablar? siempre de la verdad, y por la verdad morir?, y de la verdad se autodefinir?. Jam?s de la apariencia. Porque la apariencia es siempre una mentira, m?s o menos camuflada, m?s o menos fomentada y querida. Ser lo que en el fondo no se es, dar el pego y el camelo, aparecer tras el truco y la careta, jugar al eterno carnaval. Una persona as?, que vive la vida desde su disfraz particular (importa poco que tal disfraz sea ideol?gico, cultural, econ?mico... o incluso religioso), es una persona vendida a s? mismo, a sus pretensiones; una persona esclava de sus propias cadenas, y por eso inh?bil para la libertad y para la sencillez.

????????????Cuando os inviten a una boda -dec?a el Maestro-, no busques el primer puesto? (Lc 14,8). No s?lo por el soponcio que puede suponer despu?s el que el acomodador te saque de tu podium, y te devuelva a tu cruda realidad, sino porque quien tiene pretensiones indebidas, quien va de "trepa" y de capta-portadas, es dif?cil que comprenda su dignidad, y la de los dem?s, cuando tan ocupado anda en su apariencia.

??????????? San Francisco lo dir? con su proverbial sencillez: ?Somos lo que somos ante Dios, y nada m?s? (Admonici?n 19). S?lo quien ha experimentado la libertad de ser y de querer ser lo que somos ante los ojos de Dios, s?lo ?se puede entender a Jes?s. Son los ojos del Se?or los que nos gu?an en la senda verdadera, los que nos mueven a reemprender el camino siempre que nos cansamos de andar, los que nos desv?an cuando se tuercen nuestros pasos, los que se hacen luz y gracia para caminar. Los ojos de los dem?s tantas veces ven poco, o ven mal, turbiamente quiz?s. Los ojos de Dios, no enga?an nunca, no humillan nunca, alumbran sin deslumbrar. Feliz el que vive as?, sencillamente, porque experimentar? lo que es vivir en la paz, en la libertad, sin ansias devoradoras, sin poses hip?critas, sin trucos ficticios... siendo ante uno mismo y ante los otros, lo que somos ante Dios.


Publicado por verdenaranja @ 22:58
 | Enviar