Viernes, 03 de septiembre de 2010

Mensaje de monse?or Marcelino Palentini, obispo de Jujuy en la celebraci?n del aniversario del ?xodo Juje?o (23 de agosto de 2010). (AICA)

CELEBRACI?N DEL ?XODO JUJE?O

Queridos Hermanos:

El recordado Juan Pablo II nos dec?a al comienzo del nuevo milenio:

?Hay que recordar el pasado con gratitud
Vivir con entusiasmo el presente
Y construir con ilusi?n el futuro?.

Estoy convencido que al celebrar este nuevo aniversario del ?xodo juje?o tenemos en nosotros estos mismos sentimientos que debe cobijar en su coraz?n toda persona de bien:

Estamos agradecidos por el hero?smo, la capacidad de entrega de nuestros antepasados: Han arriesgado todo en pos del bien de toda la Patria que se iba gestando. Han renunciado a sus bienes materiales porque estaban convencidos que la libertad, la unidad de la Patria val?a m?s que cualquier bien personal. Tuvieron la capacidad de obedecer a una orden del Gral. Belgrano que seguramente al comienzo les debe haber hecho dudar, pero que luego supieron valorar y que ahora todos exaltan.

Para los grandes momentos de la historia hace falta tener confianza, generosidad, coraje. En el fondo ?hay que ponerse en las manos de Dios?, como decimos habitualmente los que tenemos fe, sabiendo que Dios tiene sus tiempos y sus caminos, pero que tambi?n pide nuestro esfuerzo y generosa respuesta a sus inspiraciones.

Les hab?a sucedido lo mismo a los hebreos esclavos en Egipto: so?aban la tierra prometida, pero para eso ten?an que arriesgar dej?ndolo todo y ponerse en camino junto con Mois?s que, inspirado por Dios y d?cil a su voz, los iba guiando por el Mar Rojo y el desierto en ese primer ?xodo.

Somos conscientes que los grandes acontecimientos de la historia son constructivos cuando son fruto de una atenta escucha de Dios y de una gran generosidad como respuesta a su Palabra que nos inspira para el hero?smo.

Nuestro Jujuy, como nuestro Pa?s, la Argentina, siempre se ha destacado a lo largo de la historia por su religiosidad, su confianza en el Se?or, su devoci?n mariana. El mismo Belgrano aqu? en Jujuy confi? sus proyectos a la Virgen.? A ella se consagr?, a ella le rez? antes de cada decisi?n importante en su vida. Su fe se manifestaba en la participaci?n activa de la santa misa en el rezo diario del santo Rosario, en la invitaci?n a sus soldados a rezar para poner sus vidas en las manos del Se?or y en su Legado pide que los alumnos de las escuelas recen el rosario y participen todas las semanas de la santa misa...

Hoy tambi?n vivimos momentos decisivos en nuestra historia, tenemos que proyectar nuevos ??xodos?: salir de nuestro ego?smo, de nuestra indiferencia y apat?a, de nuestro materialismo para jugarnos por el bien com?n, para llegar a una verdadera comunidad de hermanos donde todos luchamos juntos para una Patria m?s justa, m?s equitativa, m?s solidaria, donde? no se destruyan las personas con la droga, la violencia, la indiferencia, sino donde todos nos preguntemos: ??qu? podemos hacer por los dem?s??

Necesitamos una pol?tica de estado que piense con seriedad en el futuro de todos los ciudadanos con el compromiso personal de cada uno; donde no se busca el propio inter?s por medio de arreglos ego?stas para ?sacar la propia ventajita?, sino donde el primer proyecto es el bien de cada ciudadano porque lo reconocemos nuestro hermano en Cristo.

Esto lo podemos hacer verdaderamente s?lo si reafirmamos nuestra fe en Dios Padre que nos ama a todos por igual; si lo honramos no de palabra sino con las obras; si nos dejamos encontrar por Jes?s que nos ense?a a amarnos hasta dar la vida el uno por el otro; si le rezamos a Mar?a para aprender de ella a ser humildes servidores de Dios y de los hombres.

El ?xodo nos vuelve a desafiar en el presente para que sepamos abrirnos con esperanza al futuro.

Nuestros pr?ceres nos lo han ense?ado: su fe se manifestaba en un estilo de vida: confianza, generosidad, comuni?n, entrega, capacidad de lucha para superarse.

Que el Se?or nos ilumine hoy tambi?n para? decirle un nuevo si a los gestos heroicos que nos pide para salir de la pobreza, de las divisiones, de? las rivalidades y llegar a la patria prometida del bienestar para todos, de la unidad y sobre todo de la paz social que ?l nos vuelve a ofrecer si lo ponemos en el centro de nuestra v?a personal y social.?

Mons. Marcelino Palentini, obispo de Jujuy?


Publicado por verdenaranja @ 11:35  | Hablan los obispos
 | Enviar