S?bado, 04 de septiembre de 2010

Homil?a de monse?or Carmelo Juan Giaquinta, arzobispo em?rito de Resistencia, para el domingo 21? durante el a?o (22 agosto 2010). (AICA)

?EL SE?OR CORRIGE AL QUE AMA? ????????

Lc 13,22-30?

I. ?MIENTRAS SE DIRIG?A A JERUSAL?N??

1. A partir de la transfiguraci?n, San Lucas redacta su Evangelio como un largo camino de Jes?s desde Galilea a Jerusal?n, donde morir? y resucitar?: ?Se encamin? decididamente hacia Jerusal?n? (Lc 9,51). Y en ?l intercala sus ense?anzas y milagros. Este camino es un s?mbolo del largo camino espiritual que hemos de hacer en pos de ?l, para llegar a ser verdaderos disc?pulos.

?II. ?LUCHEN PARA ENTRAR POR LA PUERTA ESTRECHA?

2. En el Evangelio de hoy, se presenta un hombre religioso, pero m?s curioso de la religi?n que religioso de veras: ?Mientras se dirig?a a Jerusal?n, una persona le pregunt?: ?Se?or, ?es verdad que son pocos los que se salvan??? (Lc 13,23). Jes?s, que tiene muy claro el norte del camino, y quiere que nosotros apuntemos hacia ?l, no responde a la curiosidad. Y con su respuesta, reorienta la cuesti?n hacia la verdadera religi?n: ?Luchen para entrar por la puerta estrecha, porque les aseguro que muchos querr?n entrar y no lo conseguir?n? (v. 24).

La respuesta no es abstracta. Va dirigida al curioso de la religi?n y a todos los que son como ?l, entre los cuales podr?amos estar nosotros: ?En cuanto el due?o de casa se levante y cierre la puerta, ustedes, desde afuera, se pondr?n a golpear la puerta, diciendo: ?Se?or, ?brenos?. Y ?l les responder?: ?No s? de donde son ustedes?? (v. 25).

?3. ?Luchen para entrar?: es lo que dice el texto griego, m?s expresivo que el ?traten de entrar? de la traducci?n argentina, muy buena por lo dem?s. Es preciso luchar, esforzarse por desechar todo lo que nos distraiga de entrar por la puerta del Evangelio.

De ?sta, Jes?s dice que es ?estrecha?. La califica as? en relaci?n a la puerta del mal, que es muy ancha, pues existen innumerables maneras de realizarlo. El bien, en cambio, si bien puede ser practicado con acciones muy diversas, tiene una sola manera de ser hecho. Por ello Jes?s, en el Serm?n del Monte, dijo: ?Entren por la puerta estrecha, porque es ancha la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdici?n, y son muchos los que van por ?l. Pero es angosta la puerta y estrecho el camino que lleva a la Vida, y son pocos los que lo encuentran? (Mt 7,13-14).

III. ?YO SOY LA PUERTA?

?4. El evangelista Juan complementa la ense?anza sobre la puerta, con la par?bola del corral de las ovejas que tiene una puerta, que es Jes?s: ?Yo soy la puerta de las ovejas? El que entra por m? se salvar?; podr? entrar y salir, y encontrar? su alimento? (Jn 10,7.9). Esta puerta es la m?s ancha y c?moda de todas. Todo el que le cree de veras a Jes?s, lo ama y pone en pr?ctica su palabra: entrar? y gozar? con ?l. En cambio, por m?s que conozca de religi?n, y participe de actos religiosos, si no le creyese de veras a Jes?s y no practicase su Evangelio, ese no entrar?: ?Entonces ustedes comenzar?n a decir: ?Hemos comido y bebido contigo, y t? ense?aste en nuestras plazas?. Pero ?l les dir?: ?No s? de d?nde son ustedes: ?ap?rtense de m? todos los que hacen el mal!?? (Lc 13,26-27).?

IV. ?HAY ALG?N HIJO QUE NO SEA CORREGIDO POR SU PADRE???

5. La segunda lectura de hoy est? tomada de la carta a los Hebreos. Un escrito a primera vista dif?cil, pero f?cil de comprender mediante la lectura atenta. Se trata de una comunidad con un pasado glorioso: ?Recuerden los primeros tiempos, apenas hab?an sido iluminados (bautizados) y ya tuvieron que soportar un rudo y doloroso combate? Ustedes compartieron los sufrimientos de los que estaban en la c?rcel y aceptaron con alegr?a que los despojaran de sus bienes? (Hb 10,32.34). Pero ahora se encuentra acobardada y se distrae en cuestiones secundarias: los ?ngeles y el culto del Templo, que la hacen olvidar de Jesucristo. Por lo mismo, algunos comienzan a abandonar la reuni?n fraterna y no celebran la Eucarist?a. A esta comunidad se dirige la exhortaci?n que leemos hoy: ?Si ustedes tienen que sufrir es para su correcci?n, porque Dios los trata como a hijos. ?Hay alg?n hijo que no sea corregido por su padre?? (12,7).?

VI. JESUCRISTO LLAMA HOY A SU IGLESIA A LA CONVERSI?N?

6. La comunidad de los Hebreos y el hombre curioso: son s?mbolos del cristiano y de la Iglesia contempor?nea. Distra?dos en miles de cosas, pero olvidados de lo esencial, que es Jesucristo y su Evangelio, la Iglesia est? sufriendo contradicciones de todo tipo. Unas provienen de adentro: la conducta anti-evang?lica de algunos de sus hijos, la rebeld?a de algunos cl?rigos, la laxitud espiritual de muchos de nosotros los consagrados, el descuido de la predicaci?n y de la catequesis. Otras provienen de afuera: los medios, que todo lo confunden; pol?ticas antihumanas, como la de haber despojado al matrimonio entre el var?n y la mujer de su caracter?stica m?s propia y exclusiva; etc. Pero en todo eso est? Dios que llama a la Iglesia a la conversi?n: ??Hijo m?o, no desprecies la correcci?n del Se?or? Porque el Se?or corrige al que ama? (vv.5-6).

7. ?Escucharemos esta voz del Se?or? ?O la desoiremos como deso?mos en gran medida el llamado a la conversi?n que Jesucristo nos dirigi? en el Concilio???

Mons. Carmelo Juan Giaquinta, arzobispo em?rito de Resistencia?


Publicado por verdenaranja @ 22:51  | Homil?as
 | Enviar