Lunes, 06 de septiembre de 2010

Lectio divina para el domingo 21 del Tiempo Ordinario? - C, ofrecida por la Delgaci?n Diocesana de Liturgia de la Di?cesis de Tenerife.?

LECTURA:??????????? ?Lucas 13, 22‑30?

En aquel tiempo, Jes?s, de camino hacia Jerusal?n, recorr?a ciudades y aldeas ense?ando.? Uno le pregunt?: ?Se?or, ?ser?n pocos los que se salven?? Jes?s les dijo: ?Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentar?n entrar y no podr?n. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedar?is fuera y llamar?is a la puerta, diciendo: "Se?or, ?brenos"; y ?l os replicar?: "No s? qui?nes sois."?

Entonces comenzar?is a decir. "Hemos comido y bebido contigo, y t? has ense?ado en nuestras plazas."? Pero ?l os replicar?: "No s? qui?nes sois. Alejaos de m?, malvados."?

Entonces ser? el llanto y el rechinar de dientes, cuando ve?is a Abrah?n, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros os ve?is echados fuera. Y vendr?n de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentar?n a la mesa en el reino de Dios.?

Mirad: hay ?ltimos que ser?n primeros, y primeros que ser?n ?ltimos.?

MEDITACI?N:???????????? ?La puerta estrecha?

??????????? No nos suena bien eso de la puerta estrecha, como si tuviese que ser especialmente complicado dar contigo, y no es eso. Pero como de lo que se trata es de poner ejemplos que den a entender algo, es un buen ejemplo, pero hay que tener cuidado. La puerta estrecha no significa que haya que pasar apreturas, que haya que estrujarse la vida y los sentimientos para dar con esa meta feliz, ni mucho menos. Y si por puerta ancha entendemos lo f?cil, lo c?modo, lo superficial, lo banal, la negaci?n de todo esfuerzo, la incapacidad para el compromiso serio, para la solidaridad, para la convivencia, para generar paz, vida, alegr?a, para salir de uno mismo y pensar en algo que no sea ?yo?, ciertamente la puerta del amor, de la paz, de la vida, del gozo compartido? encajar? en el ejemplo de la puerta estrecha; pero, bendita puerta por la que, si queremos, cabemos todos, podemos pasar todos, con toda la comodidad del mundo, hasta a lo ancho si vamos de la mano.

??????????? Y as? nos invitas a tener cuidado porque por esa puerta, aparentemente estrecha, entran m?s de los que no pensamos, y por la ancha igual, por eso nos podemos llevar sorpresas y descubrir al final, que muchos que no cre?amos que pudiesen pasar, resulta que est?n en los primeros puestos, y quienes m?s l?gico nos parec?a que lo hiciesen, ni les veamos aparecer.

??????????? En fin, todo es un lenguaje simb?lico para llamarme a tomar en serio la respuesta de mi vida. Para saber que ni contigo, ni con el hombre, se juega, en el sentido peyorativo de la palabra. Que las puertas y los caminos est?n en mi coraz?n, pero marcan con claridad mis opciones y mis respuestas. Y que la vida, mi vida, no es producto de la inercia, sino de una realidad esencial que me llamas a construir, con esfuerzo y con ilusi?n.

ORACI?N:??????????????? ?La riqueza de tu opci?n?

??????????? Se?or, dame valor para descubrir la riqueza de tu opci?n y de tu llamada. Perm?teme descubrir la riqueza del horizonte humano que me abres, de las posibilidades de vida y de dignidad que aportas en toda la existencia, que requiere, eso s?, mi colaboraci?n, mi entrega y donaci?n, y con ella mi esfuerzo, a veces, mi sacrificio, para bien m?o y de muchos.

??????????? Da luz al coraz?n humano para que descubra su grandeza y no tenga miedo de superar la barrera de lo f?cil y de lo c?modo. El ser humano es capaz de m?s y parece que lo queremos inutilizar. Est? desarrollando su cerebro y sus manos, pero no, tal vez, su coraz?n, y ?se, a la hora de la verdad es el m?s importante. Ay?danos, Se?or.

CONTEMPLACI?N:??????????????? ?Infinitos dinteles?

Eres mi eterno hu?sped
desconocido,
paseando continuamente
entre los entresijos
de mis deseos
y mis fracasos.

Presencia callada
que me ofrece su calor,
su gozo y su paz
y que a duras penas
s? escuchar y acoger.

Mientras ans?o tu presencia
que late clavada en m?,
ni siquiera soy capaz
de saber que te he encontrado,
que eres t? quien me susurra
las pocas palabras de amor
que fluyen de mi interior
dislocado e inquieto.

Y as? me abres tu puerta
de infinitos dinteles,
como la vida misma
que por ella pasa,
hasta hacerse inmensa
y luminosa
porque la atraviesas
primero t?.


Publicado por verdenaranja @ 22:33  | Liturgia
 | Enviar