S?bado, 11 de septiembre de 2010

Texto del micro radial de monse?or Jos? Mar?a Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, emitido por LT 9 (28 de agosto de 2010). (AICA)

MES DE LA BIBLIA

En honor a San Jer?nimo al mes de Septiembre se lo llama el Mes de la Biblia. Recordemos que San Jer?nimo, que muri? el 30 de septiembre del a?o 420, fue el primer traductor de la Biblia de los textos originales, en hebreo y griego, a la lengua popular de entonces que era el lat?n, a este texto de lo conoce con el nombre de la Vulgata. Este a?o el lema que la Campa?a B?blica Nacional nos propone es: ?Tu Palabra nos da Vida. La esperanza del Pueblo amado por Dios?. Este lema presenta una riqueza que nos ayuda a reflexionar. La Biblia es un libro de Vida y de Esperanza porque da sentido, sana e ilumina la vida y el futuro del hombre. Ella nos pone contacto con la Palabra de Dios, que es la expresi?n permanente del amor de Dios que no abandona a sus hijos. Esta certeza, que se hace oraci?n en la voz del salmista, es fuente de confianza para el creyente al decir: ?Se?or, no abandones la obra de tus manos? (Sal. 138). La oraci?n b?blica nos pone en contacto con Dios como creador y providente.

La Biblia, por ser el testimonio de la obra de Dios, no es un libro m?s. Creo que es importante para comprenderla y vivir su mensaje, descubrirnos como parte y destinatarios de este camino de Dios. No somos espectadores de una historia que leemos y que nos puede edificar, sino parte integrante de esa misma obra de Dios. Este es el comienzo de una lectura de fe. La mejor interpretaci?n de la Palabra de Dios, por otra parte, la encontramos en la misma Biblia sobretodo, como vimos, en los textos de oraci?n. Es un libro, dec?a el lema, de Vida y de Esperanza. Escuchamos, a veces, que lo religioso es algo que limita o impone cargas, parecer?a, seg?n estas opiniones, que la alegr?a y la libertad est?n al margen de una vida religiosa. Todo lo contrario. Es precisamente el encuentro con la verdad de lo que somos, lo que nos hace libres y nos permite dar un sentido personal a nuestra vida. Esta es la primera certeza que nos da la Biblia, no somos algo sino alguien, y tenemos la posibilidad de un encuentro personal con Dios. Esto es motivo de gozo para el salmista, que lo hace oraci?n: ?Tu Palabra, Se?or, es la verdad y la luz de mis ojos? (Sal. 18).

Jesucristo, en qui?n alcanza su plenitud este plan creador y providente de Dios, se nos presenta como Vida Plena que da sentido y transforma la vida del hombre: ?Para esto he venido, nos dice, para que tengan vida y la tengan en abundancia? (Jn. 10, 10). El ansia de vida, felicidad y plenitud es propia de la condici?n humana, dir?a que es un derecho que tiene todo hombre en cuanto ser espiritual. Qu? importante para el hombre es saber que esto es posible, que no es una utop?a sino una realidad. Aqu? aparece la fuerza de la esperanza cristiana, que tiene en Jesucristo su camino, contenido y garant?a. Aquella Palabra de Vida es la que se convierte en Jesucristo en Esperanza del Pueblo, que se sabe amado por Dios. Espero que este Mes de la Biblia nos sirva para descubrir e involucrarnos en esta historia de amor que tiene su origen en Dios y en nosotros sus destinatarios. Los invito a acercarse a sus parroquias donde podr?n encontrar el material necesario para vivir este Mes de la Biblia.

Reciban de su Obispo, junto a mi afecto y oraci?n, mi bendici?n en el Se?or Jes?s y Mar?a Sant?sima, Nuestra Madre de Guadalupe.?

Mons. Jos? Mar?a Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz?


Publicado por verdenaranja @ 22:57  | Hablan los obispos
 | Enviar