Martes, 14 de septiembre de 2010

Reflexi?n de monse?or Rub?n Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s para el programa radial "Compartiendo el Evangelio", para el 23? domingo durante el a?o (5 de septiembre de 2010). (AICA)

?EL QUE NO RENUNCIA A TODOS SUS BIENES, NO PUEDE SER MI DISC?PULO?

Para recordar: el mi?rcoles 8, Natividad de la Virgen Mar?a; celebramos la Jornada de la Vida Consagrada. Desde este espacio rezamos por todas las religiosas y religiosos, por toda la vida consagrada para que, siguiendo el ejemplo de la Virgen, todos puedan seguir diciendo SI al Se?or.

El pr?ximo domingo, 12 de septiembre, se realizar? la Colecta Nacional ?M?s por menos?; que nuestros aportes a la misma sean significativos ya que contribuir?n a las necesidades de los hermanos a?n m?s pobres que nosotros.?

Evangelio seg?n San Lucas 14, 25-33 (ciclo C)

Es un texto simple pero que nos dice algo muy importante: el disc?pulo tiene que seguir al maestro. Nosotros tenemos que seguir a Cristo por fe, por lo que nos dice el Evangelio y por lo que nos dice la Iglesia.

Este seguimiento, que es realizar la voluntad de Dios, se tiene que hacer por convencimiento, por persuasi?n, no por obligaci?n ni imposici?n; es la suavidad con la que Dios se nos comunica para poder entender el Amor de Dios y lo que significa seguirlo a ?l.

Cuanto uno m?s ame a Dios, va amar m?s a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos. El Amor de Dios no es competitivo con otros amores, pero es el centro de lo que significa el verdadero amor que nos humaniza y nos ubica ante todas las realidades.

En segundo lugar, el disc?pulo debe cargar la cruz, como la llev? el Maestro, y renunciar a muchas cosas.

A veces algunos acusan a la Iglesia, al cristianismo, de vivir siempre ?haciendo gala? de renunciar. Es importante la renuncia, porque ella significa poder ser m?s, poder seguirlo y educarnos en lo que ello significa.

Doy un ejemplo: hoy en d?a la sociedad no nos ayuda a pensar; muchas de las cosas que nos transmiten, o se nos comunican por televisi?n, o por el medio que sea, no tienen sentido para nada, o sea sentido cero; ?y la gente a veces se conforma con eso y consume el no tener sentido de nada!, ?consume ?para re?rse? o ?para pasarla bien?!, ?pero pierde el sentido!

Una de las grandes tragedias de este tiempo, es perder el sentido de las cosas: el sentido de la vida, de la familia, de lo personal, de los otros, del amor, de la belleza, de la pol?tica, de lo social, del bien com?n, ?el sentido de las responsabilidades!

Tenemos que seguir buscando, seguir pensando y seguir haciendo d?cilmente la voluntad de Dios. ?Tenemos que volver a educarnos! ?Nos falta el sentido de la educaci?n! ?Nos falta encausar nuestra vida, de nuevo, en aquello que es fundamental!

Tenemos que ser disc?pulos y fieles al Maestro. Lo propio del Maestro es su paciencia; lo propio del disc?pulo es su apertura, fidelidad y docilidad.

Hoy es necesario volver a aprender en lo propio, en lo personal, en lo humano, en lo fraternal, en lo social, en lo eclesial, que busquemos y cumplamos la voluntad de Dios para ser m?s libres y producir mucho m?s. Que podamos amar a Dios amando a cada uno de nuestros hermanos

Les dejo mi bendici?n: en el Nombre del Padre, del Hijo y del Esp?ritu Santo. Am?n.?

Mons. Rub?n Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s?


Publicado por verdenaranja @ 22:34  | Hablan los obispos
 | Enviar