S?bado, 18 de septiembre de 2010

Homil?a de monse?or Miguel Esteban Hesayne, obispo em?rito de Viedma, para el domingo 5 de septiembre de 2010. (AICA)

COMPROMISO CRISTIANO EN POL?TICA

El Concilio Vaticano II denunci? un solo pecado: el dualismo de la Fe y la vida. Es la incoherencia de llamarse cristiano y hasta de participar en ceremonias religiosas y concurrir a la Misa Dominical y luego pensar y obrar sin tener en cuenta el proyecto de Dios sobe la vida de cada persona. Esto acontece, principalmente, cuando se trata de la Pol?tica. M?s de uno pensar? que es un tema reiterativo.

Ciertamente lo es. Sin embargo, sigue vigente? la urgencia de tratarlo.

Si el Papa P?o XI, hace casi cien a?os, ha afirmado que el quehacer pol?tico, en el cristiano, es un supremo acto de caridad cristiana, ?c?mo es que sigue, todav?a, en los bautizados cat?licos la indiferencia al compromiso pol?tico? M?s a?n, existe una mayor?a cat?lica que piensa que la pol?tica es sucia. Y no pocos que entienden que ?hacer pol?tica? significa buscar su propio inter?s o el ?acomodo? o tener la suficiente habilidad para ganarse votos a su favor.?

Es preciso, entonces, proseguir una constante mentalizaci?n en las comunidades cristianas sobre el valor humano- cristiano del quehacer pol?tico como lo viene haciendo el Magisterio ?de la Iglesia Cat?lica.

Por eso, P?o XII adem?s de numerosas recomendaciones sobre el compromiso pol?tico en sus alocuciones, trata el tema nada menos que en una Enc?clica sobre la Democracia. Y Paulo VI sorprende con la admirable Enc?clica Populorum Progresio y otros l?cidos documentos de su pontificado cuya motivaci?n abierta al compromiso del laicado cristiano a la actividad pol?tica queda expl?cita para ?la evangelizaci?n del mundo moderno. As? es claro y terminante el n? 70 E.N. citado, m?s de una vez, en estas Homil?as:? Su tarea primera e inmediata- refiri?ndose al laicado cristiano- no es la instituci?n y desarrollo de la comunidad eclesial-esa es funci?n espec?fica de los Pastores- sino el poner en pr?ctica todas las posibilidades cristianas y evang?licas, escondidas pero activas en las cosas del mundo. El campo propio de su actividad evangelizadora, es el mundo vasto y complejo? de la pol?tica??

Juan Pablo II ha dedicado al tema social pol?tico tres Enc?clicas y numerosas referencias al compromiso pol?tico en sus Discursos y Catequesis.

Actualmente y en forma reiterativa Bendicto XVI recuerda la misi?n cristiana de laicas y laicos coherentes con la Fe Cristiana en siguientes t?rminos:

"Corresponde a los fieles laicos -dijo- mostrar concretamente en la vida personal y familiar, en la vida social, cultural y pol?tica, que la fe permite leer en modo nuevo y profundo la realidad y transformarla".

"Los fieles laicos deben participar activamente en la vida pol?tica, de manera siempre coherente con las ense?anzas de la Iglesia, compartiendo razones bien fundadas y grandes ideales en el proceso democr?tico y en la b?squeda de un consenso amplio con todos los que se preocupan de la defensa de la vida y de la libertad, la custodia de la verdad y del bien de la familia, la solidaridad con los necesitados y la b?squeda necesaria del bien com?n. Se necesitan pol?ticos aut?nticamente cristianos, pero sobre todo fieles laicos que sean testigos de Cristo y del Evangelio en la comunidad civil y pol?tica. Esta exigencia debe estar claramente presente en los programas educativos de las comunidades eclesiales y requiere nuevas formas de acompa?amiento y apoyo por parte de los pastores. La pertenencia de los cristianos a las asociaciones de fieles, a los movimientos eclesiales y nuevas comunidades, puede ser una buena escuela para estos disc?pulos y testigos, sostenidos por la riqueza carism?tica, comunitaria, educativa y misionera de estas realidades".[1]

Seg?n el Magisterio de la Iglesia Cat?lica, los Pastores han de formar al laicado en los valores pol?ticos humanos-cristianos? y los laicos los han de poner? en pr?ctica desde ?saber votar? de acuerdo al Evangelio de Jes?s? hasta ejercer la funci?n pol?tica como servicio de?Caridad Cristiana?. Es decir ser testigos del Amor.?

Mons. Miguel Esteban Hesayne, obispo em?rito de Viedma


Nota:
[1] Discurso de Benedicto XVI al Pontificio Consejo para los Laicos? Roma 21.05.2010?


Publicado por verdenaranja @ 22:34  | Homil?as
 | Enviar