Jueves, 23 de septiembre de 2010

Reflexi?n de Jos? Antonio Pagola para el evangelio del domingo veintis?is del Tiempo Ordinario - C, ofrecida por la Delegaci?n Diocesana de Ense?anza de la Di?cesis de Tenerife.

NO IGNORAR AL QUE SUFRE?????????????

???????? El contraste entre los dos protagonistas de la par?bola es tr?gico. El rico se viste de p?rpura y de lino. Toda su vida es lujo y ostentaci?n. S?lo piensa en ?banquetear espl?ndidamente cada d?a?. Este rico no tiene nombre pues no tiene identidad. No es nadie. Su vida vac?a de compasi?n es un fracaso. No se puede vivir s?lo para banquetear.

???????? Echado en el portal de su mansi?n yace un mendigo hambriento, cubierto de llagas. Nadie le ayuda. S?lo unos perros se le acercan a lamer sus heridas. No posee nada, pero tiene un nombre portador de esperanza. Se llama ?L?zaro? o ?Eliezer?, que significa ?Mi Dios es ayuda?.

???????? Su suerte cambia radicalmente en el momento de la muerte. El rico es enterrado, seguramente con toda solemnidad, pero es llevado al ?Hades? o ?reino de los muertos?. Tambi?n muere L?zaro. Nada se dice de rito funerario alguno, pero ?los ?ngeles lo llevan al seno de Abrah?n?. Con im?genes populares de su tiempo, Jes?s recuerda que Dios tiene la ?ltima palabra sobre ricos y pobres.

???????? Al rico no se le juzga por explotador. No se dice que es un imp?o alejado de la Alianza. Simplemente, ha disfrutado de su riqueza ignorando al pobre. Lo ten?a all? mismo, pero no lo ha visto. Estaba en el portal de su mansi?n, pero no se ha acercado a ?l. Lo ha excluido de su vida. Su pecado es la indiferencia.

???????? Seg?n los observadores, est? creciendo en nuestra sociedad la apat?a o falta de sensibilidad ante el sufrimiento ajeno. Evitamos de mil formas el contacto directo con las personas que sufren. Poco a poco, nos vamos haciendo cada vez m?s incapaces para percibir su aflicci?n.

???????? La presencia de un ni?o mendigo en nuestro camino nos molesta. El encuentro con un amigo, enfermo terminal, nos turba. No sabemos qu? hacer ni qu? decir. Es mejor tomar distancia. Volver cuanto antes a nuestras ocupaciones. No dejarnos afectar.

???????? Si el sufrimiento se produce lejos es m?s f?cil. Hemos aprendido a reducir el hambre, la miseria o la enfermedad a datos, n?meros y estad?sticas que nos informan de la realidad sin apenas tocar nuestro coraz?n. Tambi?n sabemos contemplar sufrimientos horribles en el televisor, pero, trav?s de la pantalla, el sufrimiento siempre es m?s irreal y menos terrible. Cuando el sufrimiento afecta a alguien m?s pr?ximo a nosotros, no esforzamos de mil maneras por anestesiar nuestro coraz?n.

???????? ?Quien sigue a Jes?s se va haciendo m?s sensible al sufrimiento de quienes encuentra en su camino. Se acerca al necesitado y, si est? en sus manos, trata de aliviar su situaci?n.?

Jos? Antonio Pagola?

Red evangelizadora BUENAS NOTICIAS
?26 de septiembre de 2010
26 Tiempo ordinario (C)


Publicado por verdenaranja @ 17:13  | Espiritualidad
 | Enviar