Jueves, 23 de septiembre de 2010

ZENIT?? publica el mensaje que ha escrito monse?or Francisco Gil Hell?n, arzobispo de Burgos, en preparaci?n de la beatificaci?n de John Henry Newman durante el viaje que Benedicto XVI realizar? del 16 al 19 de setiembre a Gran Breta?a.?

John Henry Newman, intelectual, sacerdote y santo

El?pr?ximo 19 de septiembre, el Papa Benedicto XVI beatificar? a John Henry Newman, m?s conocido como "el Cardenal Newman", en el aeropuerto de Londres. Se trata de un acto de enorme calado y proyecci?n, porque as? hay que calificar tanto el hecho de que sea el Papa de Roma quien acuda a beatificar a un ex miembro de la Iglesia anglicana, precisamente en el coraz?n de esa misma Iglesia, como el que pueda hacerlo sin que se conmuevan los cimientos de la Iglesia de Inglaterra, en la que la Reina es su Jefe Supremo. No es, pues, de extra?ar que el acto haya suscitado un inusitado inter?s y sea cubierto por una nube de periodistas.

?Qui?n era Newman? Newman fue un ingl?s nacido en Londres, cuyo padre era banquero y su madre pertenec?a a una familia de fabricantes de papel. A los siete a?os fue enviado a una escuela privada, donde se distingui? por su inteligencia y buena conducta. Pronto comenz? a leer la Biblia, por la que se sinti? no s?lo atra?do sino subyugado. M?s adelante realiz? los estudios universitarios, en los cuales volvi? a sobresalir. Pero no se encerr? en lo estrictamente acad?mico, pues represent? obras de teatro en lat?n, tocaba el viol?n, gan? premios de oratoria y edit? publicaciones peri?dicas.

El a?o 1816 tuvo una influencia decisiva en su vida. El banco de su padre dio en quiebra, como consecuencia de las guerras napole?nicas, y ?l mismo contrajo una grave enfermedad, que, a la larga, ser?a una de las tres enfermedades que ?l calificar?a luego como ?providenciales'. Adem?s, tuvo una conversi?n religiosa, en cuanto que su fe deriv? hacia posiciones evang?licas y calvinistas, llegando a sostener que el Papa era el Anticristo. A?os m?s tarde, en 1824, fue ordenado presb?tero de la Iglesia de Inglaterra. Por esa ?poca se convirti? en p?rroco de St. Clement, en Oxford, donde permaneci? dos a?os, aunque sacando tiempo para publicar importantes y densos art?culos.

A finales de 1827, Newman sufre una especie de colapso nervioso, provocado por el exceso de trabajo y los problemas financieros de la familia, a lo que se uni? la muerte repentina de su hermana menor. Poco despu?s, en las vacaciones de 1928, comenz? a leer sistem?ticamente las obras de los Padres de la Iglesia.

Entr? en el llamado Movimiento de Oxford, el cual trataba de demostrar que la Iglesia de Inglaterra era la descendiente directa de la Iglesia de los Ap?stoles. Esto le llev? m?s tarde a reconsiderar la relaci?n de la Iglesia de Inglaterra con la Iglesia Cat?lica Romana. Los puntos de vista de Newman fueron asumiendo progresivamente un mayor tono cat?lico. En 1842 se retir? a Littlemore y vivi? como monje con un peque?o grupo de seguidores y en condiciones de gran austeridad f?sica. A sus disc?pulos les asign? la tarea de escribir sobre la vida de los santos ingleses, mientras ?l escrib?a ?Ensayos sobre el desarrollo de la doctrina cristiana?. Poco a poco se fue reconciliando con el dogma y la liturgia de la Iglesia Cat?lica. En 1843 hizo una retractaci?n formal de todas las afirmaciones pronunciadas contra la Iglesia Romana y en septiembre de ese mismo a?o predic? su ?ltimo serm?n como anglicano. Dos a?os m?s tarde se convirti? al catolicismo, siendo ordenado sacerdote cat?lico en junio de 1847.

En 1889 a los 88 a?os de edad, fue nombrado por Le?n XIII cardenal de la Iglesia Cat?lica. Muri? el 11 de agosto del a?o siguiente. En 1991 fue declarado Venerable y el 3 de junio de 2009 la Santa Sede promulg? el decreto que le atribuye un milagro. El pr?ximo 19 de septiembre ser? beatificado por Benedicto XVI.

El nuevo beato nos ha dejado en herencia tres grandes amores: a la verdad, a la Sagrada Escritura y a los Padres de la Iglesia. Los tres son de suma actualidad e importancia.


Publicado por verdenaranja @ 22:51  | Hablan los obispos
 | Enviar