Viernes, 24 de septiembre de 2010

ZENIT??publica un art?culo del cardenal Keith?O'Brien, arzobispo de San Andr?s y Edimburgo y presidente de la Conferencia Episcopal de Escocia.

La tierra de san Nini?n espera a Benedicto XVI

Benedicto XVI llegar? a Edimburgo el 16 de septiembre para una visita de cuatro d?as en el Reino Unido. La capital de Escocia es tambi?n la sede del arzobispo de San Andr?s y Edimburgo, que recibir? al Papa. Inmediatamente despu?s de la llegada, el Pont?fice ser? llevado al palacio real de Holyrood House, donde tendr? un hist?rico encuentro con Su Majestad la Reina Isabel, algunos miembros del Gobierno, parlamentarios y otras autoridades provenientes de Escocia, Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte.

Los cat?licos de Escocia est?n orgullosos de poder dar la bienvenida al Pont?fice al comienzo de su visita, en el d?a de la fiesta de San Nini?n de Galloway, ap?stol de Escocia. La tradici?n narra c?mo Nini?n viaj? desde Roma, donde hab?a sido ordenado obispo, y lleg? a Escocia m?s de mil quinientos a?os atr?s, en el 397. ?l fund? una peque?a comunidad cristiana en el extremo sur de Escocia, que denomin? White House y hoy es conocida con el nombre de Withorn, seg?n la corrupci?n dialectal. Hoy reivindica ser la primera ciudad escocesa y una de las primeras colonias del pa?s.

Si bien la falta del tiempo, en un programa de visita muy apretado, no permitir? a Benedicto XVI visitar Whirthorn, san Nini?n estar? igualmente presente durante la jornada. Mientras el Papa se encuentre en el Holyrood Palace, se realizar? un desfile en el centro de Edimburgo para recordar la fiesta del santo, con la participaci?n de los ni?os provenientes de las escuelas de toda Escocia. Habr? un espect?culo teatral hist?rico al aire libre, que har? revivir importantes momentos del desarrollo del territorio hoy conocido con el nombre de Escocia; el patrimonio cultural escoc?s ser? celebrado con la tradicional m?sica de las cornamusas.

Despu?s de despedirse de la Reina Isabel, Benedicto XVI atravesar? con el papam?vil el centro de Edimburgo, donde ser? celebrado por ni?os y por otras personas reunidas para asistir a un evento hist?rico. Despu?s de la pausa de la tarde, Benedicto XVI se dirigir? a Glasgow. Tambi?n aqu? pasar? de nuevo entre la multitud a bordo del papam?vil, dirigi?ndose al Bellahouston Park, donde celebrar? la Misa frente a m?s de cien mil personas, a las cuales se unir?n otras millones en todo el mundo, que asistir?n al evento a trav?s de la televisi?n o por medio de Internet.

Los coros reunidos de varios centenares de cantantes, junto a los m?sicos de acompa?amiento, contribuir?n con la celebraci?n de la Misa para la fiesta de san Nini?n. Esperamos con ansia las palabras que el Papa nos dirigir? en su homil?a.

En vista de su reciente decisi?n de instituir un Pontificio Consejo para la Promoci?n de la Nueva Evangelizaci?n, las palabras que ?l dirigir? al pueblo escoc?s asumir?n un valor particular. Vivimos en una tierra donde m?s de mil quinientos atr?s fueron sembradas las primeras semillas del Evangelio. Hicieron de ella una tierra de santos y de estudiosos, conocida por haber dado a luz a misioneros como Columba, a santos hombres y mujeres como Margarita, reina de Escocia, a estudiosos como Juan Duns Scoto, y por ser la sede de renombradas comunidades mon?sticas, como las Border Abbeys, y de famosos centros de instrucci?n desarrollados gracias a la fundaci?n por parte de la Iglesia de grandes universales en la ?poca medieval.

Una gran ruptura con el pasado se verific? en el siglo XVI a causa de la reforma protestante, cuando casi toda la poblaci?n de Escocia continental y de muchas de las islas abandon? gradualmente la fe cat?lica de los propios antepasados para abrazar el presbiterianismo. La celebraci?n de la Misa fue prohibida y los sacerdotes fueron perseguidos y expulsados. Un caso famoso fue el del sacerdote jesuita John Ogilvie, arrestado mientras celebraba para la min?scula comunidad cat?lica de Glasgow. Fue encarcelado y ejecutado en 1615. Y en 1976 fue canonizado por Pablo VI.

Desde la muerte de John Ogilvie hasta la llegada de los inmigrantes cat?licos de Irlanda al comienzo del siglo XIX, pr?cticamente no quedaron cat?licos en las ciudades y en los pueblos principales de Escocia. Gradualmente, sin embargo, comenz? a establecerse una poblaci?n cat?lica. La mayor parte de estas personas era pobre e inculta. La necesidad de instrucci?n de los hijos de los inmigrantes cat?licos era muy sentida y a medida que la poblaci?n cat?lica crec?a, aumentaba tambi?n el n?mero de sacerdotes, religiosos y religiosas que llegaban para ocuparse de ellos. La educaci?n cat?lica era brindada junto a la impartida en las escuelas e inspirada en una ?tica presbiteriana. A pesar de la calidad de la instrucci?n recibida, para los j?venes cat?licos era pr?cticamente imposible tener acceso a la educaci?n universitaria y a las profesiones. Animada y sostenida por la perseverancia de sacerdotes, hermanos y, en medida muy significativa, congregaciones religiosas femeninas, la peque?a pero creciente comunidad continu? creyendo en el valor de la educaci?n. De este modo, con clarividencia y muchos sacrificios, se realiz? todo esfuerzo para hacer que los ni?os pudieran frecuentar la escuela cat?lica. Un peque?o n?mero de miembros ilustrados de la sociedad m?s amplia apoy? tales esfuerzos desde el comienzo, al punto que el sistema escolar cat?lico pudo crecer y desarrollarse en forma paralela al brindado por el Gobierno, hasta que en 1918 el Estado accedi? a asumir la responsabilidad financiera y administrativa de las escuelas cat?licas, permitiendo al mismo tiempo a la Iglesia mantener la responsabilidad directiva, asegurando de este modo, dentro del sector estatal, la gesti?n cat?lica y la identidad de las escuelas cat?licas, que contin?a hasta hoy.

La poblaci?n cat?lica de Escocia continu? creciendo durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. A los que hab?an llegado desde Irlanda, se sumaron otros provenientes de Italia y de Europa central y oriental. En el siglo XX los cat?licos dieron una contribuci?n cada vez m?s grande a toda la sociedad escocesa, en los lugares de trabajo y en las profesiones. Continuaron los fuertes v?nculos con las otras comunidades cat?licas, especialmente con Irlanda, donde todav?a hoy tienen sus ra?ces muchos de los sacerdotes que sirven a la Iglesia en Escocia. V?nculos con los cat?licos escoceses pueden encontrarse en Canad? donde, en la di?cesis de Antigonish (cuyo patrono es san Nini?n), los descendientes cat?licos de los inmigrantes escoceses todav?a hablan ga?lico.

Otros v?nculos pueden llevarnos a Australia y es con gran alegr?a y orgullo que los cat?licos escoceses, especialmente los de la di?cesis de Argyll and The Isles, esperan con ansia la canonizaci?n, en octubre de este a?o, de la beata Mary MacKillop, cuyos padres emigraron desde Escocia a Australia en el siglo XIX.

En 1982 Juan Pablo II visit? Escocia y dej? un recuerdo duradero no s?lo entre los cat?licos sino tambi?n en la m?s vasta comunidad cristiana y en la entera sociedad. Anim? a la Iglesia cat?lica de Escocia a tener un rol decisivo en la vida del pa?s y especialmente a ir adelante en el di?logo ecum?nico con los hermanos y hermanas cristianos.

En este 2010 esperamos con ansia la visita de Benedicto XVI mientras miramos hacia el futuro con confianza. En a?os recientes, la comunidad cat?lica se ha hecho m?s rica, gracias a una nueva ola de inmigraci?n desde Europa central y oriental, especialmente de Polonia y de la India meridional. La necesidad de un di?logo entre las religiones se ha vuelto mucho m?s apremiante de lo que era treinta a?os atr?s. Confiamos en que la voz del Papa ser? escuchada por nuestros hermanos y hermanas en Cristo, por la gente de otras religiones y por todas las personas de buena voluntad.

Por nuestra parte, como cat?licos podemos estar seguros de que ?l nos confirmar? en la fe y nos dar? el ?nimo y el apoyo que necesitamos para afrontar los desaf?os del presente y seguir dando testimonio de Cristo, que es camino, verdad y vida.?

[Publicado en L'Osservatore Romano
Traducci?n:?La Buhardilla de Jer?nimo]

?


Publicado por verdenaranja @ 22:47  | Habla el Papa
 | Enviar