S?bado, 25 de septiembre de 2010

Comentario al Evangelio del pr?ximo domingo, 26 de septiembre de 2010, XXVI del tiempo ordinario (Lucas??16,1-13), redactado por monse?or Jes?s Sanz Montes, ofm, arzobispo de Oviedo, administrador apost?lico de Huesca y de Jaca.?

Evangelio del domingo: El m?s rico del cementerio

???????De qu? sirve ser el m?s rico del cementerio? Jes?s propone esta par?bola a unos fariseos celosos de la Ley y los profetas, amigos de Mois?s y de Abrah?n, pero que viv?an con una cierta esquizofrenia moral y espiritual.

??????Jes?s en primer lugar relativiza el valor del dinero apelando a su poder?o fugaz y a su gloria caduca. El dinero y todo lo que lo rodea, no tiene la ?ltima palabra en esta vida, porque esa palabra postrera la pronunciamos todos por igual, con la misma indigencia y fragilidad con la que igualmente nacimos: Epul?n y L?zaro eran iguales ante su origen y ante su destino. El dinero y sus adl?teres, no son la moneda para comprar el acceso en la vida perdurable, sino que m?s bien ser? una gracia de Dios al alcance de cualquiera que haya tenido coraz?n de pobre (hayan sido cuales hayan sido sus arcas monetarias).

??????Lo segundo que destaca Jes?s es la infinita diferencia entre el modo de valorar que tiene Dios y aquellos fariseos burlones. S?lo quien entra en la mirada de Dios puede descubrir su secreto, y s?lo quien se adentra en su Coraz?n comprende su riqueza, como el mismo Pablo descu?bri? (Filp 3,7-8).

??????No bastaba saberse al dedillo los consejos de la Ley y los Profetas. Hay un modo de ser creyente que es in?til: saber cosas de Dios y no vivir conforme a lo que sabemos, encender una vela a Dios en su d?a, reserv?ndonos para nosotros y nues?tros diablos el resto de la semana. Epul?n comprendi? ya tarde la inutili?dad de la basura de su vida, y quiso enviar a un muerto a los suyos para hacerles ver la enga?ifa en la que viv?an. Pero nadie escarmienta en cabeza ajena. A lo m?s, queda uno asustado una breve temporada. Curiosamente, Dios desde ?sus valores?, lejos de ser un rival de los nuestros, es su mejor exponente. Tenemos la experiencia cotidiana de c?mo cuando nos alejamos de la visi?n que Dios tiene de la vida, ?sta se deshumaniza.

??????Por eso no es extra?o que quienes aman el dinero y se bur?lan de los enviados de Dios, no entiendan nada, se irriten e indignen, y hasta decidan matar al mensajero. No, nuestro mundo no necesita que vengan los muertos para darnos un susto incontestable, sino m?s bien est? necesitado de vivos, de cristianos vivos que desde la trama diaria de su existir ense?an a ver las cosas desde los Ojos de Dios, y amar la vida desde y como ?l, ritmando nuestros latires con los de su Coraz?n, valorando aquello que tiene valor para ?l, lo que enajena y enfrenta, lo que adormece e in?hibe, y relativizando lo que corrompe y deshumaniza.

?


Publicado por verdenaranja @ 13:15  | Espiritualidad
 | Enviar