Domingo, 26 de septiembre de 2010

Lectio divina para el domingo veintis?is del tiempo ordinario - C, ofrecida por la Delegaci?n Diocesana de Liturgia de la Di?cesis de Tenerife.

LECTURA:??????????? ?Lucas 16, 19‑31?

En aquel tiempo, dijo Jes?s a los fariseos: ?Hab?a un hombre rico que se vest?a de p?rpura y de lino y banqueteaba espl?ndidamente cada d?a. Y un mendigo llamado L?zaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico.? Y hasta los perros se le acercaban a lamerle las llagas.?

Sucedi? que se muri? el mendigo, y los ?ngeles lo llevaron al seno de Abrah?n. Se muri? tambi?n el rico, y lo enterraron. Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantando los ojos, vio de lejos a Abrah?n, y a L?zaro en su seno, y grit?: "Padre Abrah?n, ten piedad de m? y manda a L?zaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas."?

Pero Abrah?n le contest?: "Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y L?zaro, a su vez, males: por eso encuentra aqu? consuelo, mientras que t? padeces. Y adem?s, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que no puedan cruzar, aunque quieran, desde aqu? hacia vosotros, ni puedan pasar de ah? hasta nosotros."?

El rico insisti?: "Te ruego, entonces, padre, que mandes a L?zaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que, con su testimonio, evites que vengan tambi?n ellos a este lugar de tormento."?

Abrah?n le dice: "Tienen a Mois?s y a los profetas; que los escuchen."?

El rico contest?: "No, padre Abrah?n. Pero si un muerto va a verlos, se arrepentir?n."

Abrah?n le dijo: "Si no escuchan a Mois?s y a los profetas, no har?n caso ni aunque resucite un muerto."??

MEDITACI?N:????????????? ?Si no escuchan????????

??????????? Nos preciamos de ser inteligentes pero hay momentos en los que manifestamos y manifiesto una ingenuidad supina. Me mantengo en actitudes que s? que son negativas, que no me hacen bien ni a m? ni a los que est?n conmigo, que no me proyectan, que me cierran en ?mi? mundo, y cuando tengo la lucidez de sentirme encerrado, aprisionado por mis propias redes, estoy esperando el milagro, que salte alg?n resorte, no s? de donde, que pase algo que me haga cambiar de actitud. Y, claro est?, eso no sucede nunca por muchos acontecimientos maravillosos o sencillos pero claros, si quiero verlos, que vengan de fuera.

Hay momentos, Se?or, en los que no s? d?nde est?n mis frenos, o mejor, d?nde est?n mis resortes para responderte con esa fuerza e ilusi?n que digo anhelar tener. Tengo la Ley y los profetas, te tengo, sobre todo, a ti. Escucho emocionado tu palabra que termina pareciendo chocar contra un muro invisible, pero que es tan real como son reales las actitudes que se distancian de mi amor a ti y a mis hermanos, o que me encierran en el yo de mis condicionamientos y ego?smos.

??????????? Hoy tu palabra, todav?a sigue siendo una gota de agua que sacia mi sed de amor aut?ntico, que mantiene mi coraz?n anhelante, que me invita a vivir y a ponerme en camino de ruptura de mis cadenas, y de despertar y poner en acci?n mis signos de vida. S?, t? sigues estando ah? ofreci?ndome tu sanaci?n, tus gestos y tu llamada de vida, tu esperanza. Pero todos ellos pasan por mi acogida, y por mi deseo de plasmarlos en mi realidad diaria.??????

ORACI?N:??????????????? ?Humano y humanizador?

??????????? Se?or, tu palabra me asoma hoy a muchas realidades de insensibilidad. A muchas situaciones de injusticia flagrante, donde unos hombres viven indiferentes al dolor a la angustia de los otros. Se?or, yo no s? si puedes mover sus corazones pero s? te pido que muevas el m?o, para que nunca me conforme con esas realidades, que me duelan siempre, que no comulgue nunca con el dolor y la injusticia que se ceba en los m?s pobres, y que sea en la medida de mis posibilidades, humano y humanizador.

CONTEMPLACI?N:????????????? ?La mano de tu palabra?

No eres t?
el que pasas insensible
ante las heridas laceradas
de mi vida.

Soy yo el que no dejo
que el aceite
de la mesa de tu amor,
y las migajas abundantes
de tu misericordia
sanen y colmen
los vac?os de mi existencia
y sostengan el caminar firme
de mi peregrinaci?n.

Pero t? sigues,
con tu brazo extendido,
ofreci?ndome, incansable,
la mano de tu palabra,
para alzarme
de mi postraci?n f?cil,
e invitarme a caminar contigo,
infatigable,
al banquete abundante
de la fraternidad.


Publicado por verdenaranja @ 9:40  | Liturgia
 | Enviar