Viernes, 01 de octubre de 2010

Mensaje del nuevo Obispo Auxiliar de El Alto, Mons. Eugenio Scarpellini, dirigido a la di?cesis en el comienzo de su ministerio episcopal, del cual la Agencia Fides ha recibido una copia. (Fides)?

Mensaje a la Di?cesis de El Alto.?

Queridos hermanos: Obispos; sacerdotes, miembros de la Vida Consagrada, seminaristas, j?venes, familiares, amigos y todos Ustedes hermanos y hermanas en Cristo Jes?s.

En este momento me confortan las palabras de Jes?s en el Evangelio: ?No me han elegido ustedes a m?, sino que yo les he elegido a ustedes, y les he destinado para que vayan y den fruto, y que su fruto permanezca; de modo que todo lo que pidan al Padre en mi nombre se lo conceda? (Jn 15, 16).

Pese a todas mis debilidades humanas el Se?or me ha elegido y todo en mi vida se ha de orientar a la edificaci?n de la Iglesia. Este don, este misterio es algo que sobrepasa los valores y la riqueza que pueda tener cualquier ser humano; nadie se merece esto y ninguno puede decir que tiene las dotes necesarias para ello; nos sobrepasa y nos supera, pero, aqu?, est? el verdadero milagro de Dios, pues a trav?s de nuestra fragilidad quiere mostrar a los hombres que ?l hace obras grandes en nosotros y por medio de nosotros.?

En ministerio obediens. Obediente en el servicio ministerial.?

Como Obispo Auxiliar de El Alto quiero vivir en obediencia y asumir como m?a la voluntad del Padre, manifestada en Jes?s y confiada a la Iglesia.

Una obediencia que se manifiesta tambi?n en cada hermano; una obediencia que se hace deseo de compartir las mismas pasiones, aspiraciones, alegr?as, anhelos y dificultades. Por eso les pido que me ayuden a escuchar y conocer en profundidad su historia de fe, su caminar de Iglesia y perm?tanme unir mis fuerzas a las suyas y recorrer juntos los caminos de Dios.?

Una verdadera obediencia a la voluntad de Dios se expresa en el servicio para la misi?n del Padre y para la vida plena de los hermanos.

Quisiera que sea un servicio dado a las personas concretas, que sean ellas quienes agarren mi predilecci?n:

- Una predilecci?n para los sacerdotes: Mi casa estar? siempre abierta para ustedes.

- Una predilecci?n para los seminaristas: gracias por escuchar y responder con generosidad al llamado del Se?or. Les digo que la aventura de servir a Dios en los hermanos es maravillosa y vale la pena vivirla.

- Una predilecci?n para la vida consagrada: gracias por el testimonio de entrega y predilecci?n por los pobres y los ?ltimos.

- Una predilecci?n para los j?venes: a veces son traviesos, pero son tambi?n capaces de vivir utop?as y grandes decisiones. Con ustedes quiero compartir la experiencia del encuentro con Jes?s, el Se?or y el amigo de nuestra vida.

- Una predilecci?n para todos los bautizados y dentro de ellos una atenci?n especial hacia los menos afortunados en la vida por que son los predilectos por Jes?s.

Perm?tanme expresar un sue?o: sue?o con una Iglesia misionera, atenta a los m?s lejanos, capaz de engendrar vocaciones misionera y de enviar misioneros a otras Iglesias de Bolivia, del continente y del mundo entero. La experiencia de casi 23 a?os de sacerdote misionero me permite compartirles que la misi?n es una gracia del Se?or, es una bendici?n del Esp?ritu y mantiene vivo, fiel y entusiasta el s? que hemos dado al llamado del Se?or.??

En este momento quiero agradecer a Dios el don de la vida, de la vocaci?n sacerdotal y misionera, la elecci?n a Obispo. Le doy las gracias por mi familia, por mis padres, por mi Iglesia de Bergamo y mi comunidad de Verdellino, por tantos amigos que he encontrado en los grupos, en las parroquias, en los talleres, por la Iglesia de Bolivia que me ha acogido desde hace casi 23 a?os.

Pero, de manera especial quiero dar gracias a Dios por esta mi Iglesia de El Alto que hoy me recibe como pastor y pido a la Virgen de Copacabana, su presencia maternal para que nos ayude a escuchar y cumplir la voluntad de su Hijo, a ser disc?pulos fieles, a ser misioneros de la esperanza de Jes?s por medio de la caridad.??

?Qu? Dios les bendiga a todos y cada uno de Ustedes!?


Publicado por verdenaranja @ 22:45  | Hablan los obispos
 | Enviar