Domingo, 03 de octubre de 2010

Comentario al evangelio del domingo veintisiete del Tiempo Ordinario - C, publicado en Diario de Avisos el domingo 3 de Octubre de 2010 bajo el ep?grafe DOMINGO CRISTIANO

?"Siervos in?tiles"?

?Daniel Padilla

Cuanto m?s leemos el evangelio, m?s claramente vemos que la implantaci?n del Reino proyectada por Jes?s no se basaba en mecanismos de poder -"?Dichosos los pobres…!"-, ni en especiales sabidur?as y t?cnicas: "Te doy gracias, Padre, porque escondiste estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a los sencillos". Por el contrario, Jes?s hab?a hablado de la necesidad de "cargar con la cruz", de estar dispuestos a "abandonar al padre y a la madre", del bello ejercicio de "devolver bien por mal", de "perdonar setenta veces siete". Es decir, de cosas muy dif?ciles y complicadas.

Tan dif?ciles, como "trasladar un ?rbol al mar".

Pues, he ah? lo admirable. Los Ap?stoles no protestaron al o?r este programa, no se echaron atr?s. Al contrario, dijeron la palabra justa: "Se?or, aumenta nuestra fe". Como si dijeran: "Nos damos cuenta que T? inviertes los t?rminos de las cosas, que escribes derecho con l?neas torcidas, que exiges cosas que pueden parecer absurdas e inhumanas, que nos propones caminar por otra esfera. Una esfera, en la que nada tiene que ver la suficiencia del poder, ni el ansia de tener, ni el sibaritismo de vivir. Y para ello, lo que necesitamos es fe. Es decir, nos hace falta un talante tan grande de confianza en Ti, que aceptamos tus enfoques, convencidos de que, en esos bellos ideales, aunque parezcan poco "pr?cticos", est? la verdadera vida.

Y esa actitud, le debi? gustar a Jes?s. Porque ya, a continuaci?n, les habl? amigable y exigentemente, sin miedo a ning?n rechazo; "si tienen alg?n criado labrador o pastor cuando vuelve del campo, no le dice: "Si?ntate, ponte a la mesa", sino m?s bien: "Prep?rame la cena, c??ete y s?rveme, que, despu?s, comer?s y beber?s T?. ?Deber?n gratitud al criado porque hizo lo que le estaba ordenado?".

Esa es la esfera de la fe, amigos. Ese es le clima del trabajador del Reino. Un clima de trabajo hecho con minucia, con mimo, con delicadez, con absoluta dedicaci?n. Un clima de entrega, en el que no estemos pensando en pasar factura de lo que hacemos. Un clima, en fin, de "dejarlo todo en manos de la Providencia", que, si "cuida de los pajaritos", no dejar? sin recompensa "ni siquiera un vaso de agua".

El cristiano no puede quedarse satisfecho haciendo "malos remiendos". Ser evangelizador, educador, padre de familia, no son tarea ramplona y "a la que salga". Exigen constancia, corregir lo equivocado, volver a empezar, esp?ritu perfeccionista. Y no andar, sobre todo, penando: "?Cu?nto cobrar? por esto que estoy haciendo?".

Gracias a Dios, van siendo muchos los cristianos que, restando horas al recreo o al descanso, andan "metiendo horas" en las tareas del Reino. Conscientes de que "la Iglesia somos todos", se han subido a la barca de Pedro, remo en mano, y ah? van, dando brazadas, en tareas de evangelizaci?n, celebraci?n o acci?n caritativa. Saben ellos que "ser laico" es m?s que ser "Iglesia discente". Es tambi?n ser "Iglesia actuante". Y no por delegaci?n, sino por derecho propio. A las ?rdenes del patr?n, eso s?.

Es bello pensar que todos estos cristianos, al volver a sus casas cada noche, primero "dan de cenar a sus hijos"; despu?s, "cenan ellos"; y despu?s, se van a la cama muertitos de sue?o, diciendo esta hermosa oraci?n: "Somos siervos in?tiles -?In?tiles?- Hemos hecho lo que ten?amos que hacer".??


Publicado por verdenaranja @ 9:33  | Espiritualidad
 | Enviar