Martes, 05 de octubre de 2010

Carta del obispo de San Crist?bal de las Casas pidiendo ayuda para los dagnificados de las lluvias torrenciales.?

SOLIDARIDAD CON CHIAPAS

Estoy terminando la visita pastoral a la parroquia de Yajal?n. Esta ma?ana de jueves fui a una comunidad llamada ?Esperanza Setzer?, a la que con dificultad pudimos llegar por los continuos deslaves de las monta?as que impiden el paso. Gracias a que hay maquinaria pesada del gobierno trabajando, pudimos ir y volver.

Yajal?n se esfuerza por salir adelante y levantarse. Son muchos los signos de solidaridad interna y externa que han acontecido, que valoramos y agradecemos. Por ejemplo, una peque?a empresa con sede en Tuxtla nos trajo casi 200 despensas, que entreg? a la parroquia, por tener m?s confianza de que llegar?n a quienes realmente m?s lo necesiten. Personas pobres han recibido en su casa o una o m?s familias, para darles protecci?n y alimentos. Hay muchos voluntarios, que dan su tiempo para lo que se necesite, desde lavar y limpiar una casa enlodada, hasta empaquetar despensas y distribuirlas. Mucha gente est? compartiendo lo poco que tiene, para que a otros no les falte lo indispensable.

Aunque a algunos no les gusta que reconozcamos lo que hace el gobierno, es de justicia valorar que los distintos niveles est?n haciendo un notable esfuerzo, desde el gobernador, quien personalmente ha estado aqu? atendiendo las necesidades, as? como las diferentes polic?as y el ej?rcito, que se han desvivido por quienes m?s han sufrido. La gente expresa su reconocimiento a los apoyos gubernamentales que han recibido, y no podemos dejar de valorarlos. Es verdad que hay muchas carencias que no se alcanzan a cubrir por parte del gobierno, pero entre todos s? es posible salir adelante.

Al principio, varios comerciantes empezaron a alterar y subir los precios de los alimentos y de otras cosas necesarias, pero esto se ha controlado. No han faltado personas que se aprovechan de la situaci?n y enga?an al gobierno, pues piden ayuda sin haber sido afectados; sin embargo, poco a poco se implementan mecanismos para evitarlo. Llama la atenci?n c?mo personas pobres, no damnificadas, van a los lugares donde se depositan los escombros y desechos de lo que se perdi?, y entre la basura andan buscando qu? les pueda servir. ?Tanta es su necesidad de siempre!

Por otra parte, hemos recibido reportes de los da?os sufridos en Amat?n, Chil?n, Bachaj?n, Pantelh?, Venustiano Carranza, Ocosingo, Petalcingo, sobre todo en vidas humanas, y suponemos que hay muchos m?s da?os en lugares de donde no tenemos informaci?n, por su misma marginaci?n. Muchos caminos son intransitables, y poco a poco llegar? la informaci?n. Lo sucedido en Reforma Planada, de Amat?n, es muy triste y no les podemos dejar solos.

Caritas Diocesana ha recibido diversas ayudas y las est? distribuyendo. Esperamos que contin?e la solidaridad. Para ayudar en emergencias de otros Estados, hemos insistido en que no se hagan colectas en especie, sino en efectivo, por los gastos de los traslados. Ahora s?, en el territorio diocesano, es conveniente hacerlas, sobre todo de alimentos, que se pueden entregar en todas las parroquias, y ?stas distribuirlas seg?n sus necesidades locales, o enviarlas a Caritas, para que las haga llegar a los lugares m?s necesitados.

Tambi?n se pueden enviar donativos en efectivo, haciendo el dep?sito con estos datos y a nombre de:?

Caritas de San Crist?bal de Las Casas, A.C.
Cuenta No. 9240108
En el Banco Nacional de M?xico
Suc. 386
Insurgentes, Numero 9
Col. Centro. San Crist?bal de Las Casas Chiapas, M?xico
Clave: 002130038692401083
BIC: BNMXMXMM?

La atenci?n pastoral ha sido muy apreciada por los fieles. Experimentar la fuerza de Dios y de la comunidad eclesial, conforta a todos. No tenemos recursos materiales para todas las necesidades, aunque compartimos lo que m?s podemos y suscitamos la colaboraci?n material de todos, pero llevamos la fortaleza y la esperanza que s?lo Dios puede dar, y es lo que nuestro pueblo requiere tambi?n. Como las familias a quienes visitamos, o el profesor que se cort? las venas porque no soport? el dolor de haber perdido todo, y le visit? en el hospital devolvi?ndole la esperanza y la lucha por la vida; se confes?, recibi? la Sagrada Comuni?n y est? saliendo adelante. Hay momentos que s?lo Dios puede dar lo que las personas necesitan, y ?sa es nuestra misi?n. En las Misas que celebr? con el pueblo, particip? mucha gente y salieron reconfortados para seguirse levantando, con la ayuda mutua que Dios siempre impulsa y exige.

Agradecemos a todos su colaboraci?n, y tambi?n a los medios informativos por su invaluable servicio de poner en com?n lo que acontece. Que el Esp?ritu del Se?or nos conceda estar cerca de los que sufren. Es una gracia y un deber.

+ Felipe Arizmendi


Publicado por verdenaranja @ 16:53  | Hablan los obispos
 | Enviar