Martes, 05 de octubre de 2010

Texto del micro radial de monse?or Jos? Mar?a Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, emitido por LT 9 (18 de septiembre de 2010). (AICA)

JESUCRISTO Y LOS J?VENES

El mes de Septiembre nos habla de una referencia especial con los j?venes, es el comienzo de la primavera y ellos celebran el d?a del estudiante. Toda la vida del hombre, en cuanto ser espiritual creado por Dios, presenta deseos de felicidad y plenitud. Esta dimensi?n tan humana adquiere en la relaci?n de Jesucristo con los j?venes un rasgo particular. El Evangelio, en cuanto proyecto de vida, es un hoy que no se agota en el presente, sino que tiene horizontes de vida plena que lo hace fuente de plenitud y camino de esperanza. El encuentro con Jesucristo es, precisamente, el comienzo de este camino. El Evangelio nos presenta esta propuesta a modo de una relaci?n que, sin ser exclusiva, es privilegiada entre Jesucristo y los j?venes.

Estamos acostumbrados a ver en las im?genes de los primeros disc?pulos los rostros de hombres maduros, sin embargo eran j?venes cuando fueron llamados por el Se?or. Ellos, en ese encuentro, descubrieron un proyecto de vida que los involucraba. El llamado inclu?a una misi?n. No podr?amos pensar la obra de Jesucristo sin la presencia de hombres j?venes, que asumieron un proyecto que compromet?a sus vidas. Son muchos los textos del evangelio que nos permiten hacer esta afirmaci?n. Es com?n citar, al respecto, el primer cap?tulo del evangelio de san Juan donde se nos muestran los primeros encuentros con Jesucristo. No podr?amos pensar el futuro del Evangelio como camino que da sentido a la vida del hombre, sin la presencia de j?venes que asuman este proyecto. Esto para la Iglesia es una pregunta desafiante. Dir?a que Jesucristo no s?lo se encuentra a gusto con los j?venes, sino que los necesita para llevar adelante su proyecto. Una Iglesia sin j?venes, podr?amos decir, es una Iglesia sin futuro.

El plantear el Evangelio en t?rminos de camino y de proyecto de vida es lo que hace a Jesucristo alguien cercano a los j?venes. Adem?s, el contenido de esta Vida Nueva es la que despierta en ellos el entusiasmo para seguirlo; pienso que el joven encuentra una sinton?a de sentido, reconoce algo grande que ya estaba esperando. Algo semejante le habr?a pasado al joven Agust?n, luego san Agust?n, cuando al encontrarse con Jes?s a trav?s del Evangelio le dijo: ?Se?or, mi coraz?n estaba inquieto hasta que no te encontr? a ti? (Conf). Jesucristo no era alguien ajeno a su vida e ideales, sino el camino y la verdad que esperaba. Cuando este encuentro se da todo cambia, ha encontrado, en el decir del mismo Jes?s, el tesoro que da sentido a todo. Por ello es comprensible la respuesta que le da san Pedro a Jes?s cuando le pregunta a los disc?pulos, a d?nde quieren ir, y ?l, en nombre de ellos, responde: ?Se?or, ?a qui?n iremos? S?lo t? tienes palabras de vida eterna? (Jn. 6, 68). Cu?nto dolor me causa ver el desconocimiento que muchos j?venes tienen de Jesucristo. Lo hemos predicado bien, me pregunto? Creo que deber?amos revisar nuestras estructuras, espacios y actitudes.

Queridos j?venes, uni?ndome a la alegr?a de este d?a, he querido compartir con ustedes lo que creo es la mejor la noticia que les puedo trasmitir: Jesucristo vino para estar con ustedes y dar sentido a sus vidas. Traten de encontrarlo. Reciban junto a mi afecto y oraci?n, mi bendici?n de Padre y amigo en el Se?or.?

Mons. Jos? Mar?a Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz?


Publicado por verdenaranja @ 22:39  | Hablan los obispos
 | Enviar