Domingo, 10 de octubre de 2010

Frases de Mons. Kaigama, Arzobispo de Jos, capital del Estado de Plateau, en el centro-norte de Nigeria, enviadas a Fides en recuerdo del Emir Abdullahi, que ha muerto por una enfermedad.

Hermano y amigo - Emir Haruna Abdullahi de Wase
Un homenaje por el Reverend?simo Ignacio A. Kaigama, Arzobispo Cat?lico de Jos



"Su buen amigo el Emir de Wase est? muy enfermo en el Hospital Universitario de la Universidad de Jos (JUTH)" fue un mensaje de texto que recib? de uno de mis sacerdotes que fue confirmado en breve por el Galadima de Wase, Alh Mustapha Umar en un texto que envi? pidiendo que orara por el Emir, que ingres? en la unidad de cuidados intensivos de JUTH. Mientras estaba en la conferencia de los Obispos Cat?licos de Nigeria en Ijebu Ode, Estado de Ogun, anunci? a los obispos esa ma?ana en la Misa que mi amigo el Emir estaba enfermo y necesitaba oraciones. Inmediatamente despu?s de la misa, recib? un mensaje de texto desde el Vicegobernador del estado de Plateau, Dame Pauline, Tallen inform?ndome? que "su amigo el Emir de Wase ya no existe". ?Decir al menos que yo estaba desolado y que todo el d?a fueron horas prolongadas de sufrimiento. Yo sab?a que iba a perder el rito funerario que se hab?a fijado ya para las 14:00 de ese d?a, viernes 17 de ?2010, as? que le ped? a mi vicario general pasar la noticia de la muerte del Emir a todos los sacerdotes?como fuese posible en Jos y hacer los preparativos inmediatos para estar presentes en Wase. M?s de veinte sacerdotes, junto con algunas reverendas hermanas y laicos interrumpieron sus actividades del d?a y se dirigieron a Wase, llegando a tiempo para el entierro.?

El Emir y yo comenzamos nuestra amistad una tarde cuando se encontraba en su camino de Kaduna y se dirigi? a mi casa para darme la bienvenida a Jos, en mi traslado desde la Di?cesis de Jalingo en el estado de Taraba a Jos como nuevo Arzobispo. Dijo que tambi?n ?l quer?a apreciar mi papel en la organizaci?n de los musulmanes desplazados de nuestro complejo a ra?z de la crisis etno-religiosa 2001 . Ten?a la intenci?n de una visita breve, pero terminamos pasando cerca de dos horas. Descubrimos que ten?amos una pasi?n com?n por la paz ?y armon?a entre religiones. Pronto le devolv? una visita a Sallah en Wase al final del Ramad?n y fui muy bien recibido por ?l y su pueblo. Durante la crisis de? Yelwa 2004, inici? una misi?n de paz para Yelwa. ?l y ?Long Goemai de Shendam, Hubert Shaldas II y yo estuvimos predicando la paz en Yelwa tanto para los cristianos como para los musulmanes. Por primera vez los cristianos y los musulmanes fueron capaces de encontrarse cara a cara despu?s de la triste crisis que llev? a la destrucci?n de vidas y propiedades. Fue un ?xito de la misi?n.? Desde esa misi?n,? visit? al Emir varias veces en su palacio de Wase y era un asiduo visitante de mi casa en Jos.? Hemos emitido varios mensajes conjuntos de paz y armon?a y creo que fue en reconocimiento de esto que el Gobierno Principal de Joshua Dariye? constituy? el Consejo Interreligioso para la Paz y la Concordia y nos nombr? para encabezarlo. Posteriormente, el gobernador David Jon?s Jang renov? nuestro mandato e hizo al Emir y a m? co-presidentes del cuerpo. En el deseo de fomentar una mayor comprensi?n, iniciamos una vez ?una reuni?n entre veinte l?deres cristianos y veinte l?deres musulmanes en la oficina de JNI en la Mezquita Central para discutir las formas de pac?fica convivencia y la armon?a. Despu?s de la crisis de 2008, el Emir y yo conjuntamente recibimos en mi casa al Alto Comisionado Brit?nico en Nigeria y se fue de all? para visitar a los cristianos desplazados en Nassarawa Gwong acampados en la Iglesia Cat?lica? de San Miguel y los musulmanes desplazados en la Mezquita Central de Jos. Los obispos cat?licos alemanes vinieron de visita y el Emir de Wase y su colega de Kanam, Alh. Babangida Muazu, se unieron a m? para recibir a los visitantes. Tuvimos una interacci?n fruct?fera y fueron a la casa del fallecido Jos? Turakin, Alhaji Inuwa Ali para dar el p?same a su familia. Fuimos recibidos por muchos dignatarios musulmanes. No mucho despu?s, el Emir y yo estuvimos ?en Alemania por invitaci?n de MISSIO a participar en la Jornada Misionera Mundial, que se dedic? al tema de la paz y la reconciliaci?n en Nigeria. Ambos est?bamos felices fomentando un proyecto para la capacitaci?n y la formaci?n de j?venes cristianos y musulmanes en formaci?n profesional y asuntos inter-religiosos. Este es un proyecto de la Arquidi?cesis Cat?lica de Jos establecido con la ayuda de Alemania, Misereor y situado en Bokkos con el objetivo espec?fico de la formaci?n de j?venes musulmanes y cristianos juntamente para apreciar las ventajas de vivir en armon?a mediante la aceptaci?n de unos a otros sin el tipo de prejuicio religioso y hostilidad presenciada hoy d?a.

Nuestra amistad y trabajo por la paz fue elogiado y animado por muchos musulmanes y cristianos hasta el puntol que muchos pudieran decir que el Emir y el Arzobispo son inseparables cuando se trata de cuestiones de paz. Sin embargo, algunos pocos no cre?an que una amistad verdadera fuera posible entre un musulm?n y un l?der cristiano. Por nuestra parte, no ten?amos necesidad de proporcionar ninguna prueba filos?fica de que nuestra amistad estaba funcionando bien. Pas? dos d?as completos en su casa de Wase y fue un excelente anfitri?n, ayud?ndome a cumplir con los cristianos de la zona y me hizo sentir muy c?modo. ?l ven?a regularmente a Jos a visitarme y tuvimos largas horas de charla. A lo largo de la crisis en el estado de Plateau permanecimos en contacto constante a veces a diario, gracias al tel?fono m?vil. Estamos seguros de que nuestro trabajo por la paz y la armon?a entre religiones fue aprobado por Dios. Recuerdo que el Emir dec?a con satisfacci?n en nuestro camino hacia Alemania que, incluso si morimos en el proceso de trabajar por la paz sea dentro o en el extranjero la gloria es para Dios.

Ninguna cosa buena llega f?cil. A ambos lados de las divisiones religiosas hubo esc?pticos que nunca creyeron que pod?amos realmente amar y ser amigos uno y otro. Exist?a el estribillo constante de "no se puede confiar en esta gente" o "ellos est?n justamente enga??ndote". Eso no nos asusta ni desanima. Algunos de los que prefieren la confrontaci?n al di?logo, no deseaban que trabaj?ramos juntos con tal cordialidad y calor; despu?s de todo se supone que los musulmanes y los cristianos son enemigos, al luchar entre s? a trav?s de la jihad o cruzada. Vimos las cosas de manera diferente. Nuestras religiones trascienden los l?mites estrechos erigidos por las tradiciones y doctrinas religiosas. La verdadera religi?n promueve solidaridad vecinal, cuidado y amor antes que la confrontaci?n hostil en el m?s m?nimo malentendido. Intimidaci?n, acusaciones infundadas, rumores malintencionados y especulaciones no detuvieron nuestro trabajo. Est?bamos decididos y Dios estaba con nosotros.?

Mi querido amigo Alh. Dr. Haruna Abdullahi, usted era un ser humano de mente abierta, un musulm?n sincero cuyo amor y preocupaci?n por la humanidad era incuestionable. Desde que le conoc? hace diez a?os no tuve motivos para dudar, desconfiar o sospechar. Sus declaraciones y acciones fueron dictadas por la verdad y la sinceridad. Incluso cuando el sufrimiento y rumores maliciosos llamaron su atenci?n, los tom? con calma filos?fica. Usted debe haber sufrido profundamente cuando se dijeron mentiras descaradas sobre su persona, sin embargo ?soport? todo con madurez y serenidad incre?ble.?

Le doy las gracias por introducirme al Sult?n de Sokoto, Alh. Sa'ad Abubakar III. El Sult?n hab?a llegado a una funci?n en NIPPS Kuru, un poco despu?s de ser nombrado? Sult?n. Nos encontramos en su alojamiento durante largas horas con el Arzobispo de Abuja el Reverend?simo John Onaiyekan. Creo que esta reuni?n fue el comienzo de una relaci?n amable? y fruct?fera entre el Sult?n y el Arzobispo.?

Le agradezco por la primera cosecha de su granja que usted tuvo la amabilidad de compartir conmigo: las bolsas de arroz y ma?z que enviara para m? cada a?o, sabiendo que no soy due?o ni trabajo una granja. Durante mis Bodas de Plata del sacerdocio me sorprendi? el env?o discreto de una vaca muy grande para ayudarme a recibir a mis visitantes y cuando celebr? la misa de acci?n de gracias en mi pueblo, Kona, en el estado de Taraba, a?or? estar all? en persona, pero debido a compromisos oficiales no pudo, no obstante envi? una delegaci?n a Kona no s?lo con oraciones y un mensaje de buena voluntad, sino con una canasta preciosa de nueces de cola que fueron utilizadas para brindar a todos mis visitantes.

Los numerosos mensajes de texto y llamadas telef?nicas que recib? por la noticia de su fallecimiento de muchas partes de Nigeria y, sobre todo de Alemania, donde se recuerda con cari?o por nuestra visita de dos semanas a Frankfurt, Bonn, Osnabruck, Berl?n y Munich, compartiendo el mensaje de paz y di?logo con grupos alemanes musulmanes y cristianos es una prueba m?s de que nuestro trabajo por la paz es apreciado por muchos. En todos estos mensajes recib? las condolencias por la muerte de un amigo y colaborador. Le vi, no s?lo como un amigo, sino en gran medida como un hermano. Gracias por creer en m? y por su amistad y leal confianza. Oramos y agonizamos juntos en la mejor forma de evitar las crisis en el estado de Plateau. Nuestra lucha no ser? en vano. Que el Todopoderoso y Misericordioso Allah le recompense con paz celestial y que el estado de Plateau y m?s a?n Nigeria pueda experimentar esa paz por la que se sacrific? tanto. Duerma en paz querido hermano y amigo.?

(Traducci?n paraticular no oficial desde el ingl?s)

Texto original en ingl?s


Publicado por verdenaranja @ 18:22  | Hablan los obispos
 | Enviar