Lunes, 25 de octubre de 2010

Lectio divina para el domingo treinta del Tiempo Ordinario - C, ofrecida por la Delegaci?n Diocesana de Liturgia de la di?cesis de Tenerife.

LECTURA:?????????? ?Lucas 18, 9‑14?

?

En aquel tiempo, a algunos que, teni?ndose por justos, se sent?an seguros de s? mismos y despreciaban a los dem?s, dijo Jes?s esta par?bola: ?Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba as? en su interior: "?Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los dem?s: ladrones, injustos, ad?lteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo."?

??????????? El publicano, en cambio, se qued? atr?s y no se atrev?a ni a levantar los ojos al cielo; s?lo se golpeaba el pecho, diciendo: "?Oh Dios!, ten compasi?n de este pecador."?

??????????? Os digo que ?ste baj? a su casa justificado, y aqu?l no. Porque todo el que se enaltece ser? humillado, y el que se humilla ser? enaltecido.??

MEDITACI?N:??????????? ?Ten compasi?n?

??????????? ?Qu? malos consejeros son el orgullo, la vanidad y, sobre todo, el considerarse que se est? por encima de los otros hasta llegar a despreciarlos! ?Qu? peligroso es considerarse tan bueno que ya d? la sensaci?n de que no se puede hacer m?s! Tan peligroso que es el camino perfecto para crear distancias, crear barreras, hacer un mundo de buenos y malos, de justos y pecadores, para bloquearse y?? para alejarse de ti.

??????????? Es buena la valoraci?n, la autoestima, como decimos ahora, pero ?cuidado! Unida a la sencillez, a la autocr?tica, y a la compasi?n. Hemos cogido alergia a la palabra pecado; ciertamente, no es muy bonita, pero encierra la verdad de nuestras incoherencias, de nuestras superioridades, de nuestros desprecios, de nuestros juicios ?casi siempre equivocados-, de nuestras ?sombras?, que tambi?n son siempre m?s de las que quisi?ramos, y que s?lo les podemos hacer frente en la medida que las descubrimos, las aceptamos como parte de nuestra verdad y como tarea sobre las que trabajar.??????

??????????? Lo m?s positivo de ese publicano, que en realidad, seg?n nuestras categor?as, era m?s malo que el otro, es que al reconocerse en su realidad m?s sombr?a dejaba la puerta abierta a salir de su situaci?n, a crecer sobre s? mismo, a potenciar sus valores humanos. Lo triste del publicano es que hab?a bloqueado su vida, ya no hab?a nada m?s que hacer, estaba tan satisfecho de s? que ya no le cab?a el dejar trabajar su coraz?n para hacerlo al estilo acogedor del Dios al que se dirig?a.

??????????? Nuestro bien y nuestro mal vistos desde ti tienen siempre un horizonte abierto. ?Qu? bueno ser?a que todos los hombres nos encontr?semos ah?! ?C?mo cambiaria todo! A m? al menos me gustar?a; por eso, me interpela una vez m?s tu palabra, me estimula y me ilumina.

ORACI?N:???????????? ?Seguir trabajando?

??????????? Tengo que darte las gracias por esos gestos de bien que emergen en medio de otros gestos de mal. Te doy gracias porque mis sombras no apagan mis luces. Te doy gracias porque, no me importa el nombre, me duelen mis contradicciones, las que me separan de ti y de los otros.

??????????? Por eso no puedo sino acogerme a tu misericordia, a la comprensi?n de los otros, y darte las gracias porque me abres las puertas, los horizontes y me invitas a seguir trabajando y caminando el sendero ancho de mi humanidad iluminado por el tuyo.

CONTEMPLACI?N:???????????? ?Dios que despiertas?

Luces que se apagan y encienden
en el ?mbito de ese desierto poblado
que es el fondo de mi alma anhelante.

Nubes que no pueden evitar
que los rayos del sol
atraviesen y rasguen sus entra?as,
y ofrezcan la hermosura
de sus destellos
como un anuncio
de la fuerza y la belleza
de su intensidad
y su calor.

Dios que despiertas mis ansias,
ahogadas
por la fuerza de mi debilidad
y por la debilidad de mis fuerzas.

Que se abran las puertas
de mis sue?os
y pueda ver el horizonte
Infinito
al que me lanzas,
de tu ternura y de tu misericordia,
siempre a tu lado
y al de los otros


Publicado por verdenaranja @ 22:11  | Liturgia
 | Enviar