Mi?rcoles, 27 de octubre de 2010

Homil?a de monse?or Juan Rub?n Mart?nez, obispo de Posadas, para el 28? domingo durante el a?o (10 de octubre de 2010). (AICA)

CONVERSI?N PASTORAL Y MISI?N

Este fin de semana celebramos ?La Jornada Mundial de las Misiones 2010?, y en nuestra Di?cesis por tal motivo se ha realizado un encuentro diocesano en Jard?n Am?rica donde ni?os y adolescentes de la infancia Misionera, y gente ligada a las diversas ?reas de misi?n compartieron la oraci?n y celebraci?n, sobre la vida pastoral realizada en nuestra Di?cesis.

El eje misionero es la raz?n de ser de la Iglesia, y nosotros hemos querido celebrar los 50 a?os de la Di?cesis revisando nuestra fidelidad al mandato del Se?or sobre nuestra conversi?n, comuni?n y misi?n. El Papa Benedicto en su mensaje para esta jornada reflexiona sobre la construcci?n de la comuni?n eclesial como la clave de la misi?n, y nos dice que ?es indispensable el trabajar sobre una fe adulta capaz de abandonarse totalmente a Dios con actitud filial? es condici?n para promover un humanismo nuevo, fundado en el Evangelio de Jes?s?. En uno de los textos de su mensaje se?ala: ?Estas consideraciones remiten al mandato misionero que han recibido todos los bautizados y la Iglesia entera, pero que no puede realizarse de manera cre?ble sin una profunda conversi?n personal, comunitaria y pastoral. De hecho, la conciencia de la llamada a anunciar el Evangelio estimula no s?lo a cada uno de los fieles, sino tambi?n a todas las comunidades diocesanas y parroquiales a una renovaci?n integral y a abrirse cada vez m?s a la cooperaci?n misionera entre las Iglesias, para promover el anuncio del Evangelio en el coraz?n de toda persona, de todos los pueblos, culturas, razas, nacionalidades, en todas las latitudes. Esta conciencia se alimenta a trav?s de la obra de sacerdotes fidei donum, de consagrados, catequistas, laicos misioneros, en una b?squeda constante de promover la comuni?n eclesial, de modo que tambi?n el fen?meno de la "interculturalidad" pueda integrarse en un modelo de unidad en el que el Evangelio sea fermento de libertad y de progreso, fuente de fraternidad, de humildad y de paz (Ad gentes, 8). La Iglesia, de hecho, "es en Cristo como un sacramento o signo e instrumento de la uni?n ?ntima con Dios y de la unidad de todo el g?nero humano" (Lumen gentium, 1).

Tenemos que destacar aquello que reflexiona el Papa sobre la necesidad de plantear ?una renovaci?n integral? en nuestras comunidades en orden a que todas nuestras formas de organizaci?n y estructuras tengan una dimensi?n discipular y misionera. En este sentido nuestras ?orientaciones pastorales? post sinodales a la luz de Aparecida, nos est?n impulsando a dicha ?renovaci?n integral?. Aparecida nos se?ala categ?ricamente: ?Esta firme decisi?n misionera debe impregnar todas las estructuras eclesiales y todos los planes pastorales de di?cesis, parroquias, comunidades religiosas, movimientos y cualquier instituci?n de la Iglesia. Ninguna comunidad debe excusarse de entrar decididamente, con todas sus fuerzas, en los procesos constantes de renovaci?n misionera, y de abandonar las estructuras caducas que ya no favorezcan la transmisi?n de la fe? (365).

En este contexto de oraci?n y reflexi?n misionero que vivimos en este mes de octubre debemos agradecer a Dios las recientes ordenaciones de di?conos permanentes que son un don de Dios para la Iglesia y sobre todo para nuestra Di?cesis. El s?bado 25 de septiembre fueron ordenados di?conos en la Parroquia Esp?ritu Santo de Posadas Luis Altamirano, H?ctor Escalante y Gustavo Irala, y el domingo 26 en San Ignacio fueron ordenados di?conos Bernab? Castellano y Carlos Medina. Este acontecimiento junto a los 16 lectores instituidos el s?bado pasado en la Parroquia San Miguel son un fuerte signo de esperanza, ya que estos dones y ministerios que Dios nos regala ser?n instrumentos en la acci?n evangelizadora y misionera de nuestras comunidades.

Sabemos que la mies es mucha y los operarios somos pocos, que el crecimiento demogr?fico en Misiones es uno de los mayores en nuestro Pa?s. Los desaf?os tanto territoriales como en los sectores pastorales nos deben llevar a seguir profundizando la necesidad de ser una Iglesia misionera y cercana a los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

?Un saludo cercano y hasta el pr?ximo domingo!

Mons. Juan Rub?n Mart?nez, obispo de Posadas?


Publicado por verdenaranja @ 23:26  | Homil?as
 | Enviar