Mi?rcoles, 03 de noviembre de 2010

Moniciones para el D?a de la Iglesia Diocesana publicadas en la revista NUESTRA IGLESIA, octubre 2010, recibida en la parroquia para su celebraci?n el 14 de Noviembre.

Moniciones y preces para
el D?a de la Iglesia Diocesana

14 de Noviembre. Domingo XXXIII
del Tiempo Ordinario. D?a de la Iglesia Diocesana

Arc?ngel Moreno,
Delegado de liturgia de la Di?cesis de Ciudad Real?

Monici?n de entrada:

Somos invitados por el Se?or a celebrar su presencia entre nosotros. ?l se adelanta, Resucitado, para dar sentido a nuestras vidas a trav?s del Pan y la Palabra. Hoy la Iglesia nos recuerda que el Se?or nos convoca tambi?n como Iglesia Diocesana. En torno a nuestro obispo y Pastor vivimos concretamente nuestro ser la Iglesia de Jesu?cristo.?

Monici?n a las Lecturas:

Las lecturas nos ponen sobre la pista de Dios que actuar? con justicia. Los relatos que vamos a escuchar nos hablan de dificultades, de tiempos dif?ciles a los que s?lo Dios puede dar sentido. Escuchemos con atenci?n.

Oraci?n universal:

Por la Iglesia para que, en medio de las dificultades, sea testimonio de fe y espe?ranza entre los hombres. Roguemos al Se?or.

Por nuestra Iglesia Diocesana de ................. convocada en torno a nuestro obispo, para que vivamos como bautizados el gozo de ser y sentirnos Iglesia. Roguemos al Se?or.

Por todos los que sufren de alguna manera: los enfermos, los ancianos, los que tie-nen reales dificultades en su vida. Roguemos al Se?or.

Para que colaboremos con la Iglesia en todas sus acciones y, tambi?n, en sus ne?cesidades econ?micas: as? podremos disponer de los medios necesarios para poder desarrollar la misi?n en medio de nuestra sociedad. Roguemos al Se?or.

Para que los j?venes y los ni?os encuentren a trav?s de la Iglesia a Jesucristo y as? se sientan apoyados y orientados en sus vidas. Roguemos al Se?or.?

Monici?n final:

La Iglesia peregrina en nuestra Di?cesis enviada desde la Eucarist?a. El Se?or nos ne?cesita como testigos de su amor y as? lo hemos de vivir. Cristo une la mesa y la vida para que esto sea posible.


Publicado por verdenaranja @ 22:00  | Liturgia
 | Enviar