Viernes, 05 de noviembre de 2010

Lectio divina para el domingo treintiuno del Tiempo Ordinario - C, ofrecida por la Delegaci?n Diocesana de Liturgia de la di?cesis de Tenerife.

LECTURA:??????????? ?Lucas 19, 1‑10?

En aquel tiempo, entr? Jes?s en Jeric? y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir qui?n era Jes?s, pero la gente se lo imped?a, porque era bajo de estatura. Corri? m?s adelante y se subi? a una higuera, para verlo, porque ten?a que pasar por all?.?

Jes?s, al llegar a aquel sitio, levant? los ojos y dijo: ?Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.? ?l baj? en seguida y lo recibi? muy contento.?

Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: ?Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador.? Pero Zaqueo se puso en pie y dijo al Se?or: ?Mira, la mitad de mis bienes, Se?or, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituir? cuatro veces m?s.??

Jes?s le contest?: ?Hoy ha sido la salvaci?n de esta casa; tambi?n ?ste es hijo de Abrah?n. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.??

MEDITACI?N:?????????? ??Ha venido a buscar? ?????

Eres desconcertante, Se?or, qui?n apostar?a por un hombre como Zaqueo. Hombres con una reputaci?n como ?l y en aquel ambiente, le convert?an en un personaje despreciado y odiado, prototipo de la injusticia, de la riqueza acumulada p?blicamente sobre el abuso. Pero algo parec?a que no andaba bien en su coraz?n y nunca sabremos exactamente si ten?a curiosidad malsana de conocerte, o si algo bull?a ya dentro de ?l.

??????????? Hoy el mundo necesita ?zaqueos? como el del evangelio, que pueden contribuir a la construcci?n de un mundo m?s justo y solidario. Necesitamos muchos hombres y mujeres con un coraz?n sencillo y no ambicioso. Hombres y mujeres que sigan creyendo, ingenua y esperanzadamente, que en los hombres m?s duros sigue existiendo un coraz?n humano, y que el encuentro con el Dios de Jes?s siempre es posible, y que es capaz de sanar, de salvar y de reconstruir lo que parece que est? perdido.

??????????? Tal vez sea un sue?o, pero de sue?os tambi?n se vive porque empujan y mantienen viva la esperanza. T?, Se?or, sigues creyendo y esperando en el hombre, en su respuesta humanizadora. Y sigues esperando la m?a, que tiende a dormirse, a desilusionarse. Por eso pasas, una y otra vez a mi lado. M?s a?n, te has hospedado en mi casa, en lo m?s profundo de m?, y s?lo tu presencia, como le sucedi? a Zaqueo, me llama a mirar a mi alrededor, salir de m? mundo? cerrado y, para sorpresa m?a y de los otros, dar lo mejor de m?.

ORACI?N:???????????? ?Tu cercan?a?

??????????? Gracias, Se?or, porque me lo pones f?cil. Tan f?cil que eres t? el que te acercas a m? a pedirme el acceso a mi casa, a mi vida. No hace falta que vaya a buscarte a ninguna parte, llamas a mi puerta. Me lo pones f?cil porque no te asustas de mi desorden, de todo lo que hay en m? que nada tiene que ver contigo y hasta te puede chirriar, pero no te asustas, y ni siquiera me pides nada, ni me das consejos, ni me sermoneas, sobre toda la suciedad que encuentras. S?lo quieres que experimente lo que supone tu cercan?a, la paz que irradia de ti, la bondad y la misericordia que se desprenden de tu mirada, y siento que te importo por lo que soy, no por lo que tengo, bueno o malo. Pero t? sabes que hay un vac?o profundo en mi coraz?n que no pueden llenar todos los tesoros del mundo, ?se es el espacio que t? vienes a llenar. Gracias, Se?or.

CONTEMPLACI?N:??????????? ?El gran tesoro?

Cuando pensaba
que no hab?a un hueco
para ti
en el espacio de mi coraz?n,
tan lleno de nada
y tan vac?o de todo,
vienes a la puerta de mi casa,
y al entrar en ella
siento que arrasas
mis monta?as,
que se apaga el fulgor ficticio
de mis reinos
e iluminas el tesoro escondido
de mi humanidad presa.

Y un gozo inmenso
me atraviesa de repente,
se abren las puertas
de mi propia c?rcel,
desatas mis manos
y mis sentimientos,
y me descubro
en mi verdadera riqueza,
porque el gran tesoro,
sencillamente,
soy yo.


Publicado por verdenaranja @ 21:00  | Liturgia
 | Enviar