Viernes, 05 de noviembre de 2010

ZENIT? publica el mensaje que ha enviado el arzobispo de Burgos, monse?or Francisco Gil Hell?n, con el t?tulo: "Una instituci?n para evangelizar Europa".

A m? me ha llenado de alegr?a, de agradecimiento y de esperanza. Porque he visto que el Papa actual ha creado una instituci?n con vocaci?n de permanencia y universalidad para llevar a la pr?ctica el magisterio de Pablo VI y, muy especialmente, del venerable Juan Pablo II sobre la nueva evangelizaci?n. Algo que considero no s?lo muy conveniente, sino absolutamente imprescindible y urgente, si queremos responder a lo que Dios espera de nosotros en este momento, a la vez comprometido y apasionante, en que nos encontramos.

Todos sabemos, en efecto, que la gran mayor?a de europeos ha sido afectada por los fen?menos de la secularizaci?n, el relativismo y el paganismo. Esto se hace notar, de modo particularmente claro, en las nuevas generaciones. Baste pensar, por ejemplo, que son much?simos los que se han apartado de la pr?ctica religiosa y/o rechazan el magisterio de la Iglesia en cuestiones tan nucleares como la transmisi?n y defensa de la vida, el matrimonio, la familia, las relaciones extraconyugales, la justicia social, las verdades objetivas, etc?tera.

El resultado final es que nos encontremos ante una realidad estremecedora: la mayor parte de los europeos y espa?oles est?n bautizados; pero son muy pocos los que est?n evangelizados y convertidos, y su vida pr?ctica es claramente pagana. Si a ello a?adimos que aumenta el n?mero de quienes no reciben el Bautismo en la primera infancia y ni siquiera en la edad escolar, nuestro mapa religioso de los pr?ximos a?os registrar? un alto n?mero de adultos no bautizados. Sin contar los emigrantes.

Es, pues, absolutamente necesario realizar sin dilaciones una nueva evangelizaci?n, un anuncio claro y expl?cito de Jesucristo: de su Persona, de su obra salvadora, de su doctrina, y pasar de una Iglesia con par?metros de ?cristiandad' a otra decididamente evangelizadora.

Por eso, ?c?mo no alegrarse y llenarse de esperanza y optimismo pastoral ante la creaci?n de un Organismo que nace con el objetivo preciso de poner medios concretos para que surja un nuevo impulso evangelizador entre los pastores y fieles, y creemos nuevos m?todos de acci?n pastoral? Me parece que las Conferencias Episcopales, los Organismos diocesanos y todas las realidades apost?licas, nuevas y antiguas, somos convocados a colaborar estrechamente y en plena comuni?n efectiva y afectiva con el nuevo Pontificio Consejo. El hecho de que sea el Papa el que haya oficializado la puesta en marcha de un organismo espec?fico de evangelizaci?n para nosotros, es garant?a suficiente de que el Esp?ritu nos inspirar? y ayudar? eficazmente en la nueva etapa que la Iglesia est? llamada a emprender en Europa y Espa?a.


Publicado por verdenaranja @ 23:03  | Hablan los obispos
 | Enviar