S?bado, 06 de noviembre de 2010

ZENIT? nos ofrece las palabras pronunciadas por el Papa Benedicto XVI el domingo 24 de Octubre de 2010, durante la introducci?n el rezo del ?ngelus en la Plaza de San Pedro ante peregrinos de todo el mundo.

?Queridos hermanos y hermanas!

Con la solemne celebraci?n de esta ma?ana en la Bas?lica Vaticana se ha concluido la Asamblea Especial para Oriente Medio del S?nodo de los Obispos, sobre el tema: "La Iglesia cat?lica en Oriente Medio: comuni?n y testimonio?. En este domingo se celebra, adem?s, la Jornada Misionera Mundial, que tiene por lema: ?La construcci?n de la comuni?n eclesial es la clave de la misi?n?. Llama la atenci?n la similitud entre los temas de estos dos acontecimientos eclesiales. Ambos invitan a mirar a la Iglesia como misterio de comuni?n que, por su naturaleza, est? destinado a todo el hombre y a todos los hombres. El Siervo de Dios papa Pablo VI afirmaba as?: "La Iglesia existe para evangelizar, es decir, para predicar y ense?ar, ser canal del don de la gracia, reconciliar a los pecadores con Dios, perpetuar el sacrificio de Cristo en la santa Misa, memorial de su muerte y resurrecci?n gloriosa" (Exhort. Ap. Evangelii nuntiandi, 8 diciembre 1975, 14: AAS 68, [1976], p. 13). Por esto la pr?xima Asamblea General Ordinaria del S?nodo de los Obispos, en 2012, se dedicar? al tema "La nueva evangelizaci?n para la transmisi?n de la fe cristiana". En todo tiempo y en todo lugar ? tambi?n hoy en Oriente Medio ? la Iglesia est? presente y opera para acoger a todo hombre y ofrecerle en Cristo la plenitud de la vida. Como escrib?a el te?logo italo-alem?n Romano Guardini: "La realidad 'Iglesia' implica toda la plenitud del ser cristiano que se desarrolla en la historia, en cuanto que ?sta abraza la plenitud de lo humano que est? en relaci?n con Dios" (Formaci?n lit?rgica, Brescia 2008, 106-107).

Queridos amigos, en la Liturgia de hoy se lee el testimonio de san Pablo respecto al premio final que el Se?or entregar? ?a todos aquellos que han esperado con amor su manifestaci?n" (2 Tm 4,8). No se trata de una espera ociosa y solitaria, ?al contrario! El Ap?stol vivi? en comuni?n con Cristo resucitado para ?llevar a cumplimiento el anuncio del Evangelio" para que ?todas las gentes lo escuchasen" (2 Tm 4,17). El deber misionero no es revolucionar el mundo, sino transfigurarlo, tomando la fuerza de Jesucristo que ?nos convoca a la mesa de su Palabra y de la Eucarist?a, para gustar el don de su Presencia, formarnos a su escuela y vivir cada vez m?s conscientemente unidos a ?l, Maestro y Se?or" (Mensaje para la 84? Jornada Misionera Mundial). Tambi?n los cristianos de hoy ? como est? escrito en la carta A Diogneto ? "muestran qu? maravillosa y ? extraordinaria es su vida asociada. Transcurren la existencia sobre la tierra pero son ciudadanos del cielo. Obedecen las leyes establecidas pero con su manera de vivir sobrepasan las leyes... Son condenados a muerte, y de ella sacan vida. A?n haciendo el bien, son... perseguidos y crecen de n?mero cada d?a?. (V, 4.9.12.16; VI, 9 [SC 33], Par?s 1951, 62-66).

A la Virgen Mar?a, que de Jes?s Crucificado recibi? la nueva misi?n de ser Madre de todos aquellos que quieren creer en ?l y seguirlo, confiamos a las comunidades cristianas de Oriente Medio y a todos los misioneros del Evangelio.

[Tras el ?ngelus]

Estoy contento de recordar que ayer, en Vercelli, fue proclamada beata Sor Alfonsa Clerici, de la Congregaci?n de la Precios?sima Sangre de Monza, nacida en Lainate, cerca de Mil?n, en 1860, y muerta en Vercelli en 1930. Demos gracias a Dios por esta hermana nuestra, que ?l gui? a la perfecta caridad.

[En espa?ol]

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua espa?ola presentes en esta oraci?n mariana, en particular a los fieles peruanos y de otros pa?ses latinoamericanos de la Hermandad del Se?or de los Milagros, de Roma. En este domingo, la Iglesia celebra la Jornada Mundial de las Misiones. Invito a todos a orar al Se?or por aquellos que han entregado generosamente su vida a la evangelizaci?n de los pueblos, a menudo entre grandes dificultades. Conf?o a todos los misioneros del mundo a la protecci?n maternal de la Sant?sima Virgen Mar?a, que en el transcurso de este mes invocamos especialmente con el t?tulo de Nuestra Se?ora del Rosario, para que no les falte nunca nuestro apoyo espiritual y material en el desempe?o de su hermosa tarea apost?lica. Feliz domingo.

[Traducci?n del italiano por Inma ?lvarez
?Libreria Editrice Vaticana]


Publicado por verdenaranja @ 22:41  | Habla el Papa
 | Enviar