S?bado, 13 de noviembre de 2010

Reflexi?n de monse?or Rub?n Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s para el programa radial "Compartiendo el Evangelio", para el 30? domingo durante el a?o (24 de octubre de 2010). (AICA)

EL PUBLICANO Y EL FARISEO

San Lucas 18, 9-14

?La actitud del publicano y el fariseo, o del fariseo y el publicano, nos revelan comportamientos, pensamientos, valores, posturas, posiciones, etc. Lo que es de desear, lo que debemos pedir, como todos debemos crecer y madurar en la vida, es acercarnos cada vez m?s al misterio de Dios.

En ese acercarnos nos vamos conociendo m?s a nosotros mismos, nos vamos teniendo m?s, nos vamos perteneciendo m?s. Cuando hay m?s luz, uno ve m?s las sombras, las percibe mejor.

Por eso cuando uno se acerca m?s a Dios, uno descubre su pecado, su limitaci?n; mira en profundidad, mira en serio; no se mira superficialmente; no se mira ?para la foto?, se ve en serio.

De all? que la actitud que uno tiene que pedirle a Dios, siempre, es la actitud de saber que Dios tiene misericordia de nosotros, que uno es necesitado, es un pobre que necesita y que Dios siempre escucha atentamente a aqu?l que dice la? verdad, a aquel que es humilde, a aquel que sabe rezar.

Pidamos al Se?or tener esa actitud de gratitud, de pedido, y a la vez de reconocimiento. Porque Dios nunca nos va a humillar, Dios siempre nos va a enaltecer.

Dios nos dio la dignidad de existir como personas, nos dio la dignidad de creyentes, de cristianos en el Pueblo de Dios. Nos dio una misi?n y un destino: quiere que vayamos, a trav?s de la oraci?n, reconociendo estas dignidades que Dios nos da y que nadie nos puede quitar.

?Acu?rdate que, si eres humilde, dices la verdad; y si dices la verdad, siendo humilde, est?s m?s cerca de Dios, est?s m?s cerca de los hermanos! Si haces lo contrario, te alejas de Dios, te alejas de ti mismo y te alejas de los hermanos.

Les dejo mi bendici?n: en el Nombre del Padre, del Hijo y del Esp?ritu Santo.

Am?n

?Mons. Rub?n Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s?


Publicado por verdenaranja @ 22:53  | Hablan los obispos
 | Enviar