Lunes, 15 de noviembre de 2010

Subsidio lit?rgico para la celebraci?n de la Eucarit?a del d?a de la Jornada por la Vida 2010, ofrecido por la Delegaci?n Diocesana "Familia y Vida" de la Di?cesis de Tenerife.

Celebraci?n de la Eucarist?a

JORNADA POR LA VIDA

27 de noviembre de 2010. Primer s?bado-domingo de adviento

?

Monici?n de entrada.

Hoy, junto a nuestras preocupaciones y anhelos, ponemos sobre el altar el deseo del Santo Padre Benedicto XVI que nos ha pedido que dediquemos esta jornada a rezar por la vida, en cualquiera de sus fases, y sean las circunstancias que sean por la que atraviese. Y nada mejor que hacerlo en la eucarist?a ya que podemos, por un lado, agradecer a Jes?s el que nos regalase el don de si mismo, dando sentido y valor con ello a la vida humana y, por otro, invocar su protecci?n sobre cada ser humano llamado a la existencia.

Debemos tomar conciencia de que los cristianos proclamamos el evangelio de la vida; qu? nuestras vidas sean un testimonio de defensa de este valor fundamental.

Somos el pueblo de la vida y, hoy especialmente, vamos a solicitar la gracia y la luz del Se?or para la conversi?n de los corazones a favor de la cultura de la vida y el amor.?

Esquema para la homil?a.

?Qu? es el hombre para que te acuerdes de ?l? (Sal 8,5).

Desde siempre, el hombre se interroga sobre el sentido de su vida.

?Cristo, el Nuevo Ad?n, en la misma revelaci?n del misterio del Padre y de su amor, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocaci?n?? (GS 22). El misterio que celebramos pr?ximamente en la solemnidad del Nacimiento de Jesucristo es el gran S? de dios a la vida humana. ?El Hijo de Dios con su encarnaci?n se ha unido, en cierto modo, con todo hombre?? ?Nacido de la Virgen Mar?a, se hizo verdaderamente uno de los nuestros? (GS22).

De manera especial y urgente en estos momento, ?la Iglesia, (que) siente el deber de dar voz con inalterable valent?a a quien no tiene voz?, hace ?una confirmaci?n precisa y firme del valor de la vida humana y de su car?cter inviolable, y, al mismo tiempo, una acuciante llamada a todos y cada uno, en nombre de Dios: ?respeta, defiende, ama y sirve a la vida, a toda vida humana? (EV 5).

?defender y promover, respetar y amar la vida es una tarea que Dios conf?a a cada hombre? (EV 42). Es un derecho y un deber que corresponde a todos. Sujeto insustituible de este derecho y tarea es la familia, ?santuario de la vida?.

Esta tarea se resume, en cierto modo, en celebrar el evangelio de la vida, en celebrar al Dios que da la vida; y comporta celebrarlo en la oraci?n, en la liturgia y en los sacramentos. Pero sobre todo la celebraci?n del evangelio de la vida ha de realizarse en la existencia cotidiana vivida en el amor por los dem?s y en la entrega de uno mismo (cfr EV, 83-86). En ?hacerse cargo? de toda la vida y de la vida de todos (cfr. EV 87-91). Momento particular de esta tarea, es la promoci?n de una cultura de la vida, donde ? el pueblo de la vida? (EV 78-79) en su innumerable y rica diversidad de asociaciones e instituciones est? llamado a realizar un servicio insustituible en la sociedad.

La Vigilia de oraci?n por la vida humana naciente quiere ser el grito de toda la Humanidad que se eleva a Dios Padre, dador de todo bien, con el fin de que toda vida humana sea respetada, protegida y amada.?

Oraci?n de los fieles.

Uni?ndonos a la petici?n del Santo Padre, sinti?ndonos Iglesia Universal, presentemos ante el Alt?simo nuestras peticiones en favor de la vida, para que as? seamos testigos de la vida en medio de esta sociedad relativista y utilitarista.

Por la Iglesia, el pueblo de la vida, enviada a anunciar, celebrar y servir al Evangelio de la vida; para que ilumine con la luz de Cristo las conciencias de todos los hombres y sea, en medio del mundo, la voz de los que no tienen voz. Roguemos al Se?or.

Por los gobernantes, los legisladores y los jueces: para que protejan eficazmente el derecho a la vida de todo ser humano, tambi?n del a?n no nacido, y de este modo el Estado defienda y promueva el bien com?n. Roguemos al Se?or.

Por los matrimonios y las familias cristianas: para que sean verdaderamente santuarios de la vida y c?lulas vivas de una sociedad que ama y acoge la vida. Roguemos al Se?or.

Por todos aquellos que cuidan a las personas discapacitadas, y por todos los profesionales sanitarios; para que jam?s cedan a la tentaci?n de pensar que hay vidas menos dignas de ser vividas. Roguemos al Se?or.

Por los j?venes; para que aprendan a valorar y a respetar la vida y para que descubran que no existe libertad al margen de la verdad. Roguemos al Se?or.

Por las futuras madres en dificultades; para que encuentren comprensi?n y afecto en su familia, y soluciones eficaces en la sociedad. Roguemos al Se?or.

Por todas las v?ctimas de los atentados contra la vida: del aborto, de la eutanasia, de los homicidios, del terrorismo y de los dem?s tipos de violencia; para que el recuerdo de su sufrimiento nos impulse a construir un mundo m?s humano. Roguemos al Se?or.

Por la v?ctimas de las guerras, especialmente por aquellas que son cr?nicas y casi hemos olvidado, por las v?ctimas de la injusticia legislativa y la injusticia econ?mica, especialmente los que mueren de hambre en el mundo. Roguemos al Se?or.

Para que aunemos nuestros esfuerzos y, con la colaboraci?n de todos los hombres de buena voluntad, construyamos una nueva cultura de la vida. Roguemos al Se?or.?

(Oremos) Oh Cristo, Pan de Vida, renovamos nuestro amor por Ti: En Ti encontramos la fuente de la vida eterna. Escucha nuestra oraci?n y haznos ap?stoles intr?pidos del Evangelio de la vida, para construir, junto con todos los hombres y mujeres de buena voluntad, la Civilizaci?n de la verdad y del amor, para alabanza y gloria del Dios Creador y amante de la vida. Am?n.??

Acci?n de gracias


Gracias Se?or por el bien
que de Ti recibo cada d?a.

Gracias porque derramas en mi alma
la dulzura de tu misericordia.

Gracias porque me dejas sentir tu perd?n
por mis m?ltiples faltas.

Gracias por todas las alegr?as que me ofreces.

Gracias por las penas que me env?as.

Gracias porque conservas en mi alma
la Fe, Esperanza y Caridad.

Gracias Se?or por la salud y la enfermedad.
Gracias Se?or por el hermoso regalo de la vida.

?

?


Publicado por verdenaranja @ 23:03  | Liturgia
 | Enviar