Jueves, 18 de noviembre de 2010

Carta pastoral a las comunidades de monse?or Mons. Luis St?ckler, presidente de la Comisi?n de Pastoral de la Salud, con motivo del D?a del Enfermo (14 de noviembre de 2010). (AICA)

NI?OS SANOS, ESPERANZA DE LA PATRIA??????

?Quien recibe a este ni?o en mi nombre, me recibe a m? (Lc 9, 48)?

Muy queridos hermanos y hermanas en Cristo:

El D?a del Enfermo que la Iglesia Argentina celebra en este a?o el domingo 14 de noviembre, quiere responder a la celebraci?n del bicentenario, que nos compromete como ciudadanos y cristianos. Los obispos, como pastores de nuestro pueblo, hemos alertado que en el camino hacia un bicentenario en justicia y solidaridad, nada debe desviarnos del gran objetivo: contribuir a erradicar la pobreza y la exclusi?n; y nos hemos propuesto hacer lo que esta a nuestro alcance durante el tiempo que falta, cuando conmemoremos los doscientos a?os de nuestra independencia como naci?n.

Nuestra posibilidad como Iglesia, ciertamente, no consiste en recursos materiales frente a las enormes demandas de familias necesitadas; pero si, podemos formar la conciencia de nuestras comunidades, donde entre todos queremos hacer el esfuerzo de superar decididamente las negligencias que son origen de la pobreza.

Como lo hiciera el Santo Padre, Benedicto XVI, para la Jornada Mundial del Enfermo, hace dos a?os, quisi?ramos tambi?n nosotros esta vez poner la atenci?n en los ni?os. Pensando en el futuro de la Argentina nos preguntamos: ?Qu? ni?os vamos a dejar a nuestro pa?s? Porque una de las causas de la pobreza y un verdadero delito es el abandono de la infancia. Se sabe que la falta de alimento y atenci?n m?dica durante el embarazo y durante los primeros tres a?os de vida causa da?os cerebrales irreparables que, a su vez, provocan- si no la mortalidad infantil- un c?rculo vicioso de otros da?os, como la debilidad del sistema inmunol?gico, una edad mental inferior a la real, la deserci?n escolar, el analfabetismo funcional, la falta de inserci?n en el mundo del trabajo, la formaci?n precoz de parejas sin la necesaria preparaci?n; con la consecuencia de no salir del espiral de la pobreza. La pobreza enferma, y la enfermedad empobrece. En nuestra parroquia y capillas debemos darnos cuenta que la desnutrici?n y deficiente atenci?n m?dica en una comunidad es un indicador de la injusticia social

?Qu? podemos y debemos hacer?

La clave para salir de la pobreza, es la educaci?n. Educaci?n entendida como trato amoroso y respetuoso, de persona a persona, de coraz?n a coraz?n. El que educa a los padres, especialmente a la madre, educa a la familia. Creemos que nuestras comunidades pueden responder a este desafi?- quiz?s mejor que ninguna otra instituci?n -, para capacitar personas al servicio de las necesidades b?sicas de la familia y acompa?ar a los que precisan ayuda. Hay experiencias valiosas, nacidos en el seno de la iglesia, como la red para el Desarrollo Integral del Ni?o y la Familia (Redinfa), que pueden ense?arnos como aprender este servicio de amor para con los ni?os y sus padres. Los alentamos a participar y organizarse como protagonista de la transformaci?n de nuestra sociedad.

Jesucristo se identifica con los ni?os. Quien recibe a un ni?o en mi nombre, me recibe a M?, dijo, y los puso como ejemplo para poder entrar en le Reino de Dios.

Que la Madre de nuestro Se?or y San Jos? les animen a encaminarse en esta importante misi?n durante estos a?os del Bicentenario, porque Ni?os sanos son la esperanza de la Patria.

Los abrazamos y bendecimos en el amor del Buen Pastoral.?

Mons. Luis St?ckler, presidente de la Comisi?n de Pastoral de la Salud?


Publicado por verdenaranja @ 23:52  | Hablan los obispos
 | Enviar