Martes, 23 de noviembre de 2010

Kisangani (Agencia Fides) - "Es una gran alegr?a para nosotros, es una oportunidad para agradecer al Se?or por lo que hace por su Iglesia, familia de Dios en la Rep?blica Democr?tica del Congo. Damos las gracias al Santo Padre por el nombramiento de S.Exc. Mons. Laurent Monsegwo Pasinya, que es el tercer Cardenal en nuestro pa?s. El evento se celebra con gran solemnidad y alegr?a en la Rep?blica Democr?tica del Congo. La comunidad cristiana formada por los congole?os que viven en Roma se est? preparando para dar una acogida digna del Cardenal electo", dice en un coloquio con la Agencia Fides Su Exc. Mons. Marcel Utempi Tapa, Arzobispo de Kisangani, en la Rep?blica Democr?tica del Congo.

Excelencia, ?cu?les son las dificultades encontradas en su trabajo pastoral?

La archidi?cesis de Kisangani, con una superficie de 150mil km2 y una poblaci?n de m?s de 2 millones de habitantes, es la di?cesis m?s grande de las 47 del Congo.
De los dos millones de habitantes, el 50% son cat?licos. Hay 42 parroquias: muy pocas, dadas las dimensiones del territorio de la arquidi?cesis. Se trata, obviamente, de parroquias con una gran superficie. Para hacer frente a esta situaci?n, hemos decidido crear nuevas parroquias, tanto dentro de la ciudad de Kisangani como en el resto de la Arquidi?cesis. Pero esto nos plantea un gran desaf?o: la escasez de sacerdotes. Su n?mero es insuficiente todav?a. En la actualidad tenemos, gracias a Dios, 50 sacerdotes diocesanos y una treintena de misioneros.
Nuestro pa?s ha estado fuertemente marcado por la guerra que dur? varios a?os. Varias infraestructuras han sido destruidas y la econom?a ha sido seriamente da?ada. Por lo tanto nos resulta muy dif?cil pedir a los fieles que asuman la responsabilidad de las necesidades materiales de su Iglesia, seg?n las directivas de la Santa Sede y la Conferencia Episcopal del Congo. Pero nuestra gente es muy generosa: pueden poner a disposici?n de la Iglesia todo lo que tienen y todos los alimentos que pueden producir. En t?rminos de ofertas en especie recibimos donaciones muy generosas. A nivel de donaciones en dinero, todav?a hay algunas dificultades porque la situaci?n econ?mica del pa?s sigue siendo dif?cil. Pero confiamos en que un d?a los fieles podr?n hacerse cargo de su Iiglesia.

?Cu?les son las esperanzas que sostienen su misi?n?

Estamos llenos de esperanza, a pesar de las dificultades que encontramos en nuestro trabajo pastoral. Mi esperanza se basa en la animaci?n vocacional, que est? dando frutos. Tenemos 39 estudiantes en el seminario mayor que estudian filosof?a y teolog?a, 97 alumnos del seminario menor y 12 j?venes en propedeutica. Esperemos tener el a?o que viene nuevos sacerdotes que nos permitan realizar el proyecto pastoral de crear nuevas parroquias. En cuanto a los laicos, cada a?o organizamos un curso de formaci?n de 4-5 d?as para los agentes de pastoral de la arquidi?cesis.

?Excelencia, de que manera consigue encontrar a los fieles en una di?cesis tan grande?

Tengo el profundo deseo de encontrarme con todos los fieles, por ello organizo durante el a?o visitas a las parroquias de la Arquidi?cesis. Los fieles est?n muy contentos de reunirse con su Pastor. Para algunos es realmente una gran alegr?a poder encontrarme, porque es la primera vez en 19-20 a?os que tienen la oportunidad de conocer a su Arzobispo.
Estas visitas pastorales cuestan mucho esfuerzo y un gasto considerable, pero hacemos esta misi?n con alegr?a. Adem?s la cruz es parte integral de la misi?n de la Iglesia. Cada vez que llego a una de estas comunidades lejanas del centro de la Arquidi?cesis, en motocicleta, en canoa o a pie, me olvido de la fatiga gracias a la c?lida bienvenida de los fieles locales. La alegr?a de saberse esperado y acogido es la primera recompensa, seguida por la alegr?a de sembrar la palabra de Dios, administrar los sacramentos y garantizar la formaci?n de los fieles.

Con respecto al desarrollo humano, ?cu?l es su principal preocupaci?n?


La ense?anza es algo que me preocupa mucho. Hemos invertido mucho en la educaci?n de los j?venes. Hay 250 escuelas primarias y secundarias, pero para una poblaci?n de 2 millones de habitantes no son suficientes. Puedo hacer una comparaci?n con mi experiencia previa en la di?cesis de Mahagi-Nioka, donde he servido como Obispo durante siete a?os. La di?cesis tiene una superficie de 21mil km2 y es 8 veces menor que la archidi?cesis de Kisangani. Hace dos a?os la poblaci?n era de 1 mill?n 700 mil habitantes, los cat?licos representaban el 60% de la poblaci?n (alrededor de 900 mil almas). En la di?cesis existen 500 escuelas primarias y 200 escuelas secundarias. Un mayor n?mero mucho mayor que el de Kisangani, pero insuficiente para satisfacer las necesidades de todos. Tengo la intenci?n de crear nuevas escuelas en Kisangani y por este motivo me he puesto en contacto con el Ministerio de educaci?n que nos ha dado su apoyo. (L.M.) (Agencia Fides 6/11/2010)


Publicado por verdenaranja @ 22:06  | Entrevistas
 | Enviar