Martes, 23 de noviembre de 2010

Conferencia del Patriarca Latino de Jerusal?n (Universidad Austral, 2 de noviembre de 2010). (AICA)

LOS CRISTIANOS EN MEDIO ORIENTE HOY????????

Agradezco de todo coraz?n la posibilidad que me brind?is de hablaros de la situaci?n general de nuestros cristianos que viven en la Tierra del Se?or, particularmente de la Iglesia de Jerusal?n, Madre de todas las Iglesias, que por diversas circunstancias de la vida ha vuelto a ser como en sus inicios "un peque?o reba?o".

La piedad hacia los padres, es el primer mandamiento que trae consigo una promesa. As? lo recuerda san Pablo: "Para que sean largos tus d?as en la tierra" (Cf. Ef 6,3). La piedad hacia la Patria del Se?or y de Nuestra Se?ora y "Patria espiritual" de todos los cristianos trae, por ende, parte de la misma promesa.

Que nuestro com?n empe?o por la Tierra Santa y por sus "piedras vivas" sean adem?s una contribuci?n a la paz de la regi?n y del mundo.

Todos sentimos que nuestro coraz?n late con el de Jerusal?n. Agradezco particularmente la presencia de miembros de las comunidades jud?as y musulmanas que han querido estar hoy aqu? presentes. Gracias a las autoridades de la Universidad Austral y a este noble auditorio.

Providencialmente este encuentro se realiza despu?s de la finalizaci?n del S?nodo de Obispos para Medio Oriente convocado por Su Santidad Benedicto XVI luego de su viaje a Tierra Santa. Ha sido una ocasi?n para ?enriquecernos con el conocimiento de todos sobre la realidad de la Iglesia en Medio Oriente.?

LOS CRISTIANOS DE MEDIO ORIENTE Y DE TIERRA SANTA?

1. ?Qui?nes y cu?ntos son?

En Medio Oriente se encuentran varios millones de cristianos. La mayor parte se encuentra en Egipto, son los llamados coptos. Tenemos comunidades cristianas, en toda la regi?n. Su presencia se remonta en la mayor?a de los casos a la ?poca apost?lica o patr?stica. Ellos pertenecen a grupos ?tnicos diferentes (hay de origen? fenicio, persa, palestino, beduino, ?rabe, etc.). Mayoritariamente, en la actualidad, est?n unidos por la cultura y lengua ?rabes debido a la expansi?n ?rabe producida en toda la regi?n de Medio Oriente y Norte de ?frica desde los albores del Islam. Muchos de los grupos cristianos conservan sin embargo sus tradiciones propias y su lengua. Es as? que la sagrada Liturgia se celebra en diversas lenguas: arameo-sirio, copto, griego, lat?n, hebreo, etc. Adem?s de las lenguas modernas, en las cuales se celebran no pocos de los ritos. Esto es debido a que tambi?n, sobre todo desde el siglo XIX la presencia de cristianos extranjeros se hizo m?s visible en el lugar. De all? es que se use com?nmente el franc?s, el italiano, el ingl?s, etc.

En cuanto a los cristianos de Tierra Santa. ?Qui?nes son?

Los cristianos de Tierra Santa, son en su mayor?a ?rabes palestinos y jordanos en un 99% (noventa y nueve por ciento) y comparten alegr?as y dolores, fatigas y esperanzas con el resto de la poblaci?n, de su gente. ?Y el restante 1% (uno por ciento)? Est? constituido por extranjeros que han llegado en las ?ltimas d?cadas a Tierra Santa para rezar, estudiar o tambi?n vivir, en b?squeda de una vida de fe aut?ntica y de firme esperanza anclada en los mismos or?genes. Hay adem?s unos 300 (trescientos) jud?os-cristianos en Israel, es decir convertidos a la fe cristiana e hijos de matrimonios mixtos, tambi?n ellos forman parte de la Iglesia Madre de Jerusal?n.

Seg?n los datos oficiales, los Cristianos representan alrededor del 2,2% (el dos coma dos por ciento) de la poblaci?n: aproximadamente unos 500.000 (quinientos mil) en una poblaci?n de unos 14 (catorce) millones de habitantes de Jordania, Palestina e Israel.???

Estos fieles est?n repartidos en varias Iglesias: cat?lica, ortodoxa y protestante, y en bastantes ritos: el rito latino (tambi?n llamado rito romano); el griego cat?lico o melquita; el sirio; el armenio; el maronita; el et?ope, el copto y el armenio. La Iglesia ortodoxa posee tambi?n diferentes ritos.

En cuanto respecta a la Ciudad Santa de Jerusal?n en el 1948 habitaban, unos 28.000 cristianos, el cuarto de la poblaci?n. Hoy son solamente 10.000 entre una poblaci?n de 600.000 jud?os y 240.000 musulmanes.

Hay otra realidad que ha surgido en los ?ltimos a?os. Son otro rostro de la iglesia local. Son aquellas personas que en los ?ltimos a?os han ingresado a Israel como jud?os pero que son cristianos ortodoxos. Los c?lculos indican que podr?an llegar a ser hasta unos 350.000, la mayor?a provenientes de los pa?ses de la ex-Uni?n Sovi?tica. Muchos de ellos no tienen pr?ctica religiosa.

La Iglesia de Jerusal?n es la Iglesia del Calvario, del sufrimiento, pero es tambi?n la Iglesia de la Resurrecci?n, y, por ello mismo, la Iglesia de la Esperanza, esta realidad prof?tica es particularmente importante recordarla cuando las esperanzas humanas tienden a desaparecer. No todo termin? en la muerte del Se?or y en Su sepultura, sino que de Su santo sepulcro volvi? a surgir, ?Resucit?! Ello marca la gran esperanza de los cristianos y la gran santidad que para nosotros tiene esa Tierra Bendita.?

2. ?De d?nde vienen los cristianos de Tierra Santa?

Comienzo este punto aclarando un malentendido. Los cristianos de Tierra Santa, no son convertidos del islam, sino que son los descendientes de la primera Iglesia de Jerusal?n. Adem?s cambiar de religi?n est? prohibido por algunas leyes civiles y culturales.

En cuanto a nuestra Iglesia local.

El Patriarcado Latino de Jerusal?n comprende: Jordania, Palestina, Israel y Chipre. Tenemos que admitir que el peso de nuestro Patriarcado est? en Jordania d?nde est?n principalmente nuestros feligreses, donde hay m?s familias cristianas, m?s religiosos, m?s escuelas, seminaristas y estudiantes, quiz? porque ha sido menos tocada por la emigraci?n y porque tantos palestinos se han refugiado entre nosotros y tambi?n gracias a la estabilidad pol?tica.

- En el Patriarcado hay 30 congregaciones masculinas y 72 femeninas que prestan varios servicios religiosos, educativos y sociales. A ellos les estamos muy agradecidos.?

- La Iglesia Cat?lica administra la Universidad Cat?lica de Bel?n y 104 escuelas frecuentadas por 50.000 estudiantes. 42 escuelas frecuentadas por 20.000 estudiantes dependen directamente de nuestro Patriarcado. Dios mediante comenzaremos pr?ximamente una nueva Universidad en M?daba. Damos mucha importancia a estas escuelas, a pesar del peso financiero y del d?ficit acumulado. Las escuelas y centros educativos son para nosotros una cuesti?n de vida o muerte: Porque de all? vienen todas nuestras vocaciones sacerdotales y religiosas; porque en esas escuelas e instituciones educativas se vive el di?logo de vida con ortodoxos, jud?os y musulmanes. En esas escuelas se han preparado nuestros pol?ticos cristianos y no s?lo.?

Otras Instituciones administradas por la Iglesia Cat?lica son:?

- 15 orfanatos?
- 2 casas para personas minusv?lidas?
- 10 asilos para personas ancianas.?
- Varios hospitales.
- Es de remarcar, nuestro Seminario de Jerusal?n. Hay 24 seminaristas mayores y 47 seminaristas menores.??

3. ?Cu?l es la vocaci?n de los cristianos en Tierra Santa?

Los cristianos tienen un rol fundamental en la sociedad en que viven.

A) Son los testigos vivientes (piedras vivas) de la historia de la Salvaci?n. Son presencia y testimonio de fe experimentada y probada en los Lugares Santos. Est?n orgullosos y perseverantes, a pesar de las injurias de la historia y de los hombres, de las guerras y de los conflictos sin fin. Las diversas Iglesias presentes en nuestra Tierra buscan de colaborar de manera estrecha, superando la diversidad de ritos, tradiciones y visiones.

B) Los cristianos de Medio Oriente desempe?an tambi?n el rol de ser puente entre oriente y occidente. Y para ser puente es necesario estar firmemente fijo a los dos lados. En efecto, est?n fijos en Oriente que es su medio hist?rico, cultural, ling??stico, literario, psicol?gico y pol?tico y est?s fijos en occidente por la fe, por su patrimonio espiritual y su apertura intelectual.

Los cristianos de Tierra Santa y los otros ?rabes cristianos, en general, por su pertenencia variada a distintos grupos de or?genes, como dec?amos al inicio, quiz? sean los ?nicos a poder jugar este rol de ser ?puentes? y por ello no deben ser abandonados, ni se los debe dejar solos en la hermosa y dif?cil misi?n de ser los testigos del Dios hecho hombre. Los cristianos del mundo deben conocer a sus hermanos que viven all?, deben alentarlos a ser luz y sal, escucharlos y, tambi?n, ayudarlos.?

4. ?C?mo viven dichos cristianos?

Son parte esencial de su comunidad social, viven, por tanto en contacto diario con musulmanes y jud?os, superando las innumerables dificultades de conflicto pol?tico-religioso de Medio Oriente que se presentan con la ocupaci?n militar, la violencia e intolerancia de grupos radicales de diversos estratos, comparten con los habitantes del pa?s en donde viven ?las humillaciones cotidianas, estando limitados a trasladarse, a elegir libremente el estudio, el trabajo, etc. y esto por no hablar de muro de separaci?n largo unos 700 kil?metros, que a?sla completamente la poblaci?n palestina. Y este muro causa gran dolor, no solo al pueblo palestino sino tambi?n a muchos hombres y mujeres de buena voluntad que en Israel est?n en contra del mismo.

Creo que la mayor parte de toda la poblaci?n, palestina e israel?, anhela la paz. Pero, desgraciadamente, parecer?a que no se ven los frutos de dicho deseo en el vivir cotidiano y en el creciente y peligroso hacer pol?tico.

En este dif?cil contexto social y pol?tico no falta por tanto la emigraci?n de los j?venes e intelectuales que van en b?squeda de un futuro m?s seguro y m?s humano. Se trata de una verdadera y propia hemorragia, un continuo desangrarse que priva a la Iglesia de Jerusal?n de muchos de sus mejores elementos sociales.

Lo nuestro, lo m?o, no es hacer pol?tica. Pero la realidad del conflicto constante entre palestinos e israel?es y la falta de una visi?n clara hacia donde se quiere llegar produce en muchos estratos de la poblaci?n un sentimiento de verg?enza, de desesperaci?n, de frustraci?n y tambi?n, desgraciadamente, de rencor y deseo de venganza. Ya son m?s de 60 a?os de conflicto?

Debemos trabajar, cada uno en su campo, para no dejar que las facciones fundamentalistas de ambos lados sean los que dirijan los destinos de sus pueblos.

Me preocupa:

Que tantos j?venes israel?es y palestinos hayan nacido bajo el conflicto que todav?a dura.

Me preocupa que el p?rroco de Ramallah o de Bel?n no pueda organizar con sus fieles una visita a Jerusal?n o a otros lugares santos. Solamente para la fiesta de Pascua el gobierno israel? da permiso a un n?mero limitado de personas.

Lo ?nico que deseo para las familias cristianas y musulmanas ess una vida normal. Esta vida normal, lamentablemente, hoy por hoy no existe.

Todos sufren por la falta de paz, pero la falta de paz es signo de que falta justicia. Y, en este caso, la justicia elemental que asegura una patria segura para cada naci?n, para Israel y para Palestina.?

5. ?Qu? se puede hacer para ayudar a los cristianos de Tierra Santa?

Para ayudar a los cristianos de Tierra Santa, los obispos han propuesto concentrar las propias actividades seg?n cuatro letras 'P', as? lo han querido remarcar a modo de regla mnemot?cnica:?

1) Pedido a Dios en la oraci?n: Plegaria. Rezar por la paz en la regi?n. Nosotros creemos en el poder de la oraci?n.

2) Peregrinaci?n: En este momento y no obstante los comprensibles temores de las personas, los peregrinos han comenzado a retornar en Tierra Santa. Los funcionarios palestinos e israel?es remarcan que jam?s un peregrino ha sido herido o estado en grave riesgo.

El incentivo de las peregrinaciones es un bien para todos: 1. Para el mismo peregrino, que se enriquece con el contacto de los lugares en donde Dios se revel? a los hombres. Hay un crecimiento en la fe, en la cultura, en la amistad. 2. En segundo lugar, es una ayuda ?moral? para los cristianos, que se ven acompa?ados por sus hermanos. 3. Se trata de una ayuda efectiva, econ?mica, para todos los habitantes de Palestina e Israel, jud?os, musulmanes y cristianos, ya que genera un movimiento econ?mico considerable.

3) Proyectos: Ayudar en proyectos espec?ficos para ofrecer una ayuda concreta, y han quedado felices de poder ver la realizaci?n de sus proyectos.

4) Presi?n (Advocacy): La presi?n consiste, por m?s que esto resulte dif?cil, en hacer sentir a los diplom?ticos de las partes en conflicto, Israel y Palestina, que el muro de la verg?enza, la actitud de ocupaci?n militar, la violencia, el fundamentalismo, el no reconocimiento de los derechos rec?procos de las poblaciones, etc. no ayudan a la realizaci?n de la justa y duradera paz, que la seguridad de uno depende de la seguridad del otro y que todos estamos llamados a vivir y a coexistir juntos. Y por ello pedir a las autoridades predispuestas a ello que se empe?en seriamente para ayudar el proceso de paz entre israel?es y ?rabes, y hacer conocer y divulgar la realidad y las consecuencias del conflicto en las instituciones religiosas y pol?ticas, nacionales e internacionales.

El futuro de la historia y, sobretodo, Dios, juzgar? la actitud de cada uno ante los hechos que desangran a la Tierra del Se?or. ?La paz es posible! Aunque cueste mucho reaccionar pac?ficamente con todos los medios necesarios para la consecuci?n de la misma.

La ayuda sea de un modo u otro es la que ha sostenido a la Iglesia de Jerusal?n, quien va mendigando por el mundo ayuda ya desde el tiempo de San Pablo.?

Reflexi?n?

Pobre Jerusal?n: "Madre de todos los pueblos, el Se?or ama sus puertas, m?s que a todas las moradas de Jacob. Pobre ciudad de Dios en el cual uno y otro han nacido en ella. Parece que el Se?or no la sostiene m?s" son palabras muy tristes. Pertenecen al Salmo 87.

Y sin embargo all? est? en coraz?n, el centro natural de nuestra alma religiosa. En aquella Tierra, en aquella Ciudad se encuentran misteriosamente grabados nuestros "registros de ciudadan?a", all? est?n registrados vuestros nombres y aquellos de todos los pueblos. Jerusal?n, Iglesia Madre de todas las otras Iglesias.

Es Abraham a quien Dios indica esta Tierra misteriosa: "Sale y ve? donde yo te mostrar?" (Cf. Gn 12, 1) y en Betel Abraham construy? su tienda y "construy? un altar e invoc? el nombre del Se?or" (Gn 12, 8).

Desde ese lugar ?nico del planeta que llamamos ?Tierra Santa? Dios quiere que recibamos el ser hijos Suyos por adopci?n (cf. Gal 4, 4-5). Aqu? inicia el gran Misterio de la Encarnaci?n con todo aquello que conlleva hasta la Resurrecci?n y al mandato de la Evangelizaci?n del mundo entero "comenzando por Jerusal?n" (Lc 24, 47b).

Nos parece que el duro destino de la Ciudad Santa martirizada, se haya extendido a todo Medio Oriente, e inclusive a toda la historia humana. Pero, ?por qu? el Se?or ha elegido a esta Tierra? Dios hace siempre elecci?n inesperadas (cf. Cor 1, 27). As? lo ha hecho con la elecci?n de las personas, pero tambi?n de la tierra "m?s humilde" y tambi?n m?s expuesta a invasiones, guerras y deportaciones. Es el estilo de Dios que da significado a nuestra esperanza. Todos los pueblos medio-orientales y mediterr?neos han tenido algo que ver con ella, como viajeros, conquistadores, invasores, ?deportadores?, etc.

Jerusal?n fue objeto de destrucci?n por m?s de veinte veces, pero resurge siempre. Como ha Resurgido, Resucitado, all? el Hijo del hombre.

Como Pastores del Patriarcado Latino y en cuanto cristianos, somos conscientes que no estamos solos en el terreno. Hay otras 13 Iglesias cristianas en Jerusal?n. No podemos hablar tampoco en nombre de todas. Nuestra Iglesia est? llamada a trabajar con los otros, antes que a trabajar sola, cosa que por otro lado no podr?amos hacer debido al peque?o n?mero.

"?Jerusal?n, Jerusal?n? cu?ntas veces he querido reunir a tus hijos? y tu no has querido!" (Mt 23, 37). La Ciudad Santa vive definida muchas veces como la Ciudad de las divisiones y de las contradicciones. Pero esto ?es as?? O ?no ser? que lo contrario es verdadero? Quiz?s habr?a que decir que ante tantas contradicciones, sin embargo hay una gran realidad, m?s profunda, Jerusal?n es signo de una extra?a unidad que hace que solamente hacia Ella vayan fieles de las religiones monote?stas a rezar, solamente en Ella se ven a todos los cristianos del mundo cantar las alabanzas al Redentor en todas las lenguas del mundo. Solamente en Ella las voces se alzan y proclaman que aquella Tumba del Divino Nazareno esta vac?a, gran "Signo" de su Resurrecci?n. Ninguno se opone a esta verdad. En Jerusal?n, entre los espacios reducidos de la Bas?lica del Santo Sepulcro, podemos conocer los ritos cristianos de distintas tradiciones. Es por ellos que all? van TODOS los pueblos de la tierra y siempre y solamente con una finalidad religiosa, y en esto descubro un signo de unidad.

Jud?os del mundo entero ven a Jerusal?n y anhelan ?subir? hacia ella. Cantar las alabanzas en la Tierra en que Dios se revel?.

Los musulmanes consideran ?Al-Quds?, ?La Santa?, aquella ciudad que los atrae y que consideran uno de sus centros mundiales principales.

Creo que no se ha hecho lo suficiente por la paz. Aquellos que dirigen las naciones, tienen la responsabilidad ante Dios, sus rectas conciencias, las dem?s personas y la historia, de realizar lo que deben.

Creo que la convivencia interreligiosa es posible, como se ve en Argentina. Pero una tal convivencia exige una condici?n preliminar, aquella de una paz justa y verdadera. Mientras tanto, no hay que quedarse de brazos cruzados, sino buscar de multiplicar sobre todo los encuentros personales o de grupo. Se ha mostrado que estos encuentros son verdaderamente un lugar, en donde todos los prejuicios caen poco a poco y en donde una mejor comprensi?n del otro es posible.

En este momento, es la paz aquello que me parece sea la necesidad m?s vital y evidente. Sin la paz nada es posible. Mientras esta regi?n permanezca estrangulada, dividida por el odio, por los muros y por la discriminaci?n, por la tentaci?n de poner en manos de fundamentalistas e intransigentes el Poder, nada bueno se puede construir. Debemos trabajar para crear puentes, para desterrar el odio de los corazones, para mostrar que es posible vivir juntos en paz, justicia y seguridad. Pero que cada uno, sea palestino, israel? o simpatizante, tenga la honestidad de reconocer los l?mites de su punto de vista y de abrirse a los problemas de la parte adversa. Esto es entrar en di?logo y no ser esclavo de un partido cualquiera con posiciones muy reducidas. Es necesario creer que la paz es posible, pero es necesario construirla juntos, evitando por tanto, y de manera absoluta las medidas unilaterales.

Honorables oyentes, pido, humildemente, que cada uno de vosotros colabore en la medida de sus posibilidades para construir una paz justa y definitiva en la regi?n medio-oriental. El S?nodo apenas terminado en Roma, vuelve a hacer un llamado por el bien de todos, un llamado crudo, pero lleno de realismo, prudencia, respeto y amor por todos los habitantes de Oriente Medio. As? se expresa en su Mensaje a la comunidad internacional: ?Los ciudadanos de los pa?ses de Oriente Medio interpelan a la comunidad internacional y en particular a la O.N.U. para que trabajen, sinceramente, por una soluci?n que traiga la paz justa y definitiva a la regi?n, y ello mediante la aplicaci?n de las resoluciones del Consejo de Seguridad y tomando medidas jur?dicas necesarias para poner fin a la ocupaci?n de los diferentes territorios ?rabes.

El pueblo palestino podr?, de este modo, tener una patria independiente y soberana y vivir all? con plena dignidad y estabilidad. El Estado de Israel podr? gozar de la paz y de la seguridad dentro de fronteras internacionalmente reconocidas. La Ciudad Santa de Jerusal?n podr? obtener el estatuto justo que respete su car?cter particular, su santidad y su patrimonio religioso para cada una de las tres religiones jud?a, cristiana y musulmana. Esperamos que la soluci?n de los dos estados se haga realidad y no sea un simple sue?o.

[?]

Condenamos la violencia y el terrorismo, independientemente de donde provengan, y todo extremismo religioso. Condenamos toda forma de racismo, antisemitismo, anticristianismo e islamofobia y hacemos un llamado a las religiones para que asuman sus responsabilidades en la promoci?n y di?logo de las culturas y de las civilizaciones en nuestra regi?n y en el mundo entero.? (Mensaje, n?11)?

CONCLUSI?N?

La fe permanece en la base de la esperanza de la Iglesia de Tierra Santa.

Un d?a, ser?n reconducidas la Justicia y la Paz en la Tierra del Pr?ncipe de la Paz.

Un d?a, los jefes pol?ticos llegar?n a comprender, m?s all? del juego de los intereses y de las ambiciones pol?ticas, el sentido, la naturaleza y la vocaci?n de esta Tierra bendita, elegida por Dios para unir los hombres con Dios, y entre ellos.

Pero, en toda circunstancia, el "peque?o reba?o" de los cristianos de Tierra Santa, incluso si permanecer? peque?o, permanecer? fiel a la Fe y al misterio que Dios revel? en su Tierra gracias a nuestra comuni?n eclesial y a vuestro soporte y amistad.?

Gracias por vuestra atenci?n.?

+ Fouad Twal, Patriarca?


Publicado por verdenaranja @ 22:13  | Hablan los obispos
 | Enviar