Mi?rcoles, 24 de noviembre de 2010

Lectio divina para el domingo primero de Adviento - A, ofrecida por la Delegaci?n diocesana de Liturgia de la di?cesis deed Tenerife.

LECTURA:??????????? ?Mateo? 24, 37‑44?

En aquel tiempo, dijo Jes?s a sus disc?pulos: ?Cuando venga el Hijo del hombre, pasar? como en tiempo de No?. Antes del diluvio, la gente com?a y beb?a y se casaba, hasta el d?a en que No? entr? en el arca; y cuando menos lo esperaban lleg? el diluvio y se los llev? a todos; lo mismo suceder? cuando venga el Hijo del Hombre:

Dos hombres estar?n en el campo: a uno se lo llevar?n y a otro lo dejar?n; dos mujeres estar?n moliendo: a una se la llevar?n y a otra la dejar?n. Por tanto, estad en vela, porque no sab?is qu? d?a vendr? vuestro Se?or.

Comprended que si supiera el due?o de casa a qu? hora de la noche viene el ladr?n, estar?a en vela y no dejar?a abrir un boquete en su casa.

Por eso, estad tambi?n vosotros preparados, porque a la hora que menos pens?is viene el Hijo del Hombre.

MEDITACI?N:???????????? ?Estad en vela?

??????????? La falta de esperanza desencanta y puede justificarlo todo, y desmotivarlo todo, y sin ella se pueden manejar mejor a las personas. Cuando todo o casi todo da lo mismo, no hay l?mites a nada. Y t?, Se?or, vienes a ofrecerme esperanza. Cada adviento quiere ser una llamada a despertarla de un modo especial. No una esperanza que me ofrece un m?s all? sin m?s, sino una esperanza que, porque abre la puerta de nuestra plenificaci?n, abre el sentido de mi hoy, y de todo lo que realizo, de cada uno de mis gestos.

??????????? Vienes a decirme que el hombre, que yo, no soy un absurdo, una quimera, un c?mulo de contradicciones y superficialidades. Vienes a decirme que soy constructor de una vida, de una historia, que camina y quiere caminar hacia la consumaci?n, hacia la realizaci?n de todos sus mejores anhelos, que ciertamente aqu? no gozaremos en su totalidad, porque nuestra realidad es limitada y condicionada, pero que en nada apagan el camino de mi hacerme humano.

??????????? Desde ah? entiendo y acojo tu llamada, en medio de las incertidumbres de nuestro fin imprevisto, pero real, a ?estar en vela? a ?estar preparados?, es decir, a vivir inmerso, ilusionado en dar y poner en juego lo mejor de m? mismo, en trabajar mis deficiencias para que hagan el menor mal posible a m? y a los que est?n conmigo, en apostar por un mundo humano y humanizador, que se parezca lo m?s posible a su proyecto original, hasta culminar su existencia. T? nos quieres abrir a esa realidad que nos cuesta intuir desde la experiencia de tanta caducidad y dolor que a veces sentimos que asola y se apodera del mundo y de nuestro coraz?n.

??????????? Pero tambi?n vislumbramos gestos de bondad y de amor, cerrar los ojos a ellos ser?a negar la evidencia. Ellos son la garant?a de que el hombre sigue siendo humano y de que el futuro sigue abierto. En ?ltima instancia est? tu palabra, que nos ofreces como garant?a y promesa. Y yo, Se?or, espero. Espero en m?, y sobre todo en ti, porque t? tambi?n, en contra de todo, sigues esperando en m?, en mi apuesta por seguir afianzando y acrecentando mi fe.??????????

ORACI?N:????????????? ?Madurar y crecer?

??????????? Gracias, Se?or, porque me vienes con tu palabra de esperanza. Gracias, porque, incre?blemente, sigues esperando en m?, y sales a mi encuentro cada ma?ana. Gracias, porque ese empe?o tuyo mantiene vivo ese anhelo que a veces siento que se diluye, ante tanto desconcierto, dolor y mal en el que me veo inmerso, y que me duele, aunque muchas veces no me afecte directamente.

??????????? Dame fuerza para que no tire la toalla, para que mantenga vivo todo lo mejor que has depositado en mi coraz?n; que sea, Se?or, constructor, no destructor de vida y de ilusiones. Mant?n viva mi esperanza y ay?dame para que la haga madurar y crecer.??

CONTEMPLACI?N:?????????????? ?Vienes a m?

Vienes a m?
con gestos y palabras
de esperanza.

Vienes a m?
dispuesto a romper
los frenos
que me impiden avanzar
hacia dentro
y hacia fuera.

Vienes a m?
para empujar mis anhelos
y desvelar mis sue?os.

Vienes a m?
como ladr?n imprevisible
y como amigo esperado.

Vienes a m?
y quiero que me encuentres
preparado,
con las manos tendidas
y el coraz?n abierto,
porque eres para m?,
el deseado.


Publicado por verdenaranja @ 17:01  | Liturgia
 | Enviar