Domingo, 28 de noviembre de 2010

ZENIT nos ofrece la carta que Benedicto XVI dirigi? al presidente de la Rep?blica Isl?mica de Ir?n, Mahmoud Ahmadinejad, a quien fue entregada?el martes 9 de noviembre de 2010 por el presidente del Consejo Pontificio para el Di?logo Interreligioso, el cardenal Jean-Louis Tauran, durante un encuentro en Teher?n.

Se?or Presidente,

Le escribo para reconocer las corteses palabras de saludo y las reflexiones que Su Excelencia me ha enviado amablemente por los buenos oficios de Su Excelencia el Sr. Hojjat ol Eslam Haj Sayyed Mohammad Reza Mir Tajjadini, Vicepresidente de la Rep?blica Isl?mica de Ir?n.

Es mi profunda convicci?n que el respeto a la dimensi?n trascendente de la persona humana es una condici?n indispensable para la construcci?n de un orden social justo y una paz estable. De hecho, la relaci?n con Dios es el fundamento ?ltimo de la inalienable dignidad y el car?cter sagrado de toda vida humana.

Cuando la promoci?n de la dignidad de la persona humana es la principal inspiraci?n de la actividad pol?tica y social que est? comprometida en la b?squeda del bien com?n, se crean fundamentos s?lidos y duraderos para construir la paz y la armon?a entre los pueblos.

La paz es, ante todo, un don de Dios, que se solicita en la oraci?n, pero tambi?n es el resultado de los esfuerzos de las personas de buena voluntad. Desde esta perspectiva, los creyentes de todas las religiones tienen una responsabilidad especial y pueden desempe?ar una funci?n decisiva, cooperando en iniciativas comunes. El di?logo interreligioso e intercultural es un camino fundamental para la paz.

Firmemente convencida de esto, la reciente Asamblea Especial del S?nodo de los Obispos para Oriente Medio, que tuvo lugar en el Vaticano del 10 al 24 de octubre de 2010, fue un momento significativo de reflexi?n e intercambio sobre la situaci?n en Oriente Medio y sobre los grandes desaf?os colocados ante las comunidades cat?licas all? presentes. En algunos pa?ses esas comunidades se enfrentan a circunstancias dif?ciles, discriminaci?n e incluso violencia y carecen de la libertad para vivir y profesar p?blicamente su fe. Estoy seguro de que el trabajo del S?nodo traer? buenos frutos a la Iglesia y al conjunto de la sociedad.

Los cat?licos presentes en Ir?n y los que est?n por todo el mundo realizan esfuerzos para colaborar con sus conciudadanos para contribuir leal y honestamente al bien com?n de las respectivas sociedades en las que viven, convirti?ndose en constructores de paz y reconciliaci?n.

En este esp?ritu, expreso la esperanza de que las relaciones cordiales ya felizmente existentes entre la Santa Sede e Ir?n contin?en progresando, as? como las de la Iglesia local con las autoridades civiles. Tambi?n estoy convencido de que la puesta en marcha de una Comisi?n bilateral ser? especialmente ?til en el tratamiento de cuestiones de inter?s com?n, incluida la del estatus jur?dico de la Iglesia cat?lica en el pa?s.

Con estos sentimientos, aprovecho la ocasi?n para renovarle, Sr. Presidente, la garant?a de mi m?s alta consideraci?n.

En el Vaticano, 3 de noviembre de 2010

BENEDICTUS PP. XVI?

[Traducci?n del original en ingl?s por Patricia Navas
?Libreria Editrice Vaticana]


Publicado por verdenaranja @ 18:55  | Habla el Papa
 | Enviar